PORTADA DE MAÑANA
Ver
El Gobierno busca fórmulas para garantizar que la enmienda de ERC no afecte a la lucha contra la corrupción

La Oficina de Conflictos de Intereses sólo ha registrado 14 incompatibilidades de altos cargos desde su creación en 2006

Flor López Laguna, directora de la Oficina de Conflictos de Intereses.

infoLibre

La Oficina de Conflictos de Intereses, que depende del Ministerio de Hacienda y Función Pública, ha autorizado un total de 653 actividades privadas a ex altos cargos del Ejecutivo desde su creación hace quince años, periodo en el que sólo ha registrado 14 incompatibilidades. Así se desprende de la respuesta que el Gobierno ha dado a una batería de preguntas registradas en el Congreso por la secretaria general del Grupo Socialista, Rafi Crespín, y su compañero Antonio Hurtado, que pedían saber el número de expedientes tramitados.

La legislación establece que durante un periodo de dos años tras el cese, los altos cargos que quieran prestar servicios en entidades privadas deben solicitar y obtener la autorización de compatibilidad por parte de la Oficina de Conflictos de Intereses, que deberá comunicar al interesado si es compatible o no su paso al sector privado en un plazo máximo de un mes.

En la contestación dada por el Gobierno, a la que tuvo acceso Europa Press, se detalla que la citada Oficina, encargada de fiscalizar las conocidas como puertas giratoriaspuertas giratorias y al frente de la que se encuentra Flor María López Laguna, ha tramitado un total de 697 expedientes desde su creación, en el año 2006, con la aprobación de la Ley de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los Altos Cargos de la Administración General del Estado.

En concreto, este órgano tramitó 329 expedientes entre 2006 y 2015, fecha en la que la normativa sobre incompatibilidades se endureció a raíz de la Ley reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado. Desde entonces y hasta el pasado 4 de octubre, la oficina ha tramitado 368 expedientes, es decir, ha analizado más expedientes en los últimos seis años que en los nueve anteriores, con la primera ley.

Precisa el Gobierno que de los casi 700 expedientes gestionados desde su nacimiento, la Oficina de Conflictos de Intereses ha dado vía libre a 653 actividades privadas con posterioridad al cese de los altos cargos (313 hasta 2015 y 340 desde entonces y hasta la actualidad) y ha denegado sólo 14, cinco en el primer periodo y nueve, en el segundo.

Además, informa de que en los últimos quince años treinta expedientes fueron objeto de desistimiento un total de once actividades privadas comunicadas tras el cese de altos cargos, con carácter previo a su inicio –once en la primera etapa y diecinueve en la segunda–.

El salto de Santamaría al sector privado muestra los agujeros de las normas sobre incompatibilidades

El salto de Santamaría al sector privado muestra los agujeros de las normas sobre incompatibilidades

Más sobre este tema
stats