Inmigración

La ONU advierte a España de la ilegalidad cometida con los siete inmigrantes de Chafarinas

Imagen de las Islas Chafarinas.

INFOLIBRE

La Delegación en España del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha advertido en la noche de este miércoles al Gobierno de Mariano Rajoy que la denegación de asilo a los siete inmigrantes que llegaron este martes a las islas Chafarinas contravendría la legislación vigente y los compromisos internacionales.

En un comunicado, ACNUR muestra su "preocupación" por la situación de estos siete inmigrantes, que según las últimas informaciones quedarán a disposición de las autoridades marroquíes, y traslada su confianza en que las autoridades españolas "adoptarán todas las medidas pertinentes para reparar la situación creada".

En base a la información de la que dispone, ACNUR explica que ha tenido conocimiento de que los inmigrantes de Chafarinas, a través de su abogada, habían informado a las autoridades de su intención de solicitar asilo en España. Por ello, la organización se puso en contacto con el Ministerio de Interior para reclamar que estas personas pudieran presentar de manera oficial su solicitud de asilo conforme establece la ley.

"En caso de que se confirmara la información recibida, estos hechos supondrían una denegación del acceso al procedimiento de asilo en España, lo que contravendría la legislación vigente y los compromisos internacionales adquiridos por España", advierte ACNUR.

En la tarde de este miércoles, la Delegación del Gobierno en Melilla ha informado que Marruecos "se hace cargo" de los siete inmigrantes de origen subsahariano que a primeras horas del martes fueron detectados por las autoridades militares españolas en la Isla del Congreso, del archipiélago de las Chafarinas.

A través de un comunicado de prensa, la institución que dirige Abdelmalik El Barkani ha indicado que, según se pudo constatar, el grupo arribó a la Isla del Congreso en una lancha neumática, provista de un motor de 15 caballos, que quedó a la deriva tras haber sido rajada para provocar su naufragio.

Así, ha asegurado que los inmigrantes, todos en perfecto estado de salud, "fueron atendidos desde un principio por las autoridades militares emplazadas en las Chafarinas", quienes les facilitaron raciones de comida y agua, y comprobaron, mediante chequeo médico, que "todos se encontraban en perfecto estado y a cobijo en una caseta usada habitualmente por biólogos que realizan estudios científicos en el archipiélago".

Asimismo, se ha subrayado que "a todos los inmigrantes se les ha aplicado escrupulosamente la legalidad vigente" e incluso cuatro de ellos, que "se declararon falsamente menores", han sido, con carácter previo a su devolución, sometidos en Melilla a pruebas periciales que finalmente "han dictaminado su mayoría de edad y la falsedad de los datos iniciales facilitados a la Policía con el fin de forzar su entrada en España". Otras fuentes apuntan a que todos habían comunicado su intención de solicitar asilo a las autoridades españolas pero a ninguno de ellos se le ha abierto el proceso legal que ha de iniciarse cada vez que un inmigrante pisa suelo espñaol y lo pide.

Horas antes, el diputado de Izquierda Unida por Asturias, Gaspar Llamazares, ha recordado al Gobierno que, en el caso de los siete subsaharianos que llegaron este martes a las islas Chafarinas, "no caben discusiones de besugos sobre fronteras entre España y Marruecos".

A juicio del diputado de IU, "está claro" que el archipiélago pertenece a la soberanía española y por tanto en este caso no cabe "expulsión en caliente alguna".

Inmigrantes en Melilla-Marruecos

Más sobre este tema
stats