Plaza Pública

Preguntas a la dirección de Podemos

Eugenio del Río

Soy uno de los muchos inscritos en Podemos, aunque nunca he pertenecido a sus estructuras. Estoy interesado en que sus actuales conflictos se encaucen de la mejor manera posible, en unos momentos en los que el panorama político español está sembrado de minas y en el que se hace especialmente necesaria la colaboración entre las fuerzas contrarias a las tres derechas.

Movido por esta preocupación, deseo formular las siguientes preguntas a la actual dirección de Podemos:

¿Era imprescindible pronunciarse sobre esta cuestión cuando apenas habían transcurrido unas pocas horas desde que se hizo pública su existencia? Pablo Iglesias reprocha que no se haya tenido en cuenta la opinión de las y los inscritos de Podemos a la hora de promover Más Madrid. Pero, en esos mismos momentos, anuncia que Podemos votará a favor de la candidatura de Manuela Carmena para el ayuntamiento y que competirá con la que encabeza Íñigo Errejón para la comunidad. ¿Quién ha autorizado a Pablo Iglesias a decidir en nombre de Podemos antes de que se lleve a cabo la correspondiente consulta? ¿No estamos una vez más ante el recurso al plebiscito una vez que se han tomado las decisiones?

¿Tan importante es la aparición del nombre de Podemos en las elecciones a la Comunidad de Madrid como para invalidar la lista aprobada por los inscritos? Si esa lista era buena antes, ¿dejará de serlo si concurre con otro nombre?

En algunos textos acordados por el Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos de Madrid se preconiza algo que no parece incompatible con lo que están impulsando Manuela Carmena e Íñigo Errejón. "El reto sigue siendo –dice una de las declaraciones– construir alianzas, no en torno a una suma de siglas y por arriba, sino al trabajo en lo social y en lo local, por abajo, construyendo unidad popular". Otra declaración añade: "Necesitamos empezar esta labor desde este momento, tejiendo alianzas con los otros espacios políticos, y creando una coordinación desde lo municipal a lo autonómico" (El País, 19 de enero de 2019). ¿Cómo concuerda esto con el rechazo a acudir a las urnas con una marca distinta de Podemos?

Dado que políticamente Más Madrid representa lo mismo en las municipales y en las autonómicas, ¿cómo se explica la adhesión a su expresión municipal y el rechazo de su vertiente autonómica? ¿No hay ahí una extraña inconsecuencia? La enigmática afirmación de Pablo Iglesias –Íñigo no es Carmena– carece de sentido. Una vez sellado el acuerdo, lo cierto es precisamente lo contrario: Íñigo es Carmena.

Si se presenta Podemos en mayo a las elecciones a la Comunidad de Madrid causará un perjuicio a la candidatura que encabeza Íñigo Errejón, que es respaldada por Manuela Carmena. ¿No es incoherente apoyar a Manuela para que gane las elecciones municipales y restar fuerza a la candidatura que ella misma respalda para la comunidad?

Si la candidatura de Podemos quedara por debajo del 5% –como vaticina una encuesta publicada el viernes día 18– y, por lo tanto, no obtuviera ningún escaño en la Asamblea de Madrid, ¿qué razones de peso para justificar tal participación podrá esgrimir quien tome esta decisión, evidentemente perjudicial para Podemos?

Puestos en lo peor, si esos votos perdidos facilitaran un gobierno de derechas en la Comunidad de Madrid, ¿quiénes asumirán las responsabilidades de tamaño desastre?

Y no estamos hablando de un problema puramente madrileño sino que tendría repercusiones lamentables en toda España. Es difícil exagerar la importancia que posee privar a la derecha de su poder en la Comunidad de Madrid.

¿Está dispuesta la dirección de Podemos a iniciar un diálogo con Más Madrid para buscar una unidad a todas luces imprescindible? ¿O considera que ya no hay nada que hablar? Quienes han reclamado con tanto énfasis el diálogo en relación con el independentismo catalán, ¿lo consideran inútil cuando se trata de Más Madrid?

  * Eugenio del Río es ensayista políticoEugenio del Río

Un Madrid para la gente

Más sobre este tema
stats