LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

El funcionamiento de la extrema derecha

El líder de Vox y su fundación usaron durante años el palacio de la Universidad Menéndez Pelayo sin convenio ni contrato

Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados

La Fundación Denaes, trampolín desde el que Santiago Abascal saltó de un puesto de segunda fila en el PP a la creación y liderazgo de Vox, celebró durante una década sin convenio ni contrato de ningún tipo una escuela anual de verano en el Palacio de la Magdalena, el espléndido cuartel general de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Las dos únicas instituciones públicas que en algún momento podrían haber autorizado su presencia en la sede cántabra de la UIMP son el Ayuntamiento de la capital y la propia universidad. Pero ambas niegan no solo que exista un solo documento sino que hayan jugado ningún papel en una autorización verbal y ajena a los cauces oficiales que diese via libre a los cursos de Denaes. Este periódico intentó con insistencia recabar la versión de la fundación, pieza clave en el andamiaje ideológico de la derecha más extrema. No hubo respuesta. Tampoco de Vox, erigido en firme detractor de las subvenciones a partidos, sindicatos y ONG así como en defensor de un endurecimiento penal para quienes ocupen un inmueble sin respaldo legal.

En manos del PP desde hace 33 años, el gobierno municipal de Santander afirmó tajante en septiembre de 2018 que "no tiene nada que ver" con la organización de la Escuela de Verano de Denaes, aunque aquello pasó entonces inadvertido. Ahora, la UIMP ha confirmado que los cursos de Fundación para la Defensa de la Nación Española (de ahí el acrónimo Denaes) por los que este periódico preguntó el lunes, los de 2014 y 2015, "no aparecen en la programación oficial o en los registros y memorias de la UIMP". "De hecho, al actual equipo de Gobierno [de la UIMP] no le consta su celebración", respondió por escrito a través de su portavoz la actual rectora, María Luz Morán. Tras una segunda tanda de preguntas sobre todas las ediciones de la escuela de verano apadrinada por Abascal, la UIMP ratificó que en sus archivos informáticos "no consta ningún acuerdo con la Fundación Denaes". La misma fuente precisó que "no está informatizado todo el histórico de la UIMP [su primera memoria anual de actividades se remonta a 1972], pero que a nadie le consta un acuerdo con esta Fundación". 

Este martes, el consistorio santanderino remitió por fin su respuesta a las preguntas de este medio. Y en ella se reafirmó en sus declaraciones de 2018. "El Ayuntamiento de Santander –explicaron sus portavoces por correo electrónico– no ha organizado esta actividad y no existe ningún convenio de colaboración con dicha agrupación [Denaes]". "Confirmamos –subraya el texto– que ni la Concejalía de Turismo, ni la Empresa Municipal Palacio de La Magdalena ha recibido petición alguna o comunicación por parte de la Fundación Denaes". ¿Pero qué figura legal hizo entonces que la fundación de Alejandro Abascal obtuviese un trato tan ventajoso como garantizarse el uso periódico de la sede estival de la renombrada UIMP en condiciones que ningún documento público y oficial atestigua? Nadie lo sabe. O, mejor dicho, nadie lo revela. Las fotos, vídeos, notas de prensa y noticias localizadas y extraídas de la red por este periódico demuestran que los cursos se celebraron con normalidad. Y con apoyo institucional del Ayuntamiento de Santander e incluso del Gobierno regional durante la etapa en que también el PP ostentaba el poder en esa autonomía.

El año en que Abascal trabajó para el Gobierno de Madrid, dirigió Denaes y acabó fundando Vox

Constituida el 22 de marzo de 2006, Santiago Abascal aparece en el registro público de fundaciones como presidente de Denaes hasta el 26 de enero de 2015. Iván Espinosa de los Monteros ocupó la vicepresidencia hasta ese mismo día. Ahora, Abascal continúa en el patronato pero como secretario.

Es decir, y atendiendo a las fechas, el líder de Vox y su portavoz parlamentario eran los dos máximos responsables de Fundación Denaes cuando la entidad comenzó a beneficiarse, al menos en 2008, del Palacio de la Magdalena de Santander. Propiedad del Ayuntamiento de la ciudad, el edificio es cedido cada año a la UIMP entre el 15 de junio y el 30 de septiembre. Pero los fines de semana es el gobierno local el que dispone del inmueble. Y los cursos de Denaes se celebraban a partir del viernes por la tarde.

Siete años y medio después de la constitución de Denaes, Abascal subió en diciembre de 2013 varios peldaños en una carrera política que ahora amenaza al partido que había impulsado su ascenso. Fue entonces –17 de diciembre– cuando registró Vox como formación política, mantuvo la presidencia de Fundación Denaes y cesó como director gerente de la Fundación para el Mecenazgo, una entidad pública dependiente del Gobierno autonómico de Madrid cuya disolución acordó su patronato también aquel mes. Fundación para el Mecenazgo nunca pudo ser fiscalizada por la Cámara de Cuentas regional: lo impidió su opacidad y la "insuficiencia de datos".

Abascal había sido contratado como gerente de esa fundación pública en febrero de 2013. El sueldo fijado,82.491 euros al año. El 18 de julio de 2014, cuando ya Abascal llevaba las riendas de Vox y conservaba incluso oficialmente las de Denaes –un think tank que ha ido nutriendo a la ultraderecha–, el entonces alcalde de Santander inauguró los cursos de la fundación. Ese alcalde era Íñigo de la Serna, luego ministro de Fomento con Mariano Rajoy y a quien este periódico no ha podido localizar. Sobre la presencia de De la Serna en esa inauguración, el Ayuntamiento de Santander recalcó el martes lo siguiente: "Como es habitual y siempre que no se trate de una actividad ilegal, los representantes del equipo de gobierno acuden invitados a inaugurar actos que se realizan en la ciudad".

El reconocimiento del consistorio santanderino sobre la ausencia de acuerdo oficial de cualquier categoría con la fundación de Santiago Abascal fue muy anterior al de la UIMP. Pero hasta ahora había pasado inadvertido: el 27 de septiembre de 2018, durante un pleno municipal y como muestra el vídeo insertado sobre estas líneas, la entonces concejal de Ganemos Santander Sí Puede Tatiana Yáñez-Barnuevo planteó una extensa, exhaustiva y completa batería de preguntas sobre el asunto. Y la edil de la que dependía y sigue dependiendo la empresa municipal que gestiona la sede de la UIMP, Miriam Díaz, ofreció la siguiente respuesta: "Hace ya meses –fue diciendo la edil– se planteó esta misma pregunta en el consejo municipal de La Magdalena como todas las que hace una y otra vez; y ya se le indicó que el Ayuntamiento no tiene nada que ver con la organización de esta actividad ni con la entidad que lo promueve. Y se le recomendó que le trasladase estas mismas preguntas a dicha institución [la UIMP]".

Pero Díaz no acabó ahí: "Así y todo, señora Tatiana, y dado que usted es consejera de la empresa municipal Palacio de la Magdalena [SA] sabe, debería saber, que entre el 15 de junio y el 30 de septiembre el palacio está cedido a la UIMP como campus universitario no teniendo el ayuntamiento constancia del detalle de las actividades que la universidad realiza o alberga porque no fiscalizamos su programación". Añadió algo más: que ningún integrante del equipo de gobierno habría cobrado nunca "por dar ponencias ni contratan a auxiliares para que cobren sin trabajar". La respuesta ofrecida ahora por la corporación municipal se produjo después de que este lunes, infoLibre enviase a la edil Miriam Díaz, ahora delegada de Turismo pero aún máxima responsable de La Magdalena, un mensaje escrito en el que se le pedía que corrigiese cualquier dato de los aportados en 2018 si se había equivocado. 

El grupo de los Ariza, con una deuda de 19 millones con Hacienda, pieza clave en el digital de Vox

El grupo de los Ariza, con una deuda de 19 millones con Hacienda, pieza clave en el digital de Vox

Tras la respuesta oficial remitida el martes queda por tanto vivo el desmentido de la concejal sobre todo posible nexo con los cursos de Fundación Denaes. Porque lo que la edil Tatiana Yáñez-Barnuevo había desgranado en el pleno del 27 de septiembre de 2018 fue una larga lista de preguntas que se reproduce literalmente a partir de aquí: "¿En qué años ha celebrado la Fundación Denaes su Escuela de Verano en el Palacio de La Magdalena? ¿Cuántos días ha durado cada edición? ¿Qué partes del Palacio de La Magdalena han utilizado en cada edición? ¿Ha supuesto algún coste para el Ayuntamiento? ¿Ha autorizado el Ayuntamiento a la citada Fundación la celebración de esa Escuela de Verano? En caso afirmativo, ¿mediante qué relación contractual? ¿Cuánto ha cobrado el Ayuntamiento de Santander de la Fundación Denaes cada año en cualquier tipo de concepto? En caso negativo, ¿qué entidad ha autorizado a la citada Fundación la celebración de esa Escuela de Verano? ¿Mediante qué relación contractual? ¿Ha cobrado la citada entidad de la Fundación Denaes por la citada autorización? ¿Cuánto? ¿Ha cobrado algún miembro del equipo de gobierno por las charlas que se han llevado a cabo, en representación el Ayuntamiento de Santander, en la citada Escuela de Verano? ¿Cuánto?”

El año posterior al de aquella copiosa respuesta de Miriam Díaz, no hubo ya escuela de verano de la Fundación Denaes en el Palacio de La Magdalena. O desde luego, no hay rastro de que se celebrara: dado que ni la UIMP intervenía en los hipotéticos permisos ni el Ayuntamiento de Santander tampoco y dado que ni Denaes ni Vox han respondido a este periódico, no hay forma de verificar si en realidad se celebró alguna conferencia en 2019 de la que no quedase huella. De ese corte abrupto tras una década de cursos de verano ininterrumpidos (al menos, de 2008 a 2018) tampoco hay explicación oficial. El único dato innegable es que en diciembre de 2018 y nombrada por el Gobierno de Pedro Sánchez, había tomado posesión como rectora la socióloga y politóloga María Luz Morán Calvo-Sotelo. 

Morán tuvo como antecesores a Emilio Lora-Tamayo, hijo de uno de los ministros de Educación con Franco y nombrado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en noviembre de 2017. A Lora-Tamayo le había precedido César Nombela, designado por el PP en diciembre de 2012 y conocido por sus posiciones antiabortistas. Los dos provenían del CSIC. Y todo indica que el antecesor de ambos, Salvador Ordóñez Delgado, nombrado en 2006 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aceptó igualmente de forma pacífica la presencia de Denaes en La Magdalena. Este periódico no ha podido contactar con ninguno de ellos.

Más sobre este tema
stats