Caso Gürtel

El PP conserva dos ordenadores de Bárcenas cargados de datos internos del partido

Luis Bárcenas, el pasado 15 de mayo en la Audiencia Nacional.

Cuatro años después de que Luis Bárcenas fuese imputado en el caso Gürtel, el PP aún conserva los dos ordenadores que utilizaba su entonces tesorero, en prisión incondicional desde la tarde del jueves. Son justamente los dos portátiles que Bárcenas intentó recuperar en vano una vez fue archivada en marzo la denuncia por robo planteada contra el abogado del PP, al que acusó de haber forzado el despacho que seguía usando en la sede de Génova. El juez dictaminó que los ordenadores pertenecían al PP y no a Bárcenas.

El partido accedió a devolver a su antiguo gerente y tesorero todas sus pertenencias excepto esos dos ordenadores. Uno de ellos, aseguran fuentes próximas al exsenador, está cargado de datos internos. Y entre esos datos podría figurar la copia informática de la supuesta contabilidad B del PP, aquella que reflejan los llamados papeles de Bárcenas, que en realidad son una fotocopia de algunas páginas de un supuesto manuscrito original que incluiría otras anotaciones todavía desconocidas.

El entorno de Bárcenas asegura que los archivos informáticos –que como todos los de esa índole pueden datarse con absoluta exactitud– estaban encriptados. Es decir, acceder a ellos requería la introducción de una clave o la participación de un informático experto en descifrar documentos.

Las fuentes consultadas aseguran que el extesorero del PP, que siguió cobrando del partido hasta el 31 de enero de este año, no posee copia del disco duro de esos ordenadores.

Pero todos los hechos conocidos hasta el momento retratan a Bárcenas como un hombre extremadamente precavido. Si en esos ordenadores hay o había alguna información comprometedora, resulta por tanto difícil de creer que no se hubiera asegurado de mantener a buen recaudo una copia del disco duro.

Qué había realmente en esos ordenadores y por qué el PP se negó a entregárselos a Bárcenas pese a su relativamente escaso valor económico es una incógnita. Lo único cierto es que en los casi cuatro años y medio que dura la instrucción del caso Gürtel ninguno de los tres jueces que se han sucedido al frente de la investigación –Baltasar Garzón, Antonio Pedreira y el actual, Pablo Ruz– ha ordenado el registro del despacho o sala que siguió usando Bárcenas en la sede del PP ni el de su propio domicilio.

Salvo excepciones, los jueces ordenan diligencias a petición de parte. Y ni la Fiscalía Anticorrupción ni ninguna de las acusaciones populares personadas en el caso han solicitado en ningún momento al instructor que se incautara de ellos. Nadie lo pidió durante los casi tres años en que la investigación se desarrolló con Cándido Conde-Pumpido como fiscal general del Estado nombrado a propuesta del PSOE ni en el año y medio ya transcurrido con Eduardo Torres-Dulce al frente del ministerio público a propuesta del PP.

Tras la apertura de una pieza separada a raíz de que el diario El País publicase en enero los papeles de Bárcenas, otra acusación popular, la que representa a Izquierda Unida, a la Asociación Libre de Abogados (ALA) y a Ecologistas en Acción, se ha sumado al caso aunque solo en su nueva rama.

¿Por qué nadie ha pedido al juez que requiera al PP la entrega de esos dos ordenadores? Una fuente que sigue de cerca la investigación de la pieza separada sobre los papeles de Bárcenas ofrece la siguiente respuesta: “Pedirlos ahora entraña el riesgo de que en el disco duro interno no quede nada”. Y, a menos que alguien hubiese eliminado archivos y que de ese borrado quedase un rastro detectable, eso se convertiría en la práctica en una prueba de descargo para el PP, cuyos dirigentes llevan meses proclamando que el contenido de los papeles de Bárcenes es rotundamente falso.

Un vídeo como salvaguarda

Pero aun si Bárcenas no conserva copia del disco duro de los dos ordenadores que mantuvo el PP en su poder, sus allegados aseguran que guarda otra baza: hace más de un año, y a modo de mecanismo de salvaguarda por si su situación procesal empeoraba de modo irreversible, el extesorero depositó ante notario una declaración y un vídeo en el que, según las fuentes consultadas, se le ve leyendo ese mismo texto. La existencia de ese vídeo fue adelantada ayer por los programas Las Mañanas de Cuatro y Te vas a enterar, el magacín matutino y el vespertino de la cadena.

Posteriormente, el entorno de Bárcenas confirmó a infoLibre que el vídeo obra en poder de un notario y, aunque nadie ha precisado la fecha exacta de su entrega, el marco temporal –entre un año y año y medio– sugiere que pudo producirse en torno al momento –marzo de 2012– en que la Audiencia Nacional volvió a imputar al extesorero, a quien el juez madrileño Antonio Pedreira había exonerado de culpa. 

El contenido de esa declaración no ha trascendido. Pero los cercanos a Bárcenas sostienen que, si llegara a conocerse, resultaría demoledor.

Quienes todavía apoyan a Bárcenas desde el ámbito del PP creen que el extesorero no desvelará ninguna información gravemente comprometedora por el momento, aunque el solo anuncio de su existencia ya constituye un serio aviso. El abogado de Bárcenas presentará a comienzos de semana un recurso contra el encarcelamiento de su cliente sin posibilidad de fianza. Será la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional la que resuelva el litigio.

Cospedal dice que ningún partido ha hecho un “esfuerzo de estriptis” como el PP

Cospedal dice que ningún partido ha hecho un “esfuerzo de estriptis” como el PP

Más sobre este tema
stats