La nueva legislatura

Nueva y vieja política en los escaños: bebés, bicicletas y diputados comisionistas

Las anécdotas en el primer día del nuevo Congreso de los Diputados

Ibon Uría

La nueva legislatura comenzó este miércoles en el Congreso de los Diputados. La Cámara baja celebró su primer pleno tras el 20-D y elegió a los miembros de la Mesa. Gracias a los acuerdos alcanzados entre PP, PSOE y Ciudadanos este martes, el exlehendakari Patxi López (PSOE) se alzó con la Presidencia del órgano de gobierno de la Cámara, cuyos nueve puestos se repartieron conservadores –tres asientos–, socialistas –dos–, Podemos –dos– y Ciudadanos –dos–.

Tras esta sesión parlamentaria se abre ahora un plazo de cinco días para la constitución de los grupos parlamentarios, entre ellos los de los partidos emergentes. Las candidaturas participadas por Podemos que se presentaron por Galicia, Cataluña y Comunitat Valenciana se quedarán sin grupo propio con toda probabilidad, pues PP, PSOE y también Ciudadanos rechazan esa posibilidad. Precisamente los diputados naranjas se sentaron este miércoles por primera vez en la Cámara, al igual que los morados, quienes protagonizaron buena parte de las anécdotas de la jornada. Estas son algunas de ellas:

Gómez de la Serna, entre viejos amigos

El número dos del PP por Segovia en las pasadas generales, Pedro Gómez de la Serna, ocupó durante el Pleno un escaño junto al resto de diputados del PP. De la Serna acudió al Congreso menos de 24 horas después de que la Audiencia Nacional abriera una investigación en su contra y también contra el exembajador de España en la India Gustavo de Arístegui por el supuesto cobro de comisiones ilegales.

El Comité de Derechos y Garantías del PP propuso la no adscripción de De la Serna al grupo parlamentario popular, por lo que previsiblemente el diputado se verá relegado al grupo Mixto. El parlamentario participó este miércoles en las votaciones y se le vio saludar al ministro de Educación en funciones, Iñigo Méndez de Vigo, y a la titular de Fomento, Ana Pastor.

Lozano y Cantó: los ex de UPyD se recolocan

Irene Lozano, diputada de UPyD en la pasada legislatura, volvió este miércoles al Congreso… pero como parlamentaria socialista. Lozano fue la número cuatro del PSOE en las pasadas generales después de ser fichada en una operación impulsada personalmente por el secretario general, Pedro Sánchez. Su incorporación causó malestar en el partido, al que no se ha afiliado. Durante la campaña, Lozano mantuvo un papel muy discreto y apenas participó activamente en actos.

El caso de Irene Lozano no es único. Toni Cantó, también diputado de UPyD la pasada legislatura, repite en el nuevo Congreso como diputado de Ciudadanos. Cantó anunció su baja del partido de Rosa Díez –que el pasado 20-D se quedó sin representación parlamentaria– a mediados de julio, un día después de que la candidatura que encabezaba Irene Lozano fuera derrotada en el proceso interno que eligió a Andrés Herzog como nuevo líder de UPyD. Ambos, Lozano y Cantó, charlaron brevemente este miércoles.

Los diputados ciclistas

Los parlamentarios Juantxo López de Uralde, Rosa Martínez y Jorge Luis Bail, todos ellos pertenecientes al grupo de Podemos aunque miembros de la formación ecologista Equo, y el diputado de Podemos por Zaragoza, Pedro Arrojo, llegaron en bicicleta al Congreso de los Diputados. Todos ellos partieron desde la Puerta del Sol acompañados por un grupo de simpatizantes que pedalearon junto a ellos.

López de Uralde vestía una bufanda del grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo y un chaleco verde contra el calentamiento global con el lema "There is no planet B" –"no hay planeta B"–. Además, el exdirigente y cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, acudió en calidad de visitante y trató entrar en el partio de la Cámara con su bicicleta, algo que le impidieron los policías presentes en los accesos.

El niño de Bescansa

La diputada de Podemos por Madrid, Carolina Bescansa, acudió al Congreso y se sentó en el hemiciclo acompañada por su hijo, Diego, de pocos meses de edad. La número tres de la formación morada no dudó a la hora de dar de mamar al bebé nada más empezar la sesión constitutiva de las Cortes Generales. También subió con él en brazos a depositar su papeleta en la primera de las votaciones para elegir al presidente de la Cámara.

No es la primera vez en la que Bescansa acude a la Cámara baja con su segundo hijo, pues el pasado 6 de diciembre, durante el acto institucional que tuvo lugar en el Congreso con motivo delde la Constitución, acudió igualmente acompañada por Diego. Además, en la segunda votación para elegir al presidente del Congreso, el pequeño fue uno de los protagonistas involuntarios: un diputado escribió en su papeleta "el niño de Bescansa".

Lo cierto es que el gesto provocó numerosos comentarios. Podemos argumentó que se trataba de un "gesto simbólico en reivindicación de todas las mujeres que tienen que poder conciliar vida familiar y laboral", mientras que otras diputadas fueron más críticas. La vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos (PP), dijo que la da "pena un niño tan chico en un sitio cerrado con 400 personas" y recordó que en la Cámara baja hay una escuela infantil. Carme Chacón (PSC) consideró que el gesto "francamente, no hacía falta". Y Ana Oramas (Coalición Canaria) sostuvo que "por una foto no merece la pena exponer a un menor".

El primer reto: encontrar sitio

En la sesión constitutiva del Congreso los escaños no están asignados, así que no fue fácil para muchos diputados encontrar sitio junto a sus compañeros de partido. Los miembros de PP y PSOE ocuparon las posiciones que tuvieron sus grupos –considerablemente mermados tras el 20-D– en la pasada legislatura, mientras que los de Podemos y Ciudadanos buscaron acomodo en los escaños restantes. El Pleno, de hecho, comenzó con unos minutos de retraso porque los integrantes de ERC no lograron en un primer momento sentarse juntos.

Promesas y juramentos para todos los gustos

La sesión de este miércoles concluyó con la jura o promesa del cargo de diputado por parte de los 350 integrantes de la Cámara baja. Mientras la inmensa mayoría de los diputados de PP, PSOE y Ciudadanos se limitaron a pronunciar las fórmulas habituales –"sí, juro" o "sí, prometo"–, los miembros de Podemos fueron más allá y se destacaron por el uso de fórmulas más amplias donde, por ejemplo, pidieron la reforma de la Constitución y reivindicaron la "diversidad" y la "soberanía" de "los pueblos del Estado".

"Prometo acatar esta Constitución y trabajar para cambiarla", proclamó Pablo Iglesias, quien concluyó con la exigencia de "un país para su gente", una frase que tradujo simultáneamente al lenguaje de signos y tras la que alzó el puño en alto. Su número dos, Íñigo Errejón, acató la Constitución "por la soberanía del pueblo". Y añadió: "Por una España nueva, per la fraternitat entre els pobles. Porque fueron, somos; porque somos, serán". Los diputados de las candidaturas catalana, valenciana y gallega participadas por Podemos también añadieron frases en sus respectivas lenguas cooficiales.

Los ocho diputados de ERC también incluyeron proclamas, en este caso a favor de la independencia y la repúblicas catalanas. "Visca los paisos catalans", dijo por ejemplo el veterano parlamentario republicano Joan Tardà. Finalmente, el candidato a la Presidencia de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, prometió el cargo "por imperativo legal".

Patxi López logra la Presidencia del Congreso con el apoyo de PSOE y Ciudadanos y el PP se abstiene

Patxi López logra la Presidencia del Congreso con el apoyo de PSOE y Ciudadanos y el PP se abstiene

Más sobre este tema
stats