Fiesta Nacional

Los pitos y los abucheos vuelven al desfile del 12 de octubre para recibir a un presidente socialista

La reina Letizia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la ministra de Defensa y el presidente de la Comunidad de Madrid, al inicio del desfile militar.

infoLibre

Pedro Sánchez, se convirtió en el blanco este viernes de numerosos pitos y abucheos en su primer desfile del Día de la Fiesta Nacional como jefe del Ejecutivo. Los gritos de "elecciones", "fuera" e incluso algún insulto se repitieron tanto a la llegada de Sánchez a la tribuna de autoridades como al finalizar la parada militar.

El líder socialista llegó a la Plaza de Lima de Madrid en su coche oficial poco antes de las 11.00 horas de la mañana, donde ya le esperaban la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Durante los corrillos posteriores en la recepción ofrecida por Felipe de Borbón en el Palacio Real, Sánchez restó importancia a los abucheos y recordó que no es la primera vez que se producen. De hecho, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero ya asumió con resignación y como "parte del guión" que cada 12 de octubre y durante ocho años consecutivos su presencia fuese rechazada por una parte de los asistentes con pitos, abucheos e insultos.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el líder del Partido Popular, Pablo Casado, reconocieron que el ruido generado por los asistentes dio pie a una situación incómoda y desagradable, pero ninguno de ellos condenó las descalificaciones, que atribuyeron a cierto malestar social.

Una de las cuestiones más comentadas en los corrillos con los periodistas tuvo que ver con el acuerdo fraguado entre Gobierno y Unidos Podemos para los Presupuestos Generales del Estado, que se materializó en un documento de medidas hecho público tan sólo un día antes de la Fiesta Nacional. En clave electoral, Sánchez dejó clara también su intención de agotar la legislatura y no convocar elecciones. Casado y Rivera se mostraron asimismo convencidos de que Sánchez tratará de mantenerse al frente del Ejecutivo hasta 2020.

Por otro lado, el socialista restó importancia al lapsus durante el besamanos de los reyes Felipe y Letizia en el Palacio Real. Tras saludarles, tanto el líder del Ejecutivo como su mujer se situaron al lado de los reyes en vez de continuar, como indica el protocolo. El propio Sánchez señaló después en una conversación informal con los periodistas, sin darle más importancia, que no había hecho más que seguir las indicaciones del personal de la Casa del Rey, algo que confirmaron después fuentes de Zarzuela. Lo relata con detalle La Vanguardia. Se había previsto que el rey posara para una fotografía junto a los representantes de los tres poderes del Estado, y por eso Sánchez y su mujer se colocaron junto a los reyes. Pero la presidenta del Congreso, Ana Pastor, saludó a los cuatro y continuó caminando, y lo mismo harían ya los presidentes del Senado, del Tribunal Constitucional y del Supremo y Consejo General del Poder Judicial. Moncloa zanjó la polémica tras negar que Sánchez tuviera ninguna intención de alterar el protocolo.

Mensajes de unidad

Tanto Pedro Sánchez como Rivera y Casado felicitaron la Fiesta Nacional de "todos los españoles" y centraron sus discursos en lanzar un mensaje de unidad, igualdad, orgullo y futuro. "Somos tierra de acogida, solidaridad, cooperación. Somos igualdad, feminismo, diversidad. Somos justicia, democracia, seguridad. Somos Agenda 2030, talento, innovación", reiteró el jefe de Gobierno a través de las redes sociales.

Por su parte, el líder de los conservadores felicitó "a todos los españoles" por la celebración de la Fiesta Nacional. "Nos enorgullece España y su gente", concluía su mensaje. El presidente de la formación naranja deseó una feliz Fiesta Nacional con el siguiente mensaje: "Tenemos la suerte de vivir en una de las mejores naciones del mundo, con una gran cultura e historia común. Unos pocos quieren liquidar nuestra democracia pero somos muchos más los que creemos en España y en nuestro futuro. Juntos somos imparables".

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó que patriotismo es garantizar derechos para todos y "no tratar de ocultar tras banderas la falta de empatía". Además, subrayó que su formación sigue trabajando para que las Fuerzas Armadas cuenten con "una Ley de Carrera Militar integral y digna, que se cumpla y no deje a ninguno tirado". "No queremos militares de primera y de segunda", resaltó el líder de la formación morada, que no acudió al desfile ni a la posterior recepción ofrecida por los reyes, como en años anteriores.

Negociación de los Presupuestos

Sánchez aseguró, asimismo, no tener intención de empezar a negociar los Presupuestos Generales del Estado de 2019 con ERC, PDeCAT y PNV hasta que los presente en el Congreso, es decir, a finales de noviembre o principios de diciembre. "Paciencia", dijo a los periodistas que le han preguntado durante una conversación informal en la recepción en el Palacio Real.

Sánchez defendió que, tras el acuerdo con Unidos Podemos, las cuentas públicas entrarán en la Cámara con más de 150 apoyos, al nivel de lo que sucedía en la primera legislatura de José María Aznar.

Mientras tanto, el presidente del Partido Popular calificaba en otro corrillo las cuentas públicas de broma, tanto por el contenido como por el socio con quien cuenta el Gobierno. Casado está convencido de que ni Bruselas dará el visto bueno a las líneas presupuestarias ni el PNV las aceptará. También el líder de Ciudadanos reprochó a Sánchez que haya pactado los presupuestos con un partido que ha reprobado al rey en el Parlamento catalán.

De su lado, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró que las cuentas cuadran y que Bruselas les dará el visto bueno. El Gobierno confía en lograr el apoyo de los nacionalistas e independentistas para aprobar las cuentas. La vicepresidenta, Carmen Calvo, señaló que ahora corresponde a los partidos que gobiernan en Cataluña, ERC y PDeCAT, decidir si quieren tener recursos para gobernar y resolver los problemas de la gente o no resolver nada y seguir en un escenario de presentar al Gobierno central como enemigo.

Manifestaciones en Cataluña

A quilómetros de distancia de Madrid, miles de personas comenzaron a manifestarse en el centro de Barcelona alrededor de las 11.00 horas. La movilización fue convocada por España y Catalans bajo el lema "Barcelona, garante de la Hispanidad". A la marcha acudieron políticos como Inés Arrimadas, Carlos Carrizosa (Cs); Dolors Montserrat, Xavier García Albiol, Alberto Fernández (PP) y Javier Ortega (Vox), además de José Rosiñol y Miriam Tey (SCC). La Guàrdia Urbana de Barcelona cifró en 65.000 los asistentes, mientras que los organizadores ampliaron la cifra a 300.000.

Frente a esta primera manifestación, las calles de la capital catalana acogieron paralelamente otra de signo antifascista. Cerca de dos mil personas se manifestaron con consignas contra el fascismo y contra el racismo. Furgones y agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra impidieron que las dos movilizaciones se pudieran unir.

 

Una persona lleva carteles alusivos al Rey Felipe VI durante la movilización con motivo del 12 de octubre.

La situación en Cataluña fue también otra de las cuestiones abordadas durante los corrillos en el Palacio Real, con especial énfasis en la reprobación al rey realizada por el Parlamento de Cataluña el jueves.

Vox y PP apadrinan los abucheos a Sánchez como arma política y consolidan su apropiación del 12-O

Vox y PP apadrinan los abucheos a Sánchez como arma política y consolidan su apropiación del 12-O

Más sobre este tema
stats