PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

Corrupción

Mazazo de Anticorrupción al PP en 'Gürtel': las pruebas de la caja B son "abrumadoras" y las empresas pagaban para lograr contratos

El líder de la trama 'Gürtel', Francisco Correa, y su número dos, Pablo Crespo, en el juicio.

La segunda jornada dedicada en el primer gran juicio del caso Gürtel al informe final de la Fiscalía sacudió este martes la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, ahora más que nunca aislada geográfica y simbólicamente en medio del huracán de Cataluña. La existencia de una caja B en el PP, proclamó en distintas ocasiones la fiscal Concepción Sabadell, ha quedado "plena, constante y abrumadoramente" acreditada

Pero la representante del ministerio público no se quedó ahí: las donaciones de empresarios que reflejan los llamados papeles de Bárcenas –dijo– no eran contribuciones altruistas sino entregas destinadas a propiciar la obtención de contratos públicos. Y esa contabilidad paralela de la que durante dos décadas dejó constancia el extesorero del PP –razonó Sabadell–, incluía el pago de sobresueldos opacos –afirmó asimismo– aunque los distintos testigos que han desfilado por la sala de vistas los hayan negado: admitirlos les habría acarreado un reproche social, argumentó la representante de Anticorrupción.  

El dibujo trazado por la fiscal en su arranque del lunes, cuando definió a la trama de Francisco Correa como "un modo de vida", una organización "constituida para delinquir" y esquilmar las arcas públicas a cambio de sobornar a cargos del PP y "ahorrarle costes" al partido, se endureció así en la segunda parte del informe. El alegato de Sabadell, que proseguirá este miércoles, dibuja a la formación que preside Mariano Rajoy como beneficiaria de un sistema basado en el amaño de contratos públicos, los cohechos en metálico o en especie, el pago de comisiones camufladas como donaciones y el dopaje electoral.

La intervención de Sabadell este martes quedó repleta de reproches al PP. La fiscal, por ejemplo, censuró al partido que minimice el alcance de lo sucedido y niegue por definición la existencia de una contabilidad B cuando “ni siquiera ha investigado su existencia”. La fiscal no lo explicitó, pero ese reproche remite directamente a las palabras vertidas en julio durante su comparecencia en el Congreso por la actual tesorera del PP, Carmen Navarro. Ante la comisión encargada de investigar la presunta financiación ilegal del PP, Navarro pronunció la siguiente frase: "Yo he venido a gestionar el presente, no a investigar el pasado, y no lo voy a investigar nunca".

Pagos opacos para Hacienda

Que el PP niegue la existencia de una doble contabilidad nada significa, vino a decir la fiscal. Porque reconocer que la mantuvo "supondría reconocer la percepción de pagos opacos para la Hacienda Pública". Sabadell golpeó la armadura de defensa de Bárcenas como la del propio PP cuando sostuvo que el hombre que durante dos décadas gobernó las cuentas de la formación conservadora y que llegó a acumular 48 millones de euros en Suiza se enriqueció sustrayendo fondos de esa caja B.

Correa ofrece de nuevo su colaboración a la Fiscalía, pero desde su casa, y pide el indulto de Baltasar Garzón

Correa ofrece de nuevo su colaboración a la Fiscalía, pero desde su casa, y pide el indulto de Baltasar Garzón

Sabadell enumeró los elementos que llevan a Anticorrupción a formular un diagnóstico de tal dureza sobre la caja B: confirman su existencia  la propia declaración del extesorero Bárcenas, que reconoció la existencia de una "contabilidad extracontable"; las testificales de antiguos dirigentes ya retirados de la política como Jaime Ignacio del Burgo o Santiago Abascal Escuza, que reconocieron algunas de las entregas de dinero; los informes periciales caligráficos, que han determinado la autenticidad de los apuntes de Bárcenas; y las pruebas documentales, que han corroborado el uso opaco de esos fondos para comprar acciones de Libertad Digital.

En este juicio, el PP se arriesga a ser condenado como partícipe a título lucrativo de los manejos de la red corrupta, lo que le obligaría al pago de más de 325.000 euros. La figura de partícipe a título lucrativo o beneficiario económico no reviste carácter penal: hasta 2015, el Código Penal no tipificó como delito la financiación ilegal de partidos.

Pero el contenido del informe de Anticorrupción no solo zarandea la imagen del PP sino que le augura un camino empedrado en distintas causas derivadas del tronco común de Gürtel –las llamadas piezas separadas– y donde las cuentas de la organización ocupan un espacio central. Entre ellas, la de los papeles de Bárcenas, cuya investigación quedó reabierta tras la declaración prestada hace un año por Francisco Correa en este juicio, en la que destapó el supuesto pago de comisiones del 3%; y una dedicada a los presuntos desmanes de la trama en Valencia, donde nueve empresarios ya han confesado que financiaron las campañas municipal y autonómica de 2007 y la de las generales de 2008.

Más sobre este tema
stats