Sáhara Occidental

El referéndum de autodeterminación que se reclamará en Madrid

Imagen de una manifestación a favor de la independencia del Sáhara en Madrid.

España, Marruecos y Mauritania firmaron, el 14 de noviembre de 1975, un acuerdo político en el que se acordaba que nuestro país cedería el territorio del Sáhara Occidental –hasta entonces conocido como Sáhara Español– a los dos países. Se acordó además que, hasta finales del mes de febrero de 1976, habría un periodo de transición en el que ese espacio estaría administrado por una coalición tripartita formada por los tres Estados, como explica a infoLibre Sidi Moh Talebbuia, presidente de la Asociación de Abogados Saharauis. 

Es lo que se conoce como Acuerdo Tripartito de Madrid, rechazado por Naciones Unidas al mes siguiente de su firma y considerado como "bochornoso e ilegal" por organizaciones defensoras de la autodeterminación del Sáhara Occidental. A pocos días de que cumpla 42 años, la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS Sáhara), convoca una manifestación en Madrid, como cada año, para denunciar el bloqueo político que aún a día de hoy existe en el territorio.

 

"NO podemos olvidar que dichos Acuerdos son nulos de pleno derecho, ya que no cabe legalmente ceder la soberanía de un territorio pendiente de descolonizar", explica la organización en un comunicado. La marcha, convocada bajo el lema "Exijamos a la ONU que imponga a Marruecos las Resoluciones internacionales y el respeto a los DDHH. Referéndum en el Sáhara YA" y "Por un Sáhara libre, referéndum ya", comenzará a las 12.00 horas en Atocha y finalizará en la Puerta del Sol

"Este acuerdo, ilegal no es más que el reflejo de que el Gobierno de Franco nunca culminó la descolonización del territorio", afirma Abidin Bucharaya, delegado del Frente Polisario en la Comunidad de Madrid. "Esa colonización sigue pendiente y todavía la ONU la reivindica a través de la celebración de un referéndum", explica. Según denuncia, esta firma supuso el inicio de la política de exterminio que tanto Marruecos como Mauritania han llevado a cabo, condenando al pueblo saharaui al "mayor drama humano" que se ha vivido. 

Acuerdo rechazado "de forma reiterada" por Naciones Unidas

El acuerdo, que no fue publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), incumplía la promesa que España había hecho al pueblo saharaui un año antes de su firma, en 1974, cuando se comprometió a celebrar un referéndum para que la población decidiera entre la independencia, la anexión a Marruecos o la posibilidad de pasar a formar parte de Mauritania. Sin embargo, cuando tras la firma del Acuerdo Tripartito España abandonó el territorio, Marruecos y Mauritania comenzaron una guerra para ocupar la zona, en contra de la voluntad del pueblo saharaui, que se vio obligado a huir de los bombardeos marroquíes. En ese momento, la ONU publicó una resolución en la que afirmaba no reconocer la cesión española del Sáhara a ninguno de los dos países, e instaba, de esta forma, a que se celebrara la consulta de autodeterminación. 

Desde entonces, "la ONU sigue reiterando que se celebre el referéndum", afirma Talebbuia, que explica que la institución ha empleado en numerosas resoluciones el término "ocupación" para referirse a la situación del territorio saharaui. Por su parte, el rey Mohamed VI de Marruecos volvió a reiterar este lunes que cualquier solución sobre el Sáhara debe contemplar "la soberanía plena de Marruecos sobre su Sáhara", según informó Europa Press.

En este sentido, el último pronunciamiento de Naciones Unidas al respecto se realizó en abril de este año, cuando el Consejo de Seguridad reafirmó su "compromiso de ayudar a las partes a alcanzar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental". Además, el organismo creó, en 1991, la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) que, desde su constitución, ha ratificado todos los meses de abril su compromiso con la celebración de la consulta. 

Estas resoluciones, no obstante, "sí son vinculantes pero, en la práctica, no se cumplen", explica Macarena Naranjo, coportavoz de Convergencia de la Izquierda en Fuenlabrada –miembro de la Delegación de la Alianza del Sur, agrupación de municipios de Madrid que ha visitado los campamentos de refugiados de Tinduf– y miembro de la Junta Directa de la Federación Madrileña de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (Femas). "La comunidad internacional no presiona a Marruecos, que no permite el referéndum, porque hay demasiados intereses con el país", lamenta. 

Ningún gobierno español "ha querido asumir su responsabilidad"

La ONU ha exigido en varias ocasiones que se lleven a cabo "verdaderas negociaciones" para resolver el bloqueo de la situación en el Sáhara Occidental, donde el referéndum de autodeterminación lleva 17 años paralizado después de que en el año 2000 Naciones Unidas finalizara el censo para poder llevarlo a cabo. Sin embargo, España lleva desde 1976 sin emitir ningún informe sobre la situación del territorio, a pesar de tener la "responsabilidad legal" y ser "el principal implicado" en la resolución del conflicto, según Talebbuia. Según considera, el concepto de "solución duradera mutuamente aceptable" –empleado por las autoridades españolas y en las resoluciones de Naciones Unidas– es, precisamente, el problema principal del bloqueo de la situación. "Es un 'ni para ti ni para mí'", critica.

"El Gobierno de España continuará apoyando los esfuerzos del secretario general de Naciones Unidas y de su enviado personal con el fin de que las partes lleguen a una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de resoluciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas". Así se manifestaba el Ministerio de Exteriores el pasado mes de octubre, después de que el nuevo responsable de Naciones Unidas para el Sáhara, Horst Kohler, se reuniera con el ministro, Alfonso Dastis, y el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ildefonso Castro, en el marco de la primera gira regional de Kohler, que fue nombrado en agosto. Su predecesor, Christopher Ross, dimitió el pasado mes de marzo tras ocho años en el cargo por haber sido incapaz de desbloquear el conflicto. 

"España siempre se sitúa en la legalidad pero no deja de ser una declaración de intenciones", lamenta Naranjo, quien explica que la situación en el Sáhara Occidental es "bastante desesperante". "Están completamente desesperados. Los niños saharauis, nacidos en campos de refugiados, no conocen ni lo que son los ríos", afirma. 

Sin embargo, para Bucharaya, ni siquiera es una declaración de intenciones, sino un discurso obligado surgido de las presiones de la sociedad, que apoya la autodeterminación del Sáhara. "Los saharauis no hemos constatado ninguna acción" para desbloquear el conflicto "por parte de ningún gobierno de España, ni de un signo político ni de otro", denuncia. Según explica, para España, a quien acusa de "miopía política", habría sido mucho más honorable "dejar el territorio en manos de Naciones Unidas" antes que firmar el Acuerdo Tripartito de Madrid con Marruecos y Mauritania. 

"En 1975, España fue la culpable de las tragedias que hemos vivido. Ahora hay oportunidades para que sea parte de la solución", prosigue. "Solo pedimos un día de democracia, nada más", sentencia. 

El ministro de Economía belga no ve "molesto" que Puigdemont llame "amigo" a su partido, sino la prisión para el Govern cesado

El ministro de Economía belga no ve "molesto" que Puigdemont llame "amigo" a su partido, sino la prisión para el Govern cesado

Más sobre este tema
stats