La portada de mañana
Ver
Las macrorresidencias suman el 38% de las plazas de mayores, un modelo que se demostró letal en el covid

Primarias del PSOE

Los militantes del PSC tendrán que inscribirse en un censo previo para votar en las primarias del PSOE

Fernández, presidente de la gestora, e Iceta, líder del PSC, en una imagen de archivo.

Ibon Uría

Los militantes del PSC tendrán que inscribirse en un censo previo para poder votar en las primarias a la Secretaría General del PSOE que se celebrarán previsiblemente en mayo, según la propuesta de la comisión bilateral compuesta por miembros de ambas formaciones y remitida a las dos direcciones. Ese órgano se creó en noviembre para revisar las relaciones entre Ferraz y Nicaragua y concluyó este viernes sus trabajos.

infoLibre adelantó el pasado 20 de enero que PSOE y PSC avanzaban en un pacto para que pudieran votar en las primarias los afiliados catalanes que lo solicitaran con carácter previo. La gestora de Ferraz consideraba necesario, como "mínimo", tener algún tipo de control sobre el censo de los socialistas de Cataluña, el segundo territorio con más afiliados sólo por detrás de Andalucía.

En próximas fechas, según señalaron en un comunicado PSOE y PSC [ver en PDF], "los responsables de organización de PSOE y PSC determinarán el procedimiento para que los afiliados del PSC trasladen su voluntad de incorporarse" al censo específico para poder participar en las primarias del PSOE. Los militantes catalanes deberán cumplir "los mismos requisitos exigidos" a los afiliados del PSOE.

Fuentes de la comisión bilateral donde se ha fraguado la negociación señalaron a este diario que los detalles técnicos, jurídicos y de plazos sobre ese censo específico para el Congreso Federal se decidirán en una reunión entre los responsables de Organización de PSOE y PSC, cuyos actuales números uno son Mario Jiménez por parte de la gestora y Salvador Illa en el lado de los socialistas catalanes.

Será entonces, según estas fuentes, cuando se decida de cuánto tiempo disponen los militantes catalanes para solicitar la posibilidad de votar al próximo líder del PSOE, cuál es el procedimiento y se resuelvan todos los flecos legales relacionados, por ejemplo, con el cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos. Hasta ahora el censo del PSC se gestionaba sólo desde Cataluña y el PSOE no tenía acceso a esa base de datos.

La política de alianzas

La citada comisión bilateral también propuso reforzar la comisión de coordinación política PSC-PSOE, que tendrá carácter permanente e integrada por cuatro miembros de cada formación. Los nombres no están decididos aún. Esa mesa de diálogo se creó formalmente en 2013, pero no ha tenido un papel relevante y continuado en el tiempo hasta la fecha.

Hace casi cuatro años, ese órgano se definió tras nueve meses de negociaciones destinadas a elaborar un nuevo protocolo de colaboración que, finalmente, no vio la luz. A cambio, se puso en marcha esta mesa de diálogo bilateral para realizar el "seguimiento" del protocolo vigente, que data de 1978, y resolver las "discrepancias" entre PSOE y PSC.

La gestora del PSOE quería ahora garantizarse la capacidad de influir en la política de pactos del PSC. Con el esquema de relaciones vigente hasta la fecha, Ferraz no tenía ninguna presencia en los órganos de los socialistas catalanes ni tenía capacidad de influir en sus alianzas, mientras que estos últimos sí formaban parte de los órganos federales: el Comité Federal y los Congresos Federales del PSOE.

Según la nota emitida este viernes, se definirá una fórmula "para establecer las políticas de alianzas y pactos electorales". Integrantes de la comisión que ha negociado el acuerdo afirmaron a este diario que las "líneas generales" de la política de alianzas se seguirán decidiendo en el Comité Federal en el caso del PSOE y en el Consell Nacional en lo que respecta al PSC. Pero los detalles se debatirán en la nueva y reforzada comisión de coordinación política, que estudiará los pactos que quieran suscribir los socialistas catalanes.

Tras conocerse el fin de los trabajos de la comisión bilateral, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, apuntó que es una "buena noticia" que los afiliados socialistas catalanes pueda participar en "igualdad" en las primarias a la Secretaría General del PSOE. "Es una muy buena noticia para todos los socialistas de España", recalcó el número uno del PSC. PSOE y PSC agregaron en el comunicado que el acuerdo "profundiza en la naturaleza política del proyecto político que comparten las dos organizaciones y su articulación".

El origen de la disputa

El proceso de revisión de las relaciones entre PSOE y PSC –que son dos partidos diferentes– comenzó poco después de que los siete diputados catalanes votaran contra la investidura de Mariano Rajoy por orden del Consell Nacional –máximo órgano del PSC entre congresos–, hicieran caso omiso de la orden del Comité Federal del PSOE y rompieran la disciplina de voto del Grupo Socialista.

El presidente de la gestora y el líder del PSC, Javier Fernández y Miquel Iceta, acordaron el 14 de noviembre crear una comisión que proponga cambios sobre el protocolo de colaboración que rige los vínculos entre ambas formaciones y que data de 1978 [ver en PDF]. El órgano se ha reunido en cuatro ocasiones: el 2 de diciembre, el 4 y el 27 de enero, y este viernes.

Inicialmente algunos sectores del PSOE apostaron por retirar el derecho a voto en las primarias a todos los militantes catalanes. Las federaciones que maniobraron en otoño para descabalgar a Pedro Sánchez de la Secretaría General salvo la valenciana barajaban esa posibilidad. La presidenta andaluza, Susana Díaz, era una de las dirigentes más "empeñadas" en que se materializase.

Sin embargo, colaboradores de su confianza –algunos de ellos del PSPV y otros afines a Rubalcaba– le plantearon a medida que avanzó el calendario que ese plan no era el adecuando, entre otras cuestiones porque Díaz podría ser la primera líder socialista elegida sin un solo voto de Cataluña y porque el PSC estaba realizando múltiples movimientos para destacar su neutralidad en el proceso de primarias.

La conclusión de esos afines a Díaz, de quien se espera que compita en las primarias, fue que sería muy difícil echar al PSC sin que pareciera a todas luces una maniobra orquestada por Díaz para intentar ganar más fácilmente. A partir de entonces, la prioridad para el sector mayoritario del PSOE pasó a ser tener algún tipo de control sobre el censo del PSC.

Críticas de los aspirantes

Iceta afirma que el PSC no pierde "soberanía" pese a que tendrá que asumir lo que vote el PSOE en las investiduras

Iceta afirma que el PSC no pierde "soberanía" pese a que tendrá que asumir lo que vote el PSOE en las investiduras

Los hasta ahora dos únicos aspirantes a las primarias del PSOE, Pedro Sánchez y Patxi López, se han pronunciado en varias ocasiones sobre la cuestión clave conocida este viernes. Sánchez ha rechazado que los militantes del PSC tengan que pasar por un trámite como la inscripción previa, que no tienen que completar las bases de las federaciones del PSOE. López ha pedido que los afiliados catalanes puedan votar en las primarias.

El pasado 7 de febrero, en un acto en Calasparra (Murcia), el ex secretario general reclamó que la gestora no obligue a los militantes del PSC a inscribirse en un censo previo. "Los socialistas catalanes tienen el mismo derecho a votar que el resto de los afiliados. Nadie puede excluirles del debate político ni quitarles el derecho a votar u obligarles a rogar el voto", proclamó.

López, ya en la presentación de su candidatura el 15 de enero, señaló que no entiende "un PSOE sin el PSC ni un PSC ni el PSOE", agregó que "el modelo de relación" entre ambos partidos "debería abordarse en el Congreso Federal" y que el "peor mensaje" que podrían lanzar los socialistas sería el de transmitir que no pueden "implicar al PSC en el PSOE". "Sería tremendo", recalcó.

Más sobre este tema
stats