Cataluña ante el 1-O

Los independentistas se vuelcan en la movilización de la Diada como respuesta a la reacción del Estado contra el 1-O

Una gran bandera estelada en la manifestación independentista de la Diada de 2013.

Los independentistas quieren mostrar músculo antes del referéndum del 1 de octubre, y la manifestación de la Diada que se celebra este próximo lunes es la ocasión perfecta. Las asociaciones Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural han convocado una marcha que se prevé masiva como las de los últimos años y con la que los independentistas quieren calentar motores para la consulta que tendrá lugar apenas 20 días después. Entre las incógnitas se cuentan la asistencia o no de los comunes de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y también si la marcha mantendrá el clima festivo de años anteriores en un ambiente mucho más crispado y polarizado por el referéndum.

Todo en la manifestación estará orientado a promover el voto a favor en la consulta sobre la autodeterminación de Cataluña, comenzando por el eslógan "La Diada del sí". A diferencia del formato utilizado otros años, la ANC y Ómnium no han convocado manifestaciones en multitud de pueblos y ciudades de la comunidad, sino que se han centrado en una concentración masiva que se celebrará en Barcelona, donde los independentistas pretenden congregar a los asistentes en cuatro direcciones diferentes para formar así un símbolo de suma.

La marcha está convocada una vez más para las 17.14 horas del día 11, en referencia al año 1714, cuando se produjo la caída de Barcelona tras casi 14 meses de asedio por parte de las tropas de Felipe V en la Guerra de Sucesión. Según explica un portavoz de la ANC a este diario, el recorrido total que pretenden llenar los independentistas es de unos 7 kilómetros, y, tal y como anunciaron los convocantes el viernes, en la concentración se pedirá a los asistentes dinero para colaborar con la caja común que se destinará a afrontar la fianza de los dirigentes independentistas investigados por el Tribunal de Cuentas por la organización de la consulta del 9-N de 2014.

Más de 360.000 inscritos

Para asistir a la marcha, la ANC ha pedido a los ciudadanos que se inscriban en su página web con el fin de distribuirlos por todas las zonas. Según la organización, ya se han inscrito más de 360.000 personas, una cifra ligeramente superior a los en torno a 350.000 manifestantes que se congregaron en las calles de Barcelona en 2016, si bien la ANC asegura no querer "competir" con las concentraciones anteriores. Y el referéndum puede ser un gran empuje para la manifestación, aunque también un riesgo, tal y como admiten a infoLibre fuentes independentistas que señalan que hasta el mismo lunes "no se va a saber" si la marcha es un éxito.

"Seguro que va a acudir mucha gente y va a ser masiva", pero lo cierto es que reina la incertidumbre, asegura un dirigente político independentista, que admite que "este año puede ser más difícil" sacar a la gente de sus casas. "A favor de la manifestación está el referéndum, que va a permitir superar la fatiga que provocó que fuera menos gente a la manifestación del año pasado", cuando la cifra de congregados fue inferior a la Diada de 2015, señalan estas fuentes. ¿Y en contra? "Es posible que haya personas que no quieran ir por no estar en el mismo lado de alguien, porque ahora mismo la sociedad está muy polarizada y el ambiente está más crispado", plantean.

Los convocantes, no obstante, rechazan estos riesgos y aseguran que "el tono va a seguir siendo el mismo de otros años", cuando se celebraron marchas de carácter festivo. "La manifestación es independentista, pero transversal, porque a ella acude gente de todas las ideologías", señala un portavoz de la ANC, que plantea que "los independentistas están muy satisfechos con la aprobación de la Ley de Referéndum, y como la reacción del Estado se daba por hecha, no ha irritado" a ese sector.

Los comunes, una incógnita

Por ello, y al igual que ocurre con su grado de implicación en la votación del 1-O, la eventual presencia de los comunes de Colau en la marcha será primordial, y así lo reconocen las fuentes consultadas. Pero a ellos, apuntan, también es posible que les afecte la división existente en Cataluña. "Podemos encontrarnos con que la mitad participen y la mitad no. A mí me extrañaría que Colau no acudiese, pero de otros dirigentes lo dudo mucho", afirman las fuentes consultadas. En esta situación, por ejemplo, se encuentra el portavoz de Catalunya Sí que es Pot en el Parlament, Joan Coscubiela (ICV), que representa una de las voces más críticas de los comunes con el proceder utilizado por los independentistas para promover el referéndum del 1-O y con lo ocurrido esta semana con la tramitación de las leyes en el Parlament. Coscubiela denunció lo que considera un "absoluto atropello de la democracia" y calificó de "bucanero" y propio de un régimen "bananero" el modo de actuar de las fuerzas independentistas.

En cualquier caso, los comunes tienen previsto un acto propio este lunes en el que participará Colau junto al portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech; el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y Elisenda Alamany, portavoz de Catalunya en Comú. El acto, que se celebrará en Santa Coloma de Gramenet y tendrá como lema "Una Cataluña soberana, diversa y valiente", pretende visualizar la tercera vía en pro del referéndum pero no independentista promovida por Colau y los suyos, si bien se celebrará días antes de que las bases de Catalunya en Comú decidan si el partido debe llamar o no a la participación en el 1-O.

Iceta insta al Govern a reconocer que no puede organizar el referéndum

Iceta insta al Govern a reconocer que no puede organizar el referéndum

Más sobre este tema
stats