Crisis del coronavirus

Madrid es la última comunidad en comenzar a vacunar a grandes dependientes, dos meses después de la primera

Vacunación en La Rioja.

Este lunes 8 de marzo empezó la vacunación a grandes dependientes no institucionalizados en la Comunidad de Madrid, como parte del grupo 4 según la priorización prevista en la estrategia nacional. Comenzó tanto a personas con problemas de movilidad, que no pueden salir de sus domicilios con facilidad, como a los que sí pueden desplazarse a centros de salud y otras instalaciones dispuestas a tal efecto. Se trata de la comunidad que más ha tardado en comenzar a inmunizar a este grupo especialmente vulnerable. Durante semanas, sus familias y cuidadores lamentaron no tener fecha ni previsión de cuándo empezaría la campaña. 

infoLibre ha preguntado a los departamentos de Salud o Sanidad de todas las comunidades autónomas por el comienzo de la vacunación a grandes dependientes. No todas han indicado una fecha exacta, pero sí han confirmado que la inmunización empezó antes que en Madrid. Navarra destaca por lo llamativo de la diferencia: empezó a distribuir los productos de Pfizer o Moderna a este grupo el pasado 15 de enero, casi dos meses antes que Madrid. El 1 de marzo, Extremadura explicó que el plan "estaba ya culminando", habiendo vacunado ya a 7.761 personas. En Asturias, en la misma fecha, se habían vacunado ya a 8.757 a grandes dependientes y cuidadores. Castilla-La Mancha, al 60%. Poco después, el 9 de marzo –un día después del arranque de Madrid– Canarias ya había inoculado al 68%. 

Andalucía empezó el 26 de febrero a vacunar a grandes dependientes en sus domicilios, y ya estaban inmunizados para esta fecha los que disponían de mayor movilidad y podían acudir al centro de salud. Aragón empezó la primera semana de febrero a inocular el producto a los de mayor movilidad y en la última semana los sanitarios comenzaron a acudir a los domicilios. Baleares arrancó con todos el 9 de febrero. Durante este mes, Cantabria inoculó la primera dosis a todos los que podían salir de sus casas y el 8 de marzo se puso con el resto. 

"La vacunación de personas grandes dependientes ya se está realizando desde hace tiempo a través de recursos de Atención Primaria, con carácter general, aunque adaptándose a las necesidades especiales que puedan plantear personas concretas", declaró el pasado 1 de marzo la Consejería de Sanidad de Castilla y León. La Rioja, por su parte, decidió invertir el orden habitual: completó primero la inmunización en los alrededor de 100 dependientes con problemas de movilidad en sus casas, y el 19 de marzo siguió con el plan para este grupo en polideportivos habilitados a tal efecto. No ha habido un criterio único para vacunar a estas personas: hay comunidades que han optado por pincharlas en sus coches, otras en polideportivos y grandes recintos para evitar posibles contagios y otras en los centros de salud.

Cataluña, por su parte, no ha ofrecido una fecha concreta de inicio, pero ha indicado a infoLibre que a 23 de febrero se habían vacunado ya el 16,7% de dependientes. La Comunitat Valenciana empezó "a finales de febrero", simultaneando la inmunización a mayores de 80 años y a grandes dependientes no institucionalizados. 

Entre las más retrasadas se encuentra Galicia, que empezó el 2 de marzo, al igual que Murcia. Euskadi ya ha vacunado a algunos grandes dependientes con movilidad, pero aún carece de un plan para acudir a los domicilios. Argumentan que tienen problemas con la logística de la vacuna de Pfizer, que debe ser refrigerada a muy bajas temperaturas, pero el resto de comunidades ha esquivado estas dificultades. Madrid, sin embargo, comenzó el 8 de marzo con cualquier tipo de dependiente.

Dos de las más retrasadas, Euskadi y Madrid, son las comunidades que más tardaron en inocular todas las dosis que fueron recibiendo en las primeras semanas del plan de vacunación. Argumentaron que preferían guardar viales para completar la pauta e inocular la segunda dosis en caso de problemas de suministro.

Qué dice el protocolo

Ya en la primera versión de la Estrategia de vacunación frente a COVID19 en España, del 18 de diciembre de 2020, se incluyó a los "grandes dependientes que no estén actualmente institucionalizados" en el grupo cuatro. El grupo uno lo conforman tanto residentes como su personal, el dos el personal sanitario de primera línea, y el tres "otro personal sanitario y sociosanitario". "Las primeras dosis disponibles se utilizarán para vacunar al grupo 1 y 2 en ese orden y, tras completar estos grupos y en la medida que haya más disponibilidad de dosis, se vacunará a los grupos 3 y 4", aseguraba el documento. 

En la última actualización se asegura que "por cuestiones organizativas y de factibilidad podrá solaparse la vacunación de los colectivos incluidos en los grupos 3A, 4 y 5". Es decir: junto a los grandes dependientes, el personal del ámbito hospitalario y de Atención Primaria que no esté en primera línea, y los mayores desde los 60 años de edad. En todo caso, la estrategia deja claro que los dependientes van después de los sanitarios más expuestos y los residentes. Madrid ha sido la que más ha esperado: hasta el 8 de marzo. 

Más de medio millón de dependientes severos quedan fuera de los prioritarios para vacunar, según el sector

Más de medio millón de dependientes severos quedan fuera de los prioritarios para vacunar, según el sector

Más sobre este tema
stats