Podemos

El reparto de puestos atasca la negociación de una lista conjunta de 'pablistas' y 'errejonistas' en las primarias de Podemos Madrid

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón hablan en el Congreso en una imagen de archivo.

Podemos prepara la sucesión de su secretario general en Madrid capital, Jesús Montero, con la vista puesta en las elecciones municipales y autonómicas de 2019. Las corrientes pablista y errejonista mantienen desde hace semanas negociaciones para concurrir en una lista unitaria a las primarias internas y así evitar el choque entre ambas familias. No obstante, las conversaciones –que deben resolverse antes del sábado a medianoche, fecha tope para registrar las candidaturas– se encuentran encalladas fundamentalmente por dos asuntos: el reparto de puestos para cada sector y, en menor medida, la presencia del exJemad Julio Rodríguez como candidato a liderar Podemos Madrid, que no acaba de convencer a una parte del errejonismo.

Pese a tratarse de una dirección municipal, todos los dirigentes de Podemos otorgan a la organización de Madrid ciudad una importancia especial, tanto por la proyección mediática que otorga la capital como porque es uno de los principales bastiones del partido. Por ello, controlarla se convierte en una cuestión de la máxima importancia, habida cuenta además de que las elecciones municipales se celebrarán en 2019 y de que Podemos tendrá mucho que decir en la candidatura que presente Ahora Madrid a los comicios, una lista en la que la presencia de la alcaldesa Manuela Carmena no está asegurada.

La intención del pablismo y del errejonismo es la de pactar una lista conjunta en la que los afines a Pablo Iglesias quieren incluso incluir al sector anticapitalista, minoritario en Podemos pero poderoso tanto en Madrid ciudad como en toda la Comunidad de Madrid. Por ello, desde hace semanas las dos principales corrientes del partido negocian esta candidatura unitaria, que Iglesias y el ex número dos de Podemos, Íñigo Errejón, bocetaron tras Vistalegre II. Pero a escasos días del fin del plazo para registrar las listas –la votación para escoger la nueva dirección se celebrará entre el 8 y el 14 de diciembre– aún no hay acuerdo, y aunque todos los dirigentes consultados por infoLibre coinciden en que se negociará hasta el último momento, no todos son igual de optimistas sobre la posibilidad de cerrar un pacto.

La divergencia principal entre pablistas y errejonistas es la cantidad de puestos que deben corresponder a cada corriente en la candidatura al Consejo Ciudadano municipal, el máximo órgano entre congresos de Podemos, que en Madrid estará compuesto por 18 miembros elegidos por la militancia y nueve representantes de los círculos del partido. La oferta de los afines a Iglesias –entre los que se cuentan el propio Jesús Montero o el secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar– pasa por quedarse con el 60% de los puestos de la lista y ofrecer el 30% a Errejón y los suyos, mientras el 10% restante sería para los anticapitalistas. Es decir, un reparto de fuerzas similar al de la dirección estatal, que desde Vistalegre II tiene un 60% de consejeros pablistas por un 37% de errejonistas.

Pero los afines a Errejón rechazan esta oferta. "Desde luego, el acuerdo al que llegaron Pablo [Iglesias] e Íñigo [Errejón] después de Vistalegre no era que el pablismo tuviera un 60%"pablismo , se queja un dirigente errejonista, mientras otro critica que los afines a Iglesias han cambiado en las últimas semanas lo que estaba "consensuado": una lista que no tuviera un predominio tan claro de sus tesis y sus cuadros. Sin embargo, fuentes oficialistas rechazan que Iglesias y Errejón hubieran hablado del reparto. "Hubo un acuerdo entre ellos, pero no se habló de distribución", sostienen.

"El acuerdo ideal es el de repartir la lista en porcentajes del 60%, el 30% y el 10%, porque en Vistalegre II ya se midieron fuerzas y se comprobó cuales eran los apoyos de cada uno", razona un dirigente próximo a Iglesias, que asegura que "no puede no haber acuerdo" cuando "lo que pide la militancia es unidad". "Y no entenderíamos cómo podrían los errejonistas justificar que no entran en una lista que liderara Julio Rodríguez", un perfil con el halo de independiente y que procede de la sociedad civil, pese a que se ha significado en múltiples ocasiones con la corriente más cercana a Iglesias, al que apoyó en Vistalegre II.

El oficialismo promueve el nombre de Julio Rodríguez

Y es que el nombre de Rodríguez como el candidato a secretario general de Podemos Madrid también está en el aire, aunque no genera tanto rechazo entre los errejonistas como la oferta del sector más cercano a Iglesias para repartir los puestos de la lista. "No es cierto que Julio Rodríguez genere consenso, y aunque él podría ser una opción respetable, el problema es exigir que vaya acompañado de todos los principales dirigentes pablistas, porque así no es un candidato de todos, es un candidato de una corriente", critican fuentes afines a Errejón. "Las negociaciones se encuentran en un momento bastante tenso, y no descarto que termine habiendo dos listas", sostiene otro dirigente errejonista.

Pese a que su nombre está siendo amplificado por los medios de comunicación, Rodríguez no se ha manifestado públicamente en los últimos días sobre la posibilidad de liderar Podemos en la ciudad de Madrid. No obstante, su entorno confirma que estaría dispuesto a liderar una candidatura y señala que el exJemad no ha puesto como condición que haya un pacto entre pablistas y errejonistas para encabezar dicha lista. "Pero ese pacto tiene que salir, y lo tienen claro todos los sectores, así que se va a negociar hasta el último momento", señala un dirigente próximo a Rodríguez.

En ese "todos los sectores" los afines a Iglesias incluyen a la corriente anticapitalista. Pero es poco probable que ese sector esté dispuesto a concurrir en una lista en la que también estén presentes los errejonistas, de quienes les separan hondas diferencias políticas, explican varios dirigentes anticapitalistas a este diario. "Si nos dicen que o vamos los tres juntos o vamos todos separados, eso no lo podemos aceptar", sostiene un dirigente de esa familia, mientras otro apunta que ve "muy difícil" llegar a un pacto.

Este miércoles, los anticapitalistas celebrarán una asamblea con sus bases para decidir su posicionamiento de cara al congreso de Podemos Madrid, y aunque nadie quiere excluir ninguna opción –tampoco la de cerrar un pacto únicamente con los afines a Iglesias–, lo más probable es que los anticapitalistas presenten una lista propia a las primarias. "Lo que tenemos claro es que no vamos a hacer un acuerdo de falsa unidad si nos separan nuestras posiciones políticas", zanjan las fuentes consultadas. El problema para los anticapitalistas es que el sistema de votación de Podemos, de corte mayoritario, podría dejarles fuera de la dirección de la organización en Madrid si presentasen candidatura por separado.

Lo que ocurra en el congreso de Podemos en la capital, sin embargo, no solo tiene consecuencias en la ciudad de Madrid, sino que también puede afectar al pacto que suscribieron Iglesias y Errejón para que el segundo sea candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid en 2019. Así lo confirman fuentes muy próximas al secretario general. "Si no hay muestras de querer la integración y la unidad, claro que podría afectar a la nominación de Íñigo, aunque no es algo que se haya planteado en la negociación", deslizan estas fuentes. "Si Errejón presentase una lista alternativa, se descolocaría bastante la hoja de ruta para que fuera candidato", coincide un dirigente anticapitalista. No obstante, por el momento el acuerdo sigue vigente, y el propio Ramón Espinar defendió este mismo lunes que Errejón "es un excelente candidato".

Los Anticapitalistas presentarán su propia candidatura para liderar Podemos Madrid con Isabel Serra a la cabeza

Los Anticapitalistas presentarán su propia candidatura para liderar Podemos Madrid con Isabel Serra a la cabeza

Más sobre este tema
stats