Los correos secretos de Blesa

Lamela asesoró a una empresa que equipó tres hospitales que él privatizó como consejero

Esperanza Aguirre y el entonces consejero Manuel Lamela, en las obras del hospital Puerta de Hierro, en agosto de 2006.

Elena Herrera | Tono Calleja

La empresa Eductrade, a la que asesoró durante dos años y medio el exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Manuel Lamelaamuebló a cambio de 10,7 millones de euros tres de los hospitales que puso en marcha el Ejecutivo de Esperanza Aguirre en 2005 bajo concesión semipública. Se trata de los hospitales de Coslada, Parla y Aranjuez, cuya construcción y explotación de la parte no sanitaria durante 30 años fue adjudicada por la Consejería que encabezaba el propio Lamela a dos UTE lideradas por Sacyr (en Coslada y Parla) y Constructora Hispánica (en Aranjuez).

Manuel Lamela está precisamente imputado por los delitos de prevaricación y cohecho, cometidos presuntamente al realizar en su etapa de consejero adjudicaciones a empresas que luego le contrataron (es el caso de Constructora Hispánica). Este periódico ha intentado, sin éxito, conocer la versión de Lamela sobre su relación exacta con Eductrade. 

infoLibre tuvo conocimiento de que Eductrade había equipado los tres hospitales madrileños gracias a los datos que constan en uno de los correos electrónicos secretos del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, a los que ha tenido acceso este periódico. La información fue confirmada por un portavoz oficial de Eductrade.

Una vez edificados en 2006 y 2007, a través de sendos contratos privados, Sacyr y Constructora Hispánica (ahora Assignia) pagaron a Eductrade un total de 10.703.996 euros para que se encargara del equipamiento mobiliario de estos hospitales (camas, armarios, salas de espera...). Al tratarse de un acuerdo entre dos empresas privadas no hubo concurso público. En concreto, Sacyr firmó con Eductrade un contrató por valor de 4.507.877,59 y 4.313.986,92 euros, respectivamente, para el equipamiento de los centros sanitarios de Coslada y Parla, mientras que Constructora Hispánica abonó 1.882.131,62 por el de Aranjuez. Eductrade es ahora una filial del grupo empresarial Essentium, del que también forma parte Assignia, que es la empresa que gestiona toda la parte no sanitaria del hospital de Aranjuez. 

Los hospitales de Coslada, Parla y Aranjuez fueron construidos bajo una fórmula de gestión mixta –el llamado modelo PFI de iniciativa de financiación privada, por sus siglas en inglés–. Esta fórmula consiste en que la Administración, que gestiona la parte sanitaria, cede a la concesionaria la financiación, construcción y gestión de la parte no sanitaria de los hospitales (administración, limpieza, alimentación, lavandería, aparcamiento, locales comerciales, etc.) a cambio de un canon que paga durante 20 o 30 años. Fuentes de la Consejería de Sanidad de Madrid confirman que los contratos para equipamiento sanitario y la alta tecnología de esos hospitales "se realizaron desde la Consejería de Sanidad a través de concurso público". Es decir, estas concesionarias "sólo dotaron las camas y aquellos elementos sanitarios que estuviesen anclados a la pared, como dispensadores de oxígeno".

Paso de la pública a la privada 

Manuel Lamela fue nombrado consejero de Sanidad por Aguirre en 2003 a pesar de no tener experiencia en este campo. Dejó este departamento en 2007 marcado por el escándalo de las supuestas sedaciones en el Severo Ochoa. De ahí recaló en la Consejería de Transportes, hasta que cayó en 2008. En 2010 pasó a formar parte del consejo de administración de Assignia Infraestructuras, la empresa que lidera la gestión del hospital madrileño del Tajo, en Aranjuez, según avanzó en abril de 2013 la cadena Ser. Fuentes de la compañía han asegurado a infoLibre que "por decisión empresarial" Lamela, que dirigía su actividad "de forma exclusiva" al asesoramiento de la gestión de servicios no médicos de América Latina, ya no forma parte del grupo. El pasado verano se cambiaron todos los miembros del consejo de administración y desde entonces el exconsejero mantiene una actividad privada al margen de estas compañías. 

Hasta el momento, el exconsejero de Sanidad permanece imputado, al igual que su sucesor en la Consejería de Sanidad, Juan José Güemes, tras la querella interpuesta por la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM). En concreto, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid admitió a trámite el escrito del colectivo profesional en el que solicitaba la imputación de Lamela y Güemes por los delitos de prevaricación y cohecho. El colectivo de médicos considera que ambos cargos cometieron esos delitos al haber intervenido en las adjudicaciones a empresas "con un accionariado opaco [...] que se beneficiaron de dichos acuerdos para después contratar los servicios de anteriores consejeros de Sanidad, como el señor Güemes y el señor Lamela, responsables políticos de la adjudicación", según especifica un auto del 29 de octubre del año pasado.

En concreto, la querella especifica que el Hospital del Tajo fue licitado y adjudicado durante la etapa en la que era consejero de Sanidad. Además, el propio Lamela inauguró el hospital que ahora gestiona la sociedad a la que asesoró durante más de dos años. La concesión recayó en un consorcio liderado por Costructora Hispánica en colaboración con Construcciones Sánchez Domínguez (Sando) e Instalaciones Inabensa. Las dos primeras empresas han aparecido en el sumario del caso Gürtel. El contrato, firmado por el exconsejero Lamela, concedía a Hispánica y sus socios la construcción del edificio y el mantenimiento y gestión de todas las áreas no asistenciales (historias clínicas, celadores, seguridad, entre otros) a cambio de un canon anual de 217 millones en 30 años.

Los contratos de Eductrade 

Gracias al correo electrónico secreto de Blesa se ha podido conocer que Constructora Hispánica también ha obtenido beneficios por el equipamiento mobiliario de tres centros médicos. Así, el mensaje enviado el 19 de enero de 2009 por Blesa a su número dos en la entidad financiera, Ildefonso Sánchez Barcoj, relata que la constructora había entrado en 2006 en el accionariado de Eductrade. En concreto la firma Constructora Hispánica, acusada de pagar importantes cantidades en dinero negro a los integrantes de la red Gürtel capitaneada por Francisco Correa, se hizo entonces con el 60% de la sociedad. El resto del capital, el 40%, se lo repartían a partes iguales el empresario Ángel Alburquerque y "un profesional independiente que fue director de la antigua Focoex", indica el correo electrónico al que ha tenido acceso infoLibre, que no identifica a esta última persona.

El equipo de comunicación del grupo Essentium ha confirmado a este diario que el 100% de Eductrade pertenece ahora a este grupo y que la relación que mantiene con Assignia es que ambas forman parte del mismo grupo empresarial y que, por tanto, trabajan juntas para dar "una respuesta integral" a determinados proyectos. En 2009 Essentium compró Constructora Hispánica y asumió las obligaciones adquiridas por esta. 

Concesiones 

El Hospital del Tajo (Aranjuez) comenzó a prestar servicios hospitalarios en 2008, y dos años después su gestión protagonizó un giro total. El principal propietario de la Constructora Hispánica, el murciano Alfonso García-Pozuelo Asins, fue imputado por pagar presuntamente dinero negro en el marco de la trama Gürtel. Después vendió el 100% de su empresa. El comprador fue el grupo Essentium, convirtiéndose así el gestor del Hospital de Aranjuez. El grupo cambió de nombre comercial de Hispánica a Assignia Infraestructuras, y renovó su equipo de consejeros.

El correo electrónico de Blesa incluye, además, un repaso de las concesiones que ha recibido la sociedad Eductrade desde la entrada en la misma de la empresa Constructora Hispánica. "Eductrade sigue manteniendo hoy su rentable negocio de proyectos internacionales pero se ha introducido con fuerza en el sector de las concesiones de negocios que le son afines", puede leerse en el correo. 

Según el correo, además de las adjudicaciones sanitarias, cuando Lamela era consejero de Sanidad del Gobierno de Aguirre, Eductrade se hizo con la concesión por parte de la Comunidad de Madrid de la construcción, equipación y gestión, por 10 y 50 años, de dos colegios concertados en la Comunidad de Madrid. Según ha podido comprobar este diario, uno de los centros educativos es el colegio Tajamar, vinculado con el Opus Dei. Además de las concesiones del Ejecutivo de Aguirre, Eductrade también se benefició de la adjudicación de dos polideportivos municipales por parte del Ayuntamiento de Madrid.

Los nombres de las empresas Eductrade y Focoex aparecieron en la prensa española en los años 90 tras una investigación llevada a cabo por la Fiscalía Anticorrupción. Entonces, Eductrade pertenecía al grupo empresarial de Jesús Polanco. El caso, relacionado con pagos irregulares en Uruguay, fue archivado.

Resultados "muy pobres"

Pero el éxito de la empresa Eductrade desde la entrada en 2006 de Constructora Hispánica en su accionariado contrasta con las cifras obtenidas hasta el 18 de abril de 2005. Según otro correo de Blesa que se adjunta en esta información, Eductrade presentaba unos resultados "muy pobres y decrecientes desde el año 2000". De hecho, según este mensaje, en 2002 y 2003 el resultado de explotación fue "negativo (2,23 millones y 1,94 millones) que compensa con diferencias positivas de cambio".

El mensaje, enviado por el empleado de Caja Madrid Mariano Pérez Claver a Blesa, destaca asimismo que la actividad de la compañía hasta ese momento se concentraba "en países de elevado riesgo político, operando en su mayor parte con créditos FAD y por la información disponible no nos consta ningún proyecto de importancia desde 2003". Y por eso, Pérez Claver desaconseja a Blesa entrar en el capital de la firma Eductrade: "Salvo que los gestores tengan un plan que no dejan ver las cifras, a primera vista no parece que pueda ser una oportunidad para entrar en el capital. Desde Riesgos piensan lo mismo", completa el mensaje.

Un exconsejero de Sanidad de Madrid se niega a devolver medio millón público que obtuvo para su asociación de medicina privada

Un exconsejero de Sanidad de Madrid se niega a devolver medio millón público que obtuvo para su asociación de medicina privada

Más sobre este tema
stats