LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
"Es duro decir a una madre que su bebé ha muerto": la emergencia migratoria dura ya 30 años en Canarias

Negocios y política

El marido de Cospedal comenzó a facturar a Liberbank a los 5 días de llegar Rajoy a Moncloa

El marido de María Dolores de Cospedal, el empresario Ignacio López del Hierro, comenzó a facturar a Bancantabria, del grupo Liberbank, el 26 de diciembre de 2011, cinco días después de que Mariano Rajoy hubiera tomado posesión como presidente del Gobierno. Entre esa fecha y septiembre de 2012, López del Hierro emitió al menos ocho facturas por 55.239 euros en total a través de su empresa Hilo de Inversiones SL. Todas, de idéntico importe, iban dirigidas contra Bancantabria Renting salvo la última, donde el IVA ya subió al 21% y que fue endosada directamente Liberbank, el banco en el que en 2011 se fundieron cuatro cajas ya desaparecidas, entre ellas la de Castilla La Mancha. Según Liberbank, que se niega a explicar qué servicios presta o prestaba López del Hierro, las facturas son fruto de un contrato firmado el 1 de noviembre de 2011 y cuyo objeto y cláusulas continúan siendo un misterio.

La conexión empresarial de López del Hierro con Liberbank trascendió este verano tras la denuncia que un exconsejero de Caja Cantabria, Alfonso Díez, presentó el 26 de junio ante la Fiscalía Anticorrupción. La denuncia, traspasada casi de inmediato a la Fiscalía cántabra y cuyo cerrojazo dan por hecho tanto Liberbank como el entorno de López del Hierro, relataba un hecho clave: que quien hasta mayo de 2012 fue director general de Bancantabria Renting, Antonio Huesca, se había negado a pagar las facturas de López del Hierro bajo el argumento de que no se correspondían con ningún servicio prestado a esa entidad, una de las filiales del nuevo Liberbank.

Liberbank sostiene lo contrario y atribuye la denuncia a una venganza. Pero, en conversación telefónica con infoLibre, fuentes oficiales de la entidad admitieron un hecho inédito: que el contrato cuya existencia real defiende Liberbank fue firmado en noviembre de 2011 por Bancantabria Renting sin que su director general lo supiera. “No tenía por qué conocerlo”, fue la peculiar respuesta.

Pagos por importe de 5.833 euros más IVA

Los correos electrónicos adjuntados a la denuncia cuestionan tanto la génesis como el porqué de los pagos, de periodicidad mensual –hay dos facturas de septiembre y ninguna de julio ni de agosto-, por importe unitario de 5.833,33 euros más IVA y que, como mínimo, se prolongaron hasta septiembre de 2012. Esos correos prueban que la orden a Bancantabria Renting para abonar los cargos presentados por López del Hierro partió nada menos que de quien hasta enero de este año fue director de la Corporación Empresarial de Liberbank, Felipe Fernández.

La primera misiva electrónica data del 10 de enero de 2012. Enviado por Felipe Fernández a otro alto ejecutivo de la entidad, Carlos Halpern, el texto era escueto. “Procédase al pago de estas facturas desde Bancantabria. Gracias”. Halpern lo reenvió a su vez al director general de Bancantabria Renting, Antonio Huesca, con un nuevo texto de su cosecha: “Facturas para su pago por parte de Bancantabria Renting”.

Pero lo cierto es que Halpern no borró la dirección desde la que le había llegado la orden ni borró tampoco el texto original. Y ese es ese texto original –“procédase al pago desde Bancantabria”- el que plantea una pregunta para la que Liberbank no ha dado aún respuesta: la de qué necesidad tenía el director de la Corporación Empresarial de precisar qué filial debía efectuar los pagos si supuestamente esa filial, Bancantabria Renting, estaba unida a López del Hierro mediante contrato desde dos meses antes. El inusual correo de Felipe Fernández y el que su subordinado Halpern envió a renglón seguido se referían a las dos primeras facturas emitidas por Hilo de Inversiones, ambas fechadas el 26 de diciembre de 2011.

La versión según la cual el director general de Bancantabria Renting se resistió a pagar los 13.666 euros facturados por Hilo de Inversiones el día después de la Navidad de 2011 queda reafirmada con el siguiente correo que su departamento recibió de la superioridad. Fechado esta vez el 31 de enero de 2012, el email fue remitido ahora a otra directiva de Bancantabria Renting que, según la denuncia, ostentaba el cargo de directora de administración de la filial. 

Su autor, de nuevo Carlos Halpern, escribió lo siguiente: “Según lo comentado con D. Antonio Huesca, les paso la presente factura para su pago. A partir de ahora las facturas las recibirán directamente de la empresa, por favor procedan al pago de las mismas”. Como le había ocurrido el 10 de enero, tampoco Halpern borró el rastro electrónico de la orden en su correo de fin de mes, aquel en el que se interesaba por el pago de la tercera factura de López del Hierro.

Y como el rastro permaneció intacto, el cabo conduce de nuevo hasta Felipe Fernández, director de la Corporación Empresarial de Liberbank y jefe de Halpern. “Para su pago. Gracias”. Eso se limitó a escribir Fernández. ¿Y por qué la factura, que se adjuntaba al correo, llegó a manos del director de la Corporación Empresarial y no directamente a los despachos de Bancantabria Renting si era esa la filial con la que López del Hierro tenía contrato? La pregunta tampoco tiene respuesta más allá que la oficial: el contrato de 1 de noviembre, desconocido por el director general de Bancantabria Renting, existe. “Lo firmaron otras personas con poderes”, sostiene Liberbank.

“Esto te lo envié para pagar, ¿no?”

El celo del director de la Corporación Empresarial de Liberbank para que Bancantabria cumpliese con López del Hierro en cuanto a pagos le llevó a escribir un tercer correo. Datado el 9 de marzo de 2013, el mail flanqueaba la cuarta factura de la serie, emitida por Hilo de Inversiones el 26 de febrero de 2012. El mail tiene otra vez como destinatario a Carlos Halpern. “Esto te lo envié para pagar, ¿no?”, preguntó Felipe Fernández a su subordinado. Siguiendo la pauta, Halpern lo tradujo a su estilo y reenvió, con casi mes y medio de retraso, la orden a la directora administrativa de Bancantabria Renting: “Para su pago por parte de Bancantabria Renting”, escribió el responsable de Organización el 20 de abril de 2012. A tenor de su contenido y su fecha, de este último correo se infiere que los directivos de Liberbank seguían obligados a recordar a Bancantabria sus obligaciones contractuales cinco meses después de la firma del supuesto contrato.

En esta ocasión, el correo ofrece una novedad que en sí misma es otro misterio. La casilla reservada para especificar el asunto, Felipe Fernández y Carlos Halpern mantuvieron las dos mismas palabras: “Bankaria febrero”. Preguntados por infoLibre, los portavoces de Liberbank se declararon ayer ignorantes sobre qué significa Bankaria. Pero hay una Bankaria Real Estate registrada en la Oficina de Patentes por una inmobiliaria con sede en Málaga. La marca quedó inscrita en julio de 2012, tres meses después de que sus propietarios la utilizaran para comprar un dominio en Internet. La empresa dedicada a la compraventa de dominios –la dirección de la web- aportó una serie de palabras clave, las llamadas keywords, sobre Bankaria: embargos, recuperación bancaria, pisos de banco. Este diario no ha podido verificar si se trata o no de una coincidencia, motivo por el que omite el nombre de la inmobiliaria que registró la marca.

Tanto Liberbank como el entorno de López del Hierro dan por hecho que la Fiscalía cántabra dará carpetazo a la denuncia sobre los pagos a Hilo de Inversiones. Hace dos semanas, infoLibre intentó recabar la versión del empresario sobre qué tipo de trabajo realiza o realizaba -la entidad no ha confirmado si le sigue pagando- para el grupo Liberbank, creado por cuatro cajas de ahorro ya desaparecidas, entre ellas la de Castilla-La Mancha. Los allegados al marido de Cospedal declinaron dar explicaciones sobre este asunto y sobre las razones que explican que Hilo de Inversiones multiplicase por 14 sus ingresos en 2011. Ese año, el de la victoria de Cospedal en las autonómicas de Castilla-La Mancha y el del posterior triunfo de Mariano Rajoy, la empresa de López del Hierro pasó de los 136.000 euros facturados en 2010 a 1,89 millones.

El empresario, que perteneció al consejo de la Corporación Industrial de Caja Castilla-La Mancha, representa a Liberbank en la empresa de infraestructuras Itínere. Aun a falta de explicación oficial, a priori parece difícil que las cantidades abonadas por Bancantabria primero y, finalmente, por Liberbank sean en realidad sus retribuciones como consejero. Como ya expuso Hacienda hace casi un año en un informe clave para el caso Urdangarin, la remuneración de una persona física como consejero debe computarse en la declaración de IRPF y no como ingresos de alguna sociedad de la que sea propietario.

Ayer, la Fiscalía cántabra se negó a confirmar o desmentir que la investigación esté a punto del cerrojazo, que es lo que López del Hierro y Liberbank dan por hecho. En sus manos, el ministerio público tiene dos denuncias: la que en junio presentó el exconsejero de CCOO en Caja Cantabria, Alfonso Díez, y la que el sindicato formuló a título institucional el pasado 11 de septiembre.

Más sobre este tema
stats