El futuro del PSOE

El PSOE desautoriza fulminantemente la idea del PSC de eliminar el concierto vasco

Pere Navarro, líder del PSC, en el desayuno informativo del Fórum Europa este 13 de junio.

Otra vez el PSOE ha tenido que salir a enmendar la plana al PSC fulminantemente. Y no es tan frecuente. Ocurrió cuando Pere Navarro pidió al rey la abdicación en su hijo. O con el derecho a decidir. Y ocurrió otra vez este jueves, cuando el primer secretario de los socialistas catalanes reclamó en público, en Barcelona, la supresión de los conciertos vasco y navarro porque son un "privilegio". Cuando la tormenta por las declaraciones de Navarro se estaba poniendo ya muy fea, Ferraz cortó por lo sano. La ejecutiva canalizó un primer mensaje oficial, el aviso de que "no contempla" en ningún caso la eliminación de los concierto y la reafirmación de que el PSOE "respeta los derechos históricos de Euskadi y Navarra recogidos en la Constitución". Después, salió a reforzarlo Elena Valenciano, la número dos del partido, insistiendo en que la idea del PSC no cabía en la propuesta de reforma constitucional del Estado que quiere el PSOE. 

"Si queremos una financiación justa, empecemos por eliminar en la reforma de la Constitución los privilegios que existen hoy, porque sólo así podremos construir un sistema justo para todos", señaló Navarro durante el desayuno informativo en la capital catalana. "Hablen con cualquiera que no sea vasco o navarro y le dirá que es un tema que debe solucionarse", informa Europa Press.

El primer secretario ya previno de que sus tesis podrían generar "polémica". Y lo hicieron. Automáticamente se pronunciaron en cascada dirigentes de varios partidos. Todos en contra, salvo Rosa Díez, líder de UPyD, que dio la bienvenida al PSOE a la "racionalidad". El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, calificó la sugerencia del dirigente catalán de "ataque frontal" al autogobierno de Euskadi. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, definió la propuesta de Navarro como "una barbaridad" y confió en que fuera producto de "una ignorancia supina" y no de "un análisis político". La presidenta de Navarra y de UPN, Yolanda Barcina, reclamó al jefe del PSC una rectificación y que respetara el "régimen foral" de la comunidad, con pleno "respaldo" en la Constitución.

El PP, a través de su portavoz y portavoz adjunto en el Congreso, Alfonso Alonso y Leopoldo Barreda, ambos vascos, embistieron a Navarro por "desconocer" qué es el concierto, que no es un "privilegio" sino una "fórmula de lealtad y cooperación" con el resto de España. Las declaraciones de hoy, atizaron, son una prueba del "desconcierto" en el que vive sumido el PSOE. Eduardo Madina, diputado en el Congreso por Bizkaia y presumible candidato en primarias, recordó al primer secretario que la Carta Magna blinda el concierto, y "si está ahí, es por algo". El líder de los socialistas navarros, Roberto Jiménez, mostró su rechazó y aseguró que seguirá defendiendo la "foralidad y el convenio", que tiene "perfecto encaje constitucional". El portavoz del PSE en el Parlamento vasco, José Antonio Pastor, negó que el concierto sea un "privilegio" y acusó a Navarro de "echar balones fuera" ante las "inquietudes y angustias propias" de su partido en Cataluña.

Cupo sí, concierto no

Pero Pastor dijo algo más, que Alfredo Pérez Rubalcaba estaba muy "disgustado" por las palabras del primer secretario del PSC. En efecto, el nuevo desmarcaje de Navarro sentó como un tiro en Ferraz. "El PSOE no contempla la posibilidad planteada por el PSC", señalaron fuentes oficiales de la ejecutiva. Y por si quedaba alguna duda, advirtieron de que la idea del PSC no se incluiría de ninguna manera en la propuesta de reforma de la Constitución en un sentido federal que debe aprobarse en el Consejo Territorial del próximo 6 de julio en Granada. 

Valenciano, vicesecretaria general, diluyó la afirmación pública de Navarro a un "comentario". "Entiendo que es lo que ha sido. Nosotros trabajamos en un modelo de España fuerte, reforzadas sus comunidades autónomas en un sentido federal. En eso estamos y no compartimos la apreciación de Navarro". Patxi López, secretario general del PSE y secretario de Relaciones Políticas de la ejecutiva federal, cerró la ronda de reprimendas de la mañana: el concierto vasco, dijo, "no está en cuestión". 

Navarro encontró mayor empatía a su propuesta en Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, quien pidió una "revisión total" del sistema de financiación, también para Euskadi y Navarra, de forma que sea más igualitaria, informa Europa Press. 

Lo cierto es que en el documento del PSC de reforma de la Carta Magna se hablaba de la "corrección solidaria del privilegio foral del cupo", y el PSOE andaluz también planteaba dar una vuelta a este asunto. Pero una cosa es el cupo, la fórmula de cálculo, la cantidad que el País Vasco entrega anualmente el Estado por los servicios que este presta en la comunidad. Y otra es el concierto vasco y el convenio navarro, los regímenes económico y fiscal de ambos territorios que hunden sus raíces en los fueros y que la Constitución reconoce expresamente. "Sobre el cupo puede haber discusión, pero no sobre el concierto, de ningún modo –explicaban desde Ferraz–. No sabemos si Pere Navarro sabía de lo que hablaba o se ha liado. Si se refiere al concierto, no hay nada de qué hablar. No está en discusión".

El PP cree "una mala noticia" el nombramiento de Montero en Hacienda porque "cuestiona el Concierto Vasco"

El PP cree "una mala noticia" el nombramiento de Montero en Hacienda porque "cuestiona el Concierto Vasco"

Más sobre este tema
stats