Mañueco se jacta de que el pacto con Vox no cambiará sus políticas de igualdad, educación e inmigración

El presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernádez Mañueco.

infoLibre

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León y actual presidente en funciones, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado que la Ley contra la Violencia de Género "va a seguir existiendo" y ha explicado que la nueva Ley contra la Violencia Intrafamiliar a la que se ha comprometido con Vox en su acuerdo de legislatura supondrá convertir en rango de norma el Plan aprobado en 2019 y que "expira" en unos meses. Tampoco cambiarán, ha sostenido, sos políticas en materia de educación e inmigración.

En la rueda de prensa posterior a la reunión mantenida con los presidentes provinciales del PP en Castilla y León, Fernández Mañueco ha asegurado que se mantendrá la Ley contra la Violencia de Género de Castilla y León impulsada por el Ejecutivo de Juan Vicente y ha aclarado que la nueva norma que se aprobará tras el acuerdo con Vox "en nada modifica" una norma que fue "pionera" hace más de una década y que "perfectamente complementaria" con el desarrollo normativo del plan. Este jueves, al ser preguntado por si cambiará la normativa la nueva Ley de Violencia Intrafamiliar, el conservador se refirió a la violencia machista como "esa ley que menciona".

"Que la renovación del Plan se convierta en una ley", ha zanjado Fernández Mañueco en una reflexión inicial antes de contestar las preguntas de los periodistas para "aclarar" algunos de los aspectos del acuerdo con Vox que, según ha reconocido, han podido generar "al menos dudas". Así, ha rememorado que cuando se aprobó el plan de violencia intrafamiliar por un gobierno del PP "en solitario" nadie interpretó que iba contra la protección de las víctimas de violencia de género.

"Nada tiene que ver, es complementario", ha reiterado en varias ocasiones para aclarar también que lo importante no son los nombres de las normas y sí las políticas.

Fernández Mañueco se ha mostrado "siempre" con las víctimas "de todo tipo de violencia", con una mención expresa a las víctimas del terrorismo, a las de violencia de género y a las de otro tipo de violencia por motivo de raza, de sexo e ideológica. "Esa es mi posición y la posición del PP y eso queda meridianamente claro", ha considerado al respecto.

Respecto a esa futura Ley de Violencia Intrafamiliar, Fernández Mañueco ha defendido la necesidad de que haya "una protección mayor" para las personas que puedan padecer violencia "en el entorno familiar" o la vicaria. "Estamos trabajando en ello y la actualizaremos", ha añadido para recordar que las normas tienen una tramitación compleja que puede durar meses e, incluso, un año, por lo que llamado a esperar.

Por otro lado, Fernández Mañueco ha ratificado que seguirá vigente "todo el ordenamiento jurídico en Castilla y León", se ha comprometido a reforzar la sanidad pública en la Comunidad tras la pandemia y, preguntado por el punto 14 del acuerdo con Vox en contra del adoctrinamiento ideológico, ha rechazado que en la actualidad haya casos de este tipo si bien ha admitido la posibilidad de regularlo y ha rechazado dedicarse a hablar sobre cuestiones "tan concretas" como aplicar el pin censor en las escuelas.

Por otro lado, Fernández Mañueco ha rechazado tajantemente que el documento firmado con Juan García-Gallardo incluya referencias machistas, racistas y xenófogas y ha aclarado que la inclusión expresa de la "inmigración ordenada" hace referencia a "recibir a las personas a las que la ley permite venir a nuestro país y a la Unión Europea".

"Esta tierra es una tierra de acogimiento porque durante el último siglo y medio hemos sido tierra de emigración a otras comunidades autónomas, a otros países de la Unión Europea y a otras latitudes fundamentalmente Iberoamérica", ha reconocido el presidente que ha insistido en presentar a Castilla y León como "tierra de acogida". "Vamos a ser un Gobierno que vamos a atender a los inmigrantes que lógicamente que vengan a esta tierra y que respeten la ley", ha concluido.

"Sorprendido" con Casado

Durante la rueda de prensa, Mañueco también se ha mostrado a disposición tanto del jefe de los conservadores europeos, Donald Tusk, como "de cualquier otro miembro" del partido que tenga dudas sobre si el pacto de gobernabilidad alcanzado entre el PP y Vox en la comunidad castellano leonesa encaja en el proyecto del PP europeo.

Además, no ha ocultado su "sorpresa" por la postura del presidente nacional del PP, Pablo Casado, al defender ante Tusk que él había evitado durante su mandato al frente del PP en España los gobiernos de coalición con la "extrema derecha".

"Crítica no, sorpresa", ha afirmado Fernández Mañueco que ha admitido que le han sorprendido las aseveraciones de Pablo Casado al que ha recordado que era el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PP cuando mandató y respaldó al PP de Castilla y León negociar la continuidad "de este gobierno de éxito".

"Sorpresa no puedo decir ni que sea crítica ni desaprobación, sorpresa", ha zanjado para manifestar su "exclamación" por unas afirmaciones que le han "sorprendido".

En este sentido y tras asegurar que no ha tenido la oportunidad de hablar con Pablo Casado tras alcanzar el acuerdo de Gobierno con Vox, se ha mostrado a su "entera disposición" del todavía presidente nacional del PP para "aclarar" todos los términos del acuerdo firmado entre PP y Vox, como ha ofrecido también a Donald Tusk que ayer tildó el pacto de "capitulación" por parte de los conservadores.

"No sé qué ha podido ocurrir", se ha preguntado Fernández Mañueco que ha explicado que conoce las impresiones del europeo por lo publicado en los medios de comunicación por lo que ha insistido en su disposición a explicar todos los preceptos del acuerdo que, según ha reivindicado, parte de una negociación tras el mandato de la Junta Directiva Autonómica y del Comité presidido por Pablo Casado dos días después de las elecciones y de la legitimidad de las urnas.

En este sentido, ha recordado que tenía las manos libres para negociar el acuerdo con Vox y no ha ocultado que las diferencias entre el PP y los de Santiago Abascal son "públicas y notorias", para insistir en la capacidad de ambas fuerzas para alcanzar una "postura común" y "de equilibrio" que, según ha destacado, permite garantizar la estabilidad política y "desterrar el fantasma de la repetición electoral" en Castilla y León.

"El acuerdo es perfectamente explicable a cualquier personas del PP de España y europeo", ha sentenciado para matizar también que el pacto firmado ayer con Vox es "para este momento" y "para esta comunidad autónoma" desde el "respeto absoluto" al ordenamiento jurídico, a la Constitución Española y al Estatuto de Autonomía que, en su opinión, ha quedado "bien a las claras" en el documento firmado.

"¡Dios me libre a mí!", ha exclamado a preguntas de los periodistas sobre la opinión del presidente andaluz, Juanma Moreno, que ayer se preguntó cómo va a ser fuerte un gobierno de Vox que no cree en la UE ni en el Estatuto de Autonomía, para el que ha abogado por hacer un esfuerzo de explicación en el futuro sobre el contenido de la norma básica de convivencia de Castilla y León.

Feijóo bendice los gobiernos en coalición con Vox y el PP europeo los condena por ser una “capitulación”

Feijóo bendice los gobiernos en coalición con Vox y el PP europeo los condena por ser una “capitulación”

Más sobre este tema
stats