Las nuevas relaciones de poder

Inversores extranjeros se reúnen con Podemos mientras el IBEX 35 lo evita

La secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, Carolina Bescana.

Podemos genera más interés entre los inversores extranjeros que entre los españoles, o al menos, esa es la impresión que dan las reuniones que el partido liderado por Pablo Iglesias ha mantenido hasta ahora con grandes empresas. Desde febrero, los dirigentes de la formación han realizado encuentros tanto con el FMI como con otra treintena de compañías, lobbies y fondos de inversión, pero entre ellos tan sólo había una empresa perteneciente al IBEX 35, el índice bursátil que agrupa a las principales empresas españolas.

Desde que Podemos irrumpió en el tablero político en España en las elecciones europeas de 2014, el interés suscitado por sus propuestas ha ido creciendo enormemente dentro y fuera de las fronteras españolas. El propio Iglesias ha sido portada de diarios como The New York Times, y el partido ha sido objeto de reportajes en diarios como Le Monde o The Guardian mientras su popularidad subía como la espuma y se iba asentando como un actor relevante dentro del panorama político.

Como parte de su estrategia, al finalizar su congreso fundacional a finales de 2014 Podemos abrió una ronda de contactos con organizaciones y colectivos que también ha incluido encuentros con empresas e inversores. La última entidad en solicitar una reunión fue Barclays, que pretendía que una decena fondos de inversión suyos se reunieran este mismo miércoles con los dirigentes del partido para conocer su programa, si bien "problemas de agenda", en palabras del responsable de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, han frustrado el encuentro.

"Por hacerla no tenemos ningún problema, pero desde que nos la propusieron dijimos que en esa fecha no podíamos asistir", explica Álvarez, que es quien junto a la secretaria de Análisis Político y Social del partido, Carolina Bescansa, se ha encargado de reunirse desde febrero con instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o entidades como Bank of America Merril Lynch, que organizó un encuentro para que sus clientes pudieran conocer de primera mano las propuestas económicas de Podemos en caso de que llegase al poder en las próximas elecciones generales.

Un desinterés "sorprendente"

Pero este ascenso no ha provocado que las grandes empresas del IBEX 35 hayan realizado un acercamiento a Podemos, más allá de tímidos gestos como el que la presidenta del banco Santander, Ana Patricia Botín, deslizó el pasado noviembre, cuando señaló en respuesta a una pregunta sobre el partido que el interés de "todos" era contribuir a una mejora de la economía. Un silencio que resulta "sorprendente" a uno de los miembros de la cúpula del partido, que asegura que su partido no tendría "ningún problema en explicar las propuestas de Podemos a las grandes empresas españolas".

Porque ese ha sido precisamente el contenido de las reuniones de Podemos con los inversores y las empresas que se lo han solicitado: discutir sobre el programa económico del partido y su posición en temas como la relación de España con Europa a nivel económico. El primero de estos encuentros lo mantuvieron Carolina Bescansa y Nacho Álvarez el pasado 25 de febrero, cuando participaron en una "charla-coloquio" con instituciones extranjeras como las embajadas de Suecia y Holanda, empresas foráneas –como la tecnológica Google o el banco HSBC– y nacionales –entre las que se contaban FCC o Azucarera– y colectivos como el Consejo Empresarial del Juego o la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA).

En esta conferencia también estaba presente el Círculo de Empresarios, que agrupa a algunas de las principales empresas del IBEX 35, como Telefónica, el BBVA, el Banco Santander o Repsol. Ese es el único contacto que, indirectamente, han tenido las compañías de este índice con Podemos, ya que no estuvieron presentes en el segundo encuentro de Bescansa y Álvarez con empresarios, que se celebró el 15 de abril junto a los clientes del banco Bank of America Merril Lynch.

Reunión con el FMI

Según señaló entonces el partido en una nota de prensa, la reunión se llevó a cabo a petición de la entidad y en ella se abordaron "las principales líneas" de las propuestas económicas de Podemos. La reunión, en la que participaron "los diez-quince grandes fondos de inversión y de pensiones que manejan la deuda pública española", según explicó Álvarez a eldiario.es, se centró en temas como la auditoría de la deuda que plantea el partido entre sus propuestas, sus ideas a nivel laboral o las políticas fiscales que pretenden llevar a cabo.

La última de las reuniones que Podemos ha mantenido con los grandes poderes económicos fue hace apenas dos semanas, el pasado 5 de junio, cuando de nuevo Álvarez y Bescansa se reunieron con el FMI durante el ciclo de encuentros que el organismo mantuvo con los principales partidos políticos y actores económicos españoles. No trascendieron más detalles de la reunión, si bien fuentes del partido la calificaron en el diario El País de “tranquilizadora” y aseguraron que el FMI y Podemos “compartieron una parte del diagnóstico”.

Y es que los grandes empresarios españoles no sólo no solicitan encuentros con Podemos, sino que tampoco les invitan a sus actos. Eso fue lo que ocurrió en la 31ª reunión del Círculo de Economía –una asociación en la que se encuentran compañías como el BBVA, Telefónica, Repsol o Indra– que se celebró en Sitges a finales de mayo, en la que intervinieron políticos de varios partidos: el presidente de la Generalitat, Artur Mas (CDC); el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; el presidente de ERC, Oriol Junqueras; o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), estuvieron entre los ponentes. Pero no hubo ningún representante de la formación liderada por Pablo Iglesias.

La mayor parte de las empresas del IBEX 35 se declaran "políticamente neutrales", pero son sólo siete compañías de las 35 –Bankia, Bolsas y Mercados Españoles (BME), Enagas, Gas Natural Fenosa, Red Eléctrica española (REE), Repsol e Iberdrola– las que ofrecen datos sobre sus donaciones a partidos políticos. Varios ejecutivos de estas grandes empresas, en cualquier caso, están imputados por haber realizado, presuntamente, donaciones ilegales al PP: es el caso, por ejemplo, de Luis del Rivero y Manuel Manrique –expresidente y presidente de Sacyr–, encausados por haber transferido supuestamente 200.000 euros en 2007 al PP de Castilla-La Mancha.

Sólo siete compañías del IBEX hacen públicas sus donaciones a partidos e instituciones

Sólo siete compañías del IBEX hacen públicas sus donaciones a partidos e instituciones

Más sobre este tema
stats