Fondos públicos

IU Rivas promete asumir responsabilidades por el descontrol en la EMV pero el alcalde calla

IU quiere ahora meter en el consejo de la EMV de Rivas a funcionarios municipales, sindicatos y ciudadanos

Izquierda Unida ha solicitado la convocatoria urgente y extraordinaria de la junta general de la Empresa Municipal de Vivienda (EMV) de Rivas Vaciamadrid al objeto de incluir en su consejo de administración al interventor y el secretario del Ayuntamiento, así como a los sindicatos y a una representación de los ciudadanos. Esos cambios pretenden solucionar las “deficiencias e irregularidades” destapadas por la Cámara de Cuentas de Madrid en el funcionamiento de la EMV, que gestiona una empresa privada, Habyco XXI.

La privatización de ese servicio, polémica en un Ayuntamiento gobernado por IU desde 1991, y que ahora controla con mayoría absoluta, se vio comprometida cuando la adjudicataria presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) el pasado mes de octubre. Y ahora está en entredicho, además, por la “falta absoluta de control” sobre las operaciones que lleva a cabo Habyco XXI, según concluye el informe de fiscalización del órgano autonómico [ver aquí en PDF].

Este se refiere sólo a los ejercicios de 2010 y 2011, pero termina pidiendo al Ayuntamiento de Rivas “un plan de control financiero” de la EMV, a cargo de los interventores municipales, que comience en el mismo año de su creación, en 2003.

Ya está siendo auditada

El portavoz de IU en Rivas, Pedro del Cura, explica a infoLibre que la EMV ya está siendo auditada por la intervención municipal en cumplimiento de las recomendaciones de la Cámara de Cuentas. Y dice que, en cuanto el Ayuntamiento recibió el informe provisional del órgano fiscalizador –el ahora hecho público es un documento definitivo que incluye las alegaciones municipales–, se constituyó una comisión auditora, el pasado mes de septiembre.

Del Cura, que aboga por la “municipalización” de la EMV, retornándola al control público, también está dipuesto a “asumir las responsabilidades políticas” a que el descontrol en la empresa diera lugar. “Si hay merma del patrimonio municipal o cobros indebidos, se los vamos a reclamar a Habyco XXI”. IU hizo ayer público un comunicado en el que repite hasta tres veces que “asumirá las responsabilidades políticas que procedan ante los errores de gestión detectados”.

El cúmulo de “irregularidades” descubiertas por la Cámara de Cuentas se traducen en la necesidad de aplicar un ajuste de 20,9 millones de euros sólo para 2010 y 2011. Y ello, dice el informe, sin incluir las “desviaciones” que han producido en los resultados de la EMV el hecho de que Habyco XXI no haya pagado nunca el alquiler de las tres plantas que ocupa en un edificio municipal o la sobrefacturación que le atribuye durante al menos dos años.

Le cobró los terrenos cedidos gratuitamente

Esta sociedad, especializada en prestar servicios a administraciones y organismos públicos, así como en “colaboración público-privada en materia urbano-residencial”, facturó al Ayuntamiento de Rivas casi cuatro millones de euros de más por dos planes de vivienda en 2010 y 2011.

La Cámara de Cuentas cifra en 405.000 euros anuales la cantidad de más que la EMV ha abonado a Habyco XXI y que esta percibe “con independencia de su actividad y volumen de trabajo”. Por tanto, dice, sin asumir “ningún tipo de riesgo y ventura”. A su juicio, la facturación debería realizarse únicamente por el 5,41% del coste total de las promociones que se acometan. Sin embargo, el Ayuntamiento, en las alegaciones que presentó al informe provisional de la Cámara de Cuentas, aseguró que esos 405.000 euros eran la forma de “remunerar” a la empresa.

También adujo que la cantidad facturada en 2010 y 2011, 238.000 euros, incluía el coste de los terrenos donde se construían las viviendas de tres planes. Por el contrario, la Cámara de Cuentas considera que el importe de esos terrenos no es un coste, porque estos fueron “cedidos gratuitamente por el Ayuntamiento” e incluso las gestiones previas a la cesión las llevó a cabo personal técnico municipal.

El informe concluye que la EMV no sólo “carece de control interno y de gestión”, sino que tampoco es supervisada por la intervención municipal. Es más, el control externo lo lleva a cabo la misma empresa que lleva su contabilidad.

Le reclamó el alquiler el 24 de septiembre

Fruto de ese descontrol, apunta la Cámara de Cuentas, Habyco nunca ha pagado los 78.000 euros al año de alquiler que le corresponden, como tampoco el mobiliario de esas oficinas. Sin embargo, en la contabilidad de la EMV figura una partida de 135.000 euros por este último concepto. Es decir, fue la empresa municipal la que asumió irregularmente ese coste.

Del Cura explica que el Ayuntamiento reclamó el alquiler a la empresa el pasado 24 de septiembre, pero que esta no ha respondido desde entonces. Según el informe, la EMV carece de personal propio y, desde julio de 2011, de gerente. El portavoz municipal de IU responde que se prescindió de ese cargo como medida de ahorro, puesto que no era un funcionario, sino un puesto de confianza. El consejero delegado asumió sus funciones.

En cualquier caso, a juicio de Del Cura, la privatización de la EMV fue “un error”. “Cuando la ciudad creció y para construir las 3.000 viviendas necesarias hacía falta una asistencia técnica, hubiera sido imposible sin ella”, argumenta Del Cura, “pero es necesaria una reflexión autocrítica y ahora debe recuperarse el control público de la EMV”. El contrato con Habyco XXI sigue vigente hasta 2015 y puede prorrogarse dos años más.

El alcalde de Rivas, José Masa Díaz, declinó hacer ningún comentario sobre los problemas de la EMV hasta que comparezca mañana jueves, a petición propia, ante el pleno municipal. IU, por su parte, ha convocado una asamblea hoy para debatir la “municipalización” de la empresa pública y decidir qué tipo de responsabilidades políticas asume, decisión que trasladará al Grupo Municipal. 

El conflicto cuenta además con una derivada política interna, que explica además la promesa de que se asumirán responsabilidades políticas. La asamblea local de IU Rivas está controlada por su coordinador, Pedro del Cura, ganándole así el pulso a Masa y a su número dos en el Consistorio, Fausto Fernández, primer teniente de alcalde y concejal de Política Territorial y Urbanismo y, por tanto, responsable de la EMV. Este es el primero que está en la picota. Del Cura, junto con la diputada autonómica Tania Sánchez –exedil en Rivas– forma parte, a nivel regional, de la corriente Frente Amplio, una de las dos patas que componen la minoría de IU-CM. Masa y Fernández, en cambio, pertenecen a Izquierda Abierta –el partido de Gaspar Llamazares–, uno de los sectores que integran la dirección regional.

Informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas de Madrid del Ayuntamiento de Rivas en 2010 y 2011 (PDF)

Más sobre este tema
stats