hucha de las pensiones

El PSOE propone cofinanciar las pensiones con impuestos a la banca y las transacciones financieras

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

infoLibre

El PSOE quiere crear dos nuevos impuestos para ayudar a costear el gasto en pensiones, uno que gravaría las transacciones financieras y otro que se aplicaría a la banca que, tras ser rescatada con dinero público durante la crisis, ahora debe contribuir a sostener el sistema público de pensiones.

Así lo ha anunciado este martes el secretario general del partido, Pedro Sánchez, en un desayuno informativo organizado por el foro de la Nueva Economía. El líder socialista considera "justo" que la banca ayude a financiar las pensiones después de que el sector financiero español fuera rescatado con 60.000 millones de euros de dinero público durante la crisis y recuerda que países como Francia y Reino Unido han aprobado iniciativas similares.

Según los cálculos de Sánchez, con la creación de este impuesto extraordinario a la banca se podrían recaudar entre 800 a 1.000 millones de euros anuales. Junto a los ingresos por la tasa a las transacciones financieras, el PSOE estima en 2.745 millones de euros anuales lo que se podría recaudar con estos dos nuevos gravámenes.

Impuesto para la banca, al 8%

La idea que barajan los socialistas, según han detallado a Europa Press fuentes de la dirección del partido, es establecer para la banca un "impuesto paralelo" al de Sociedades, que estiman en principio con un tipo del 8% sobre la misma base imponible que el impuesto de sociedades, según las mismas fuentes, que calculan que con esta medida podrían recaudar entre 800 a 1.000 millones de euros.

El PSOE recuerda que una iniciativa similar se ha puesto en marcha en Reino Unido, mientras que los socialistas quieren emular a Francia implantando en España una tasa a las transacciones financieras de empresas con una capitalización de mercado superior a los 1.000 millones de euros.

Eso sí, la medida que plantean los socialistas es menos ambiciosa que la francesa, pues piensan en un gravamen del 0,1 por ciento, cuando en Francia alcanza el 0,3%. Los ingresos que aportaría esta tasa generarían otros 800 a 1.000 millones de euros anuales. Es decir, con los dos nuevos impuestos podrían obtenerse hasta 2.000 millones de euros al año.

Aumento del tope máximo de cotización

Los otros 745 millones de euros restantes que prevén generar en forma de nuevos ingresos procederían probablemente de aumentar el umbral del tope máximo de cotización a la Seguridad Social para los trabajadores que ganen más de 45.000 euros brutos anuales. La idea que tienen en mente los socialistas sería elevar el tope hasta los 60.000 euros anuales, frente a los 45.000 euros actuales. Los trabajadores que ganen más de 60.000 euros anuales no cotizarían por la cantidad que supere ese salario.

El plan elaborado por el PSOE para reequilibrar el presupuesto de la Seguridad Social, que tendrá un déficit estimado en 2018 de en torno a 15.000 millones de euros, calcula que se podrían generar otros 8.000 millones de euros en forma de ingresos con el pacto para elevar los salarios que plantean los socialistas y el mero aumento de las cotizaciones por la creación de empleo prevista.

Así, el PSOE cree que en torno a un treinta por ciento de los ingresos para equilibrar las cuentas debería proceder de una "política de creación de empleo basada en salarios decentes, de modo que el aumento de la cotización media (naturalmente complementada por el aumento del número de cotizantes) sea una parte crucial del reequilibrio a lograr".

Las cuentas cuadrarían, según las previsiones de los socialistas, si se reduce en 4.347,83 millones de euros los gastos de la Seguridad Social, dejando de hacer frente a "gastos que no debe".

Se refieren los socialistas a gastos como las "tarifas planas" y demás reducciones de cotizaciones procedentes de las políticas activas de empleo, que deberían financiarse en su opinión por la vía de los presupuestos generales del Estado, así como los gastos de personal, gastos corrientes de bienes y servicios y de inversión de los Organismos de la Seguridad Social, que también deberían financiarse con los PGE.

Volver a actualizar las pensiones con el IPC

La propuesta que defiende el PSOE para sostener el sistema público de pensiones pasa por reequilibrar el presupuesto de la Seguridad Social racionalizando gastos, pero no a costa de que los pensionistas pierdan poder adquisitivo.

A diferencia del PP, al que el PSOE acusa de equilibrar el sistema "recortando gradualmente los gastos en pensiones contributivas", los socialistas ven viable volver a la fórmula que actualizaba las pensiones en función del IPC, para evitar precisamente la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas.

A pesar de que el PSOE explica en un documento que estas medidas son para ejecutar en el corto plazo, no descarta que éstas u otras similares sigan siendo necesarias "en el medio plazo".

Argumenta, en este sentido, que a partir de 2023 probablemente el ajuste deberá continuar por la existencia de un nuevo desequilibrio: el ocasionado por la entrada creciente como pensionistas de las cohortes del baby boom. "Solamente a partir de 2050 se volverá a equilibrar el sistema y hasta entonces, probablemente, deberemos inyectar recursos complementarios", sostiene el informe socialista.

10 acuerdos de país con la ciudadanía

Sánchez ha adelantado además que su partido, entre enero y mayo, va a estrechar los contactos con la ciudadanía para elaborar entre todos diez acuerdos de proyecto de país que se transformarán en iniciativas parlamentarias a partir de junio. Si no consiguen ser aprobadas, el PSOE las incorporará a su programa electoral para las próximas generales.

Además de la propuesta sobre pensiones, que se empezará a explicar a la ciudadanía en una serie de asambleas abiertas que comenzarán este jueves en Granada y se celebrarán por toda la geografía española, el PSOE trabajará en un pacto por la educación que ponga fin a la LOMCE, y en un gran acuerdo en favor de la ciencia y la industria.

También elaborarán acuerdos en conversación con la ciudadanía sobre la política del agua, la renta mínima vital para los más pobres, un pacto de rentas para subir los salarios de los trabajadores, medidas para rescatar a los jóvenes, así como sobre las políticas de igualdad de género e igualdad salarial y contra la violencia machista.

La revisión del modelo de financiación autonómica será otro de los acuerdos de país que elaborará el PSOE, que tiene serias dudas de la voluntad del Gobierno para actualizarlo, vistos los "intentos de chantaje" del Ejecutivo de Rajoy a las Comunidades Autonómas gobernadas por los socialistas, ha denunciado Sánchez.

Otro de los acuerdos tendrá que ver con los presupuestos alternativos que el PSOE presentará a las cuentas de Rajoy para 2018 y que en el trámite parlamentario tomarán la forma de una enmienda a la totalidad.

Sánchez ha confirmado que su partido no apoyará los presupuestos de Rajoy porque implican recortes del gasto en políticas sociales y porque el PP cuenta con apoyos suficientes para sacarlos adelante, entre los que ha incluido los votos del PNV.

El último de los consensos en los que trabajará el PSOE será un nuevo pacto constitucional que implique en el proyecto de país a las generaciones que no votaron el texto de 1978, como los jóvenes que protagonizaron las reivindicaciones del movimiento del 15-M.

Ni moción de censura ni adelanto electoral

El líder socialista ve agotado al Gobierno de Mariano Rajoy pero, en lugar de pedir un adelanto electoral, quiere ejercer el liderazgo desde los gobiernos autonómicos y municipales, y desde su papel de oposición en el Parlamento.

Sánchez ha desechado así la opción de promover una moción de censura contra el Ejecutivo de Rajoy y ha dicho compartir con los votantes de Podemos la "consternación" con el alineamiento de su líder, Pablo Iglesias, con los independentistas y su negativa a defender la integridad territorial de España, algo que ha tildado de "error histórico".

Varios dirigentes territoriales del PSOE se desplazaron este martes al hotel Palace para escuchar al líder de su partido, como los presidentes de Baleares, Francina Armengol, y Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, y los secretarios generales de los socialistas vascos, Idoia Mendia, y Madrid, José Manuel Franco. También estaba presente el exsecretario de Organización del PSOE José Blanco.

 

CCOO y UGT exigen al Gobierno diálogo y mejores subidas en las pensiones ante las puertas del Congreso

CCOO y UGT exigen al Gobierno diálogo y mejores subidas en las pensiones ante las puertas del Congreso

Más sobre este tema
stats