Medio ambiente

La minería de 'tierras raras' no convence a nadie en La Mancha

La minería de tierras raras no convence a nadie en La Mancha

Por el Campo de Montiel, región histórica de Castilla-La Mancha, transitaba El Quijote cuando se topó con los molinos de viento. Esta comarca de monte bajo y terreno ondulado se encuentra con sus gigantes muy alerta: una compañía de nombre Quantum pretende instalar una explotación minera en busca de monacita, un conjunto de minerales que contienen lo que se conoce como tierras raras, elementos químicos útiles para construir móviles, monitores u otros dispositivos electrónicos.

La zona que parece más rica es la que se encuentra entre los municipios de Torre de Juan Abad y Torrenueva. Sus olivos fueron parte de la infancia de personas como Luis Manuel Ginés, portavoz de la Plataforma Sí a la Tierra Viva, que se opone al proyecto por los posibles perjuicios medioambientales. Al otro lado, la empresa, Quantum Minería. Uno de sus miembros es Miguel Ángel Remón, exvicepresidente de Repsol y gestor (según El Mundo) de Star Petroleum: la empresa con problemas con el fisco del iraní Farshad Massoud Zandi –por el que Felipe González intercedió–, de la que Cebrián fue socio y que aparece en los papeles de Panamá.

El riesgo para la salud y el entorno natural manchego están en el centro del conflicto, cuyo último actor ha terminado por encender el fuego. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha afirmado en un informe que las "actividades previstas" son "susceptibles de generar un impacto radiológico para los trabajadores, el público y el medio ambiente", por lo que pide estudios detallados al respecto.

La monacita gris, que es la que se busca, contiene proporciones variables de elementos radiactivos: torio y uranio. El peligro al que se expondrían los trabajadores y los habitantes de la región, de confirmarse, es una de las razones que argumenta la plataforma para oponerse al proyecto minero. La explotación sería a cielo abierto, mediante un método conocido como por descubierta: son labores prácticamente bidimensionales, que ocuparían, en este caso, dos metros de media de profundidad y entre 300 y 1.460 hectáreas de extensión, según datos de la asociación.

El proceso, resumido, consiste en extraer la tierra y cribar la monacita, en forma de pequeñas lentejas, del resto de materiales estériles mediante agua. Las tierras raras son esenciales para la tecnologíatierras raras y escasas en alta concentración en el territorio de la Unión Europea. Esta sería la primera mina de este tipo en suelo europeo, lo que aligeraría el conflicto con China, que mantiene en la práctica un monopolio en el sector a costa de dañar su medio ambiente.

Ginés explica a infoLibre sus temores, y los de muchos habitantes del Campo de Montiel. No están seguros de si los hipotéticos puestos de trabajo que garantiza la empresa serán suficientes para compensar el cambio en el modelo socioeconómico de la región, basado en la agricultura, la ganadería… y el vino. Dudan no sólo de si su salud se puede ver comprometida; también piensan en la salud del suelo y del agua de la comarca, indispensables para su forma de vida. Temen el impacto a la fauna autóctona, entre la que se encuentran especies vulnerables como el águila imperial, el buitre negro o el emblemático lince ibérico. Cuestionan que la provincia de Ciudad Real pueda permitirse que Quantum haga uso de sus recursos hídricos (afirman desde la plataforma que requerirá para la criba hasta 310.000 metros cúbicos de agua al año). Están preocupados por que el prestigio de las denominaciones de origen del vino, de aceite o de queso se resienta con una mina en sus inmediaciones.

Pero la duda más relevante es relativa a la propia palabra de la empresa, que fue pillada utilizando un corralpillada alquilado a un familiar de un concejal del Ayuntamiento de Torrenueva para analizar la tierra, sin ningún tipo de permiso y vertiendo el agua utilizada directamente al alcantarillado. La actividad fue paralizada a solicitud de la plataforma. "Esto no es una mina de uranio, lo tenemos claro. Pero si tenemos que asumir unos riesgos, hay que evaluarlos muy bien y hay que informar a la población", reclama Ginés, que concluye: "Estamos viendo que nos van a engañar. Cuando esto empieza así, lo mejor es que no siga". La asociación pide la paralización completa de las intenciones de Quantum.

Los representantes de la empresa minera han mantenido reuniones con cargos a escala autonómica y municipal, y también con los vecinos. Se han celebrado varios encuentros informativos con la presencia de representantes de Quantum, del director general de industria, Energía y Minería, José Luis Cabezas, y de miembros de la Plataforma Sí a la Tierra Viva. En ellas, la compañía ha defendido que la fertilidad de las tierras aumentará tras el proceso, que se crearán 120 puestos de trabajo en diez años y que la radiación a la que se expondrán será mínima y sin consecuencias para la salud. Aseguraron que el informe de medioambiente que necesitan es "pura burocracia".

Ginés asegura que "cada vez que vienen" les dicen "una cosa distinta" sobre el número de empleos que facilitará la mina y el agua que necesitan. Ya no se fían. A algunas de esas reuniones ha asistido, señala el portavoz, el empresario Javier Merino, sin relación aparente con Quantum, pero parte del accionariado de Star Petroleum desde 2011. La vinculación entre ambas empresas parece clara.

¿Qué dicen las instituciones?

Las instituciones y organismos implicados difieren en su evaluación de las posibles consecuencias de la extracción de tierras raras en Ciudad Real, pero la tendencia generalizada es dudar de la viabilidad medioambiental del proyecto. El informe del CSN se ha sumado a otro de la Confederación Hidrográfica del Guadiana. Los documentos se aportan a las consultas previas del proyecto, previas a la Evaluación de Impacto Ambiental que debe presentar Quantum, tras haberse abierto el expediente de explotación. El informe del organismo fue claro: ni la empresa tiene permiso para utilizar las aguas del río ni deben empezar a trabajar en un valle que sirve como desagüe ante posibles crecidas.

Por su parte, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, regida por el PSOE, se remite al estado embrionario de los planes mineros, en una fase previa de consulta. Es esta institución la que debe dar el visto bueno definitivo. El director de Industria, José Luis Cabezas, declaró en abril a eldiarioclm.es que la Administración regional no está "ni a favor ni en contra" aún de esta iniciativa, pero se quejó de la "mentalidad ya premeditada" de los vecinos en contra del proyecto.

InfoLibre no ha podido hablar con Cabezas. Sin embargo, fuentes de la Consejería de Medio Ambiente han declarado a este diario que, con toda la cautela necesaria ante el estado de la búsqueda de monacita, no creen que salga adelante. "No hay ningún interés del Gobierno para que eso se vaya a hacer", consideran, y citan la ley contra el fracking que está en marcha. "En ningún caso se va a llevar a cabo una práctica que atente contra el medio ambiente", advierten. En todo caso, ya hay un mandato de las Cortes de Castilla-La Mancha que pide el archivo de las actuaciones: en mayo de este año se aprobó la propuesta con los votos de Podemos y PP.

En el mismo sentido se manifiesta la Consejería de Economía. Al estar abierto el expediente de explotación, aseguran, no se puede dar carpetazo al proyecto hasta que no se cumplimenten todos los trámites. "Somos conscientes de que la comarca está en desacuerdo", señalan las fuentes consultadas por infoLibre, pero insisten: "No podemos paralizar un proyecto en marcha". A pesar de la resolución de las Cortes, afirman que deben esperar hasta que la hipotética mina se declare oficialmente dañina para el medio ambiente. Esa es la postura administrativa: la postura política está clara, señalan. "No nos gusta especialmente".

La posición de los alcaldes de los municipios que se verían más afectados es algo más ambigua. El de Torrenueva, León Fernández, declaró a 20 Minutos que "la plataforma sólo se queda con las cosas malas", y aunque se manifiesta en contra de la posible extracción de monacita, negó las sospechas de la posible radioactividad a la que se enfrentarían los ciudadrealeños. María Fresneda, del Consistorio de Torre de Juan Abad, alabó para El Confidencial los beneficios económicos que traería la mina, eso sí, "si el proyecto es legal y en agricultura ven que no corre riesgo".

La Plataforma Sí a la Tierra Viva no se fía. Asegura que los ayuntamientos "están de brazos cruzados" y no están colaborando con los habitantes para ofrecer la información de la que disponen. Y denuncian que tanto Fernández como el anterior regidor de Torre de Juan Abad, el socialista José Luis Rivas, comieron en un restaurante de lujo con Quantum

Una investigación aprobada en 2013

La oposición al proyecto de extracción de tierras raras nació hace ocho meses, según relata Ginés, como una simple petición de información ante las noticias que iban apareciendo en prensa. Indagando, se encontraron con los proyectos de investigación que el Gobierno de Cospedal aprobó entre 2013 y 2014. La anterior corporación dividió las zonas, alrededor de Valdepeñas, en las que tres empresas buscarían indicios de una posible extracción viable y rentable. Finalmente solo Quantum pidió el permiso de explotación para establecer la mina. Ahora se encuentra en la fase de consultas previas y, una vez elaboren la Declaración de Impacto Ambiental, el Gobierno de Castilla-La Mancha tendrá la última palabra. Políticamente, se oponen. Administrativamente está por ver. Pero al menos una parte de los vecinos se niegan en redondo: no quieren ser mineros si ello perjudica a la tierra en la que crecieron, que cultivan y en la que viven.

Dos empresas pretenden reabrir una mina de cobre en Galicia tras los daños ambientales que provocó en los 80

Dos empresas pretenden reabrir una mina de cobre en Galicia tras los daños ambientales que provocó en los 80

Más sobre este tema
stats