Marsans

El primo del rey que alegó lagunas de memoria para evitar el embargo en el 'caso Marsans' sigue en el consejo de Cepsa

El infante Carlos de Borbón aplaude al rey, a su llegada a un acto en Madrid el 22 de noviembre de 2011.

Dos años largos después de que su defensa alegase una “enfermedad degenerativa” que afectaba a sus facultades mentales para evitar el embargo de sus bienes en el caso Marsans, Carlos de Borbón-Dos Sicilias permanece en el consejo de administración de Cepsa SA.

Un comunicado oficial publicado por la petrolera el pasado martes y en el que anuncia el nombramiento de nuevo consejero delegado confirma que el primo del rey continúa ocupando uno de los ocho asientos del máximo órgano de dirección de la petrolera. Su nombre aparece precedido de las siglas S. A. R., que significan Su Alteza Real

De Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria y al que el rey concedió el título de infante de España en 1994era consejero de Marsans, buque insignia de Gerardo Díaz Ferrán. Tras la quiebra, el administrador concursal  pidió que se determinase cuál era su estado de salud cuando en octubre de 2009 firmó las cuentas anuales de Marsans, que reflejaban el desvío de 221 millones de euros a otra empresa de Díaz Ferrán, Teinver.

A cuánto ascienden las retribuciones de los consejeros es un dato que Cepsa, exenta de cotización, no desvela en su informe de responsabilidad corporativa. Pero no es una incógnita que la petrolera está controladaal 100% por el fondo soberano –es decir, gubernamental– de Abu Dhabi IPIC. El resultado de la compañía en 2012 después de impuestos ascendió a 591,2 mllones de euros. 

Abu Dhabi mantiene una magnífica relación con la Corona española.

En noviembre de 2011, aunque la noticia no trascendió hasta siete meses más tarde, el primer ministro de los Emiratos regaló a Juan Carlos I dos Ferraris. Valorados en 500.000 euros, la Zarzuela aparcó literalmente los dos lujosos vehículos para su posterior entrega a Patrimonio Nacional. Qué ha ocurrido con ellos es un misterio.

Ayer, un portavoz oficial de Cepsa declinó valorar el hecho de que un familiar de Carlos de Borbón-Dos Sicilias hubiese aportado al juzgado en 2011 un informe médico para acreditar que el aristócrata era víctima de una patología causante de “lagunas de memoria” y dificultades del habla. 

Denegación de la solicitud de embargo

El primo del rey, se limitó a asegurar el portavoz de Cepsa, “ es consejero desde 1987”, con lo que no se trata de que haya sido “ratificado ni nombrado” esta semana. En realidad, y así consta en la última memoria anual de la operadora, la última reelección de De Borbón-Dos Sicilias como consejero se produjo “el 25 de junio de 2012”. 

Su reelección llegó, por tanto, un año y tres meses después de que uno de sus yernos, Pedro López Quesada, compareciera como testigo ante la juez del caso Marsans y afirmase lo siguiente: "Dada la dignidad de Su Alteza, nos preocupaba que siguiera atendiendo unas responsabilidades que no tenía la necesidad ni obligación de atender”.

Finalmente, la juez de lo Mercantil denegó la petición de embargo solicitada por los administradores concursales de Marsans contra  De Borbón-Dos Sicilias y los otros consejeros de la empresa, entre ellos un hijo del antes poderoso y hoy caído en desgracia Gerardo Díaz Ferrán, preso en la madrileña cárcel de Soto del Real desde diciembre. Hasta octubre de 2012, el infante Carlos de Borbón figuró igualmente como consejero de la inmobiliaria Reyal Urbis.

Precisamente la ruina de Marsas y su vaciamiento de bienes para eludir las reclamaciones de los deudores fue la clave que llevó al juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco a dictar orden de prisión para Díaz Ferrán eludible bajo fianza de 30 millones de euros.

El juez del 'caso petroleras' pide a Interpol que verifique la localización del 'jeque de Cepsa'

El juez del 'caso petroleras' pide a Interpol que verifique la localización del 'jeque de Cepsa'

Más sobre este tema
stats