Fútbol

El Recre, un rescate público de alto riesgo

El Recre, un rescate público de alto riesgo

"Todo sea por el Recre". La frase es del alcalde de Huelva, Gabriel Cruz (PSOE), y la pronunció este viernes al anunciar la momentánea "salvación" del Recreativo de Huelva, el conocido como Decano del fútbol español, fundado en 1889 y que milita en Segunda División B.

El club tenía un primer escollo para su supervivencia el jueves 30 de junio, cuando expiraba el plazo para pagar casi un millón de euros a la Asociación de Futbolistas Profesionales (AFE), garante del cobro de las nóminas de los profesionales, para evitar el descenso a Tercera División, lo que hubiera acentuado el riesgo de desaparición. La aportación económica se realizó in extremis con lo recaudado por una campaña popular, Líberos del Decano, y por distintas empresas, entidades, asociaciones e instituciones, en una iniciativa liderada por el alcalde, Gabriel Cruz, al que el presidente de la federación de peñas del Recre, José Antonio Cabrera, llama "nuestro capitán".

Ahora este "capitán" está a punto de culminar un empeño aún más ambicioso que esta "salvación" momentánea: la expropiación de las acciones del Recreativo para evitar definitivamente su desaparición, una operación de riesgo para el Ayuntamiento, según ponen de relieve los informes del interventor y el secretario municipal, así como una auditoría del club, documentos a los que ha tenido acceso infoLibre.

La expropiación aún no está culminada. Es, a juicio del Gobierno local, el cierre de un proceso global que tenía su primer hito en el 30 de junio con el final del plazo de la AFE, que pendía sobre la cabeza del club como una espada de Damocles. El último empujón para cumplir con los requerimientos de la asociación que vela por los intereses de los profesionales –que sufren reiterados impagos en el Recreativo– lo dio casi sobre la bocina la Caja Rural del Sur, que financió una aportación de 236.000 de la empresa Onubafruit.

35.000 euros de la Diputación de Huelva

Antes, también a última hora, la Diputación de Huelva aportó 35.000 euros para llegar a tiempo a pagar a los futbolistas. La implicación en la solución de Caja Rural del Sur se produjo después de que el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, llamara personalmente al presidente de la entidad financiera, José Luis García Palacios, el jueves antes de las 8 de la mañana. "Acababa de sacar a mis perros", rememora García Palacios, que activó la maquinaria a toda velocidad para ofrecer una garantía de pago a la AFE antes de las 12.00. El concejal de Huelva y vicepresidente de la Diputación, José Fernández, se ha implicado directamente en negociaciones en Madrid con el presidente de la AFE, Luis Rubiales.

Los límites de lo público y lo privado se desdibujan en este proceso de "salvación" del Recreativo, como así la llama el propio alcalde. Y en adelante se desdibujarán aún más. El Ayuntamiento está a punto de culminar la expropiación de las acciones del club que posee Gildoy, con lo que el Consistorio onubense se quedaría con un 99,8% de la entidad. Así lo aprobó el pleno municipal el 6 de junio con el apoyo del PSOE, que promovió la iniciativa, el PP, Ciudadanos y Mesa de la Ría, y con la abstención de Participa Sevilla y el voto en contra de Izquierda Unida.

El "interés social" de un Bien de Interés Cultural

El texto aprobado invoca el "interés social" del Recreativo, así como su próxima inscripción por parte de la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural en la categoría de Actividad de Interés Etnológico. Así se justifica su expropiación, al establecer que Gildoy, y en particular el actual máximo accionista, Pablo Comas, están incumpliendo las obligaciones de protección de los bienes que forman parte del "Patrimonio Histórico Andaluz".

Lo que previsiblemente ocurrirá será la municipalización de un club en "quiebra técnica", situación financiera admitida por el propio Ayuntamiento en el texto aprobado. El 27 de junio el pleno desestimó las alegaciones de Comas –considerado por la afición y el Ayuntamiento responsable de la ruina del club–. La culminación de la expropiación aún no tiene fecha establecida. "De momento estamos en lo más inmediato", explican desde el Ayuntamiento, donde no aclaran incógnitas como, por ejemplo, qué pasará y quién pagará, cuando el club pase a ser municipal, a la plantilla de trabajadores del Recre, que sufre impagos.

Un ayuntamiento "intervenido", un club líder en la lista de morosos

La expropiación conlleva que el Ayuntamiento de Huelva, con una deuda de 221,8 millones de euros e "intervenido" económicamente, según el propio alcalde, asumirá a su vez la deuda que tiene el Recreativo de Huelva, que asciende al menos a 21,2 millones de euros, según las cuentas del club de la temporada 2014-2015. Este "al menos" es una prevención, ya que la realidad financiera del club es una incógnita, también para el Ayuntamiento. Una auditoría firmada el 18 de mayo de 2016 por el auditor de cuentas Jenaro López, de Hispacontrol, proyecta sombras inquietantes sobre la realidad de un club a punto de ser nacionalizado.

El informe de Hispacontrol señala que el auditor ni siquiera tiene base suficiente para conocer la situación del club, dada la escasez y sesgo de la información entregada. En cuanto al funcionamiento interno, la auditoría describe una ausencia de mecanismos de control interno, escasa o nula planificación, falta de documentación sobre los actos... "Las indicadas carencias [...], la ausencia de protocolos internos [...] afecta a la confianza que el auditor deposita en los estados contables analizados", señala el informe. infoLibre ha intentado sin éxito recabar la opinión del Recreativo de Huelva y de su máximo accionista, Pablo Comas. El Ayuntamiento va a asumir el 99,8% de un club del que no se conoce su realidad. Sí se sabe que el Recre está en la lista de morosos de Hacienda, con una deuda de 13,5 millones de euros, el club que lidera esta clasificación de morosidad.

El propio acuerdo aprobado en el pleno señala que, “una vez preservada la continuidad y viabilidad del Recreativo”, se procederá a “devolver otra vez el club a la iniciativa privada, en cumplimiento de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local”. Es decir, el Ayuntamiento no tiene el menor interés en quedarse con el Recreativo. Pero tampoco puede ofrecer garantías de que aparezca un inversor interesado en un club endeudado hasta las cejas que milita en Segunda División B. Mejor dicho, un club que militará en Segunda B –categoría que salvó la última temporada tras un emocionante final– si deposita este mismo mes de julio el aval de 250.000 euros necesario para competir, aunque este es un escollo que, una vez superado el de la AFE, ahora parece ciertamente asequible. El Recreativo también tiene que pagar 750.000 euros a la Federación Española de Fútbol antes del 31 de julio.

Objetivos de estabilidad, deuda y pago a proveedores incumplidos

Ni el interventor ni el secretario municipal se han opuesto expresamente a la expropiación del Recreativo. Pero sus informes sobre el tema evidencian dudas sobre la operación. Fernando Varela, interventor municipal, recuerda que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local sólo permite a las entidades locales hacer aportaciones patrimoniales a sociedades mercantiles "si se ha cumplido con los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda pública y periodo medio de pago en el ejercicio anterior". "Objetivos", señala el informe del interventor del 3 de junio, "que no se han cumplido por este Ayuntamiento".

El mismo día, 3 de junio –tres antes de someter al pleno el texto para la expropiación–, emitió su informe el secretario general del Ayuntamiento, Felipe Albea. Al igual que el interventor, Albea no se opone a la expropiación, que no constituye en ningún caso una ilegalidad. Pero sí pone el dedo en la llaga de la mala situación de un ayuntamiento que acude al rescate de un club en quiebra. "Una vez preservada la continuidad y viabilidad del club, y debidamente estructurada y planificada la gestión de la sociedad que ejerce su actividad, el Ayuntamiento debería plantearse la más pronta devolución de la misma a la iniciativa privada", señala el texto del secretario. El Ayuntamiento no ha hecho público aún el plan para garantizar la viabilidad del club, ni a quién lo venderá.

Competencia "impropia"

El secretario municipal subraya la "dificultad" que, desde la perspectiva de la Ley de Administración Local, "presenta el hecho de que un ayuntamiento, en las condiciones financieras en las que se encuentra el de Huelva, pueda desarrollar una competencia impropia como la gestión de un club de fútbol profesional". El Ayuntamiento sí tiene como competencia propia la gestión del agua, pero en este caso la empresa que la gestiona sólo es del Ayuntamiento en un 51%, mientras el restante 49% es privado. Cuando se culmine la expropiación, se dará la circunstancia de que el Ayuntamiento tendrá más participación en el club de fútbol que en la empresa de gestión de aguas.

Uno de los aspectos más sorprendentes de este intento de evitar la desaparición del Recre es la campaña ciudadana Líberos del Recre, que ha logrado reunir más de 700.000 euros, en una sorprendente demostración de relaciones públicas y persuasión. Ha sido una muestra más del clima de presión social para salvar al Recre, que ha incluido manifestaciones, una enorme presencia de la cuestión en los medios de comunicación, actividades solidarias...

El colectivo de aficionados Recreativo Supporters Trust, uno de los promotores de la campaña de salvación, tiene como objetivo último que el club, a través de los fondos recaudados, pueda ser propiedad de la afición, convirtiéndose en una suerte de club popular. De momento, está a punto de convertirse en un club municipal.

Así ha acabado la ciudad de Huelva tragándose la deuda privada de su club de fútbol

Así ha acabado la ciudad de Huelva tragándose la deuda privada de su club de fútbol

Más sobre este tema
stats