Cataluña

El PP teme que el Parlament imponga una votación en secreto de la resolución de JxSí y la CUP

JxSí y CUP proclaman el inicio del proceso hacia la república catalana

El Tribunal Constitucional se reunirá este jueves para estudiar la admisión a trámite los recursos de amparo registrados un día antes, este miércoles, por el PP de Cataluña, el PSC y Ciutadans contra la propuesta de resolución registrada por JxSí y la CUP en el Parlament de Cataluña y que marca la hoja de ruta para la construcción de una república catalana independiente. En este contexto, hay dos posibles escenarios. Uno, el menos esperado, supondría que el TC paralizase de forma cautelar todo el proceso. Y dos: que tome nota y estudie las demandas de cada uno de los grupos. Este segundo escenario supondría que el texto registrado por las fuerzas independentistas llegaría al pleno del Parlament y que los diferentes parlamentarios tendrían que pronunciarse al respecto.

La preocupación de los conservadores catalanes es que el Parlament –basta con que lo pidan dos grupos parlamentarios minutos antes del inicio del pleno, según las fuentes consultadas– imponga el voto secreto. Con esta vía, sería imposible identificar a posteriori a los diputados que votasen a favor de iniciar el camino hacia la independencia en el caso de que una sentencia posterior del TC anulase la iniciativa de JxSí y la CUP.

En este caso, la estrategia del Grupo Parlamentario Popular sería la de tomar la palabra antes del inicio de la sesión y dejar claro que todos sus miembros están en contra de la citada resolución que, entre otros asuntos, se marca un plazo de 30 días para desarrollar la tramitación de las leyes del proceso constituyente, de seguridad social y de la hacienda pública.

Con este gesto, los conservadores intentarían que el resto de fuerzas no independentistas también se retratasen al respecto.

Una vez aprobado el texto de JxSí y la CUP en el pleno del Parlament, entraría en juego lo que el Gobierno llama "la maquinaria del Estado". En este caso, el recurso ante el Constitucional sí paralizaría automáticamente la resolución mientras resuelve. Cualquier inobservancia a esta paralización llevaría poner en práctica por primera vez la reforma de la ley del Tribunal Constitucional aprobada el pasado septiembre en soltario por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados según la cual las autoridades públicas que incumplan sus resoluciones se exponen, primero, a una sanción y, en última instancia, a la inhabilitación.

En el Gobierno insisten en que Rajoy tiene todo dispuesto para actuar en función de la evolución de los acontecimientos y que su estrategia está inspirada en la "moderación y la proporcionalidad". La aplicación del artículo 155, que permite la suspensión de la autonomía o la recuperación de competencias por parte del Estado, es el último de los escenarios contemplados.

Rajoy actuará "al día siguiente o a los dos días"

Casi al tiempo que eran registrados los recursos del PP, PSC y Ciutadans, el presidente del Gobierno, en un acto organizado por el diario El Mundo avanzó que si el Parlamento catalán aprueba la declaración independentista la recurrirá "al día siguiente o a los dos días" y se comprometió a mantener el "diálogo político" con todas las fuerzas políticas, o al menos "con las principales" para ir trasladándoles las medidas que se vayan tomándose en cada momento.

"Los que pretenden saltarse la legalidad lo hacen porque no tienen el apoyo popular necesario para cambiarlo. No nos engañemos en lo fundamental ni caigamos en el discurso falaz de contraponer ley y democracia, la única democracia es la que se basa en la ley", mantuvo.

A juicio de Rajoy, desde la Generalitat se ha creado "un clima de falsedades" contra la "historia en común" de los españoles. "Ni España, ni su Gobierno, ni sus instituciones ni sus partidos son responsables de lo que allí pasa [...] Ni de los escándalos, ni de la ruptura de la coalición de Gobierno, ni de la desaparición del catalanismo moderado e integrador ni de dejar el Gobierno en manos de un partido antisistema como es la CUP", destacó.

Preguntado sobre si las conversaciones en la Moncloa con el resto de fuerzas políticas de estos días –excepto las mantenidas con Podemos e IU, en las que no hubo gran sintonía– iban a fraguarse en un acuerdo de mínimos o pacto firmado, el presidente dio a entender que no. "Yo creo que hay un documento que es muy importante que es la Constitución Española. Se trata lisa y llanamente de cumplirlo", dijo.

Forcadell desoye a la oposición y mantiene el pleno en el que se debatirá la ruptura con España

Forcadell desoye a la oposición y mantiene el pleno en el que se debatirá la ruptura con España

Más sobre este tema
stats