PORTADA DE MAÑANA
Ver
El PP ataca las estadísticas oficiales del paro por una metodología que no cambia desde 1985

Comunidad de Madrid

Reyero desmonta los tres "bulos" de Ayuso sobre las más de 6.000 muertes en las residencias durante la primera ola

El ex consejero madrileño de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Alberto Reyero.

Ocho meses después de dejar el Gobierno de la Comunidad de Madrid por sus continuos enfrentamientos con el ala conservadora, el exconsejero de Políticas Sociales Alberto Reyero reapareció este martes vía telemática para ofrecer su visión de lo sucedido en las residencias regionales durante la primera ola de la pandemia. Lo hizo de la mano de Más Madrid, como uno de los ponentes principales de una conferencia organizada por el principal partido de la oposición. Y no tuvo reparos en cargar contra el Ejecutivo del que formó parte. De hecho, no dudó en desmontar tres de los principales "bulos" movidos por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Negó que Ifema fuese un "hospital milagro". Insistió en que la responsabilidad de los centros sociosanitarios estuvo en manos de la administración regional, y no del Ejecutivo central. Y rechazó con firmeza, eso sobre todo, que los protocolos de exclusión fueran simples "borradores". "Tres estrategias de carácter populista", dijo en varias ocasiones.

El Ejecutivo regional aprobó un documento en la tercera semana de marzo en el que se fijaron los "criterios de exclusión" de derivación hospitalaria de los mayores que vivían en residencias de la Comunidad de Madrid. De aquel texto existen tres versiones. De ellas, la segunda era la que se refería en términos más fríos y contundentes a la prohibición de trasladar a los hospitales a pacientes de las residencias con un determinado nivel de dependencia o de deterioro cognitivo. En cuanto infoLibre desveló la existencia de dicho documento, el Gobierno madrileño tiró balones fuera. "No hay tal orden. Hay una filtración de un borrador. Eso es todo", aseguró Ayuso en la Asamblea de Madrid sin pestañear. Tanto ella como su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, se encargaron de abonar continuamente una teoría del borrador que comenzó a venirse abajo en la comisión de investigación sobre el drama de las residencias puesta en marcha durante la pasada legislatura en la Cámara regional.

Durante los quince minutos de intervención, el exconsejero ha dedicado unos segundos a desmontar dicho "bulo". "Eran protocolos", dijo Reyero, quien recordó que los textos estaban firmados digitalmente por quien fuera director de Coordinación Sociosanitaria del Ejecutivo regional durante la primera ola. Negarlo, añadió, "no tiene ningún sentido". Como tampoco rechazar que llegasen a aplicarse. "Durante las peores semanas de la crisis, la mayoría de los residentes que murieron lo hicieron en las residencias. Y esto es una anormalidad", sentenció. Los datos recopilados por este diario en el marco de la investigación alrededor a la hecatombe en los geriátricos muestran que en los veinte días posteriores a la aprobación del protocolo fallecieron 5.343 mayores en los geriátricos regionales sin recibir atención hospitalaria, lo que equivale al 84% de los fallecidos en todo ese periodo –6.352 personas–.

Ni siquiera la administración regional recurrió al hospital de campaña de Ifema. De las 3.811 personas que se atendieron en aquellas instalaciones, solo 23 eran usuarios de residencias. El 0,6% del total. Solo se produjeron derivaciones hacia allí de dos geriátricos: 12 de la residencia Monteverde (Villaviciosa de Odón) y 11 de Sol Salud (Collado Villalba). "Yo siempre he pensado que llegaron allí por error", ha apuntado el exconsejero, quien ha dicho que "no se entiende" que "no fueran atendidas" en unas instalaciones puestas en marcha para "aliviar la presión" en el resto de centros sanitarios. El de Ifema como "hospital milagro" fue otro de los "bulos" que quiso desmontar Reyero, quien recordó que en aquel lugar se atendieron exclusivamente a pacientes "leves". "Desde el punto de vista de los residentes, fue una operación de marketing", dijo.

El extitular de Políticas Sociales, que ha insistido en repetidas ocasiones en que "la medicalización de las residencias no se produjo", también quiso meterse de lleno en la responsabilidad: "Siempre ha estado en la Comunidad de Madrid. No podemos ser tan frívolos como para intentar quitarnos de en medio". Y no dudó en hablar de la inacción de la Consejería de Sanidad. O de las cartas que envió a su homólogo Enrique Ruíz Escudero para reclamar, sin éxito, medidas urgentes que permitieran evitar la muerte de ancianos en los geriátricos –"En lugar de enviar médicos, enviáis listados"–. "No consideraron a las residencias como una prioridad. Fue el mayor error que cometió Sanidad", dijo Reyero, quien aprovechó su participación en el evento para pedir a Más Madrid que pelee para que se recupere la comisión de investigación de residencias, que cayó tras el adelanto electoral del 4M y que desde la oposición ya han pedido reabrir.

Las residencias del futuro

El exconsejero participó como ponente junto con la epidemióloga Victoria Zunzunegui y el director de investigación de infoLibre y autor de ¡Vergüenza! El escándalo de las residencias, Manuel Rico. Durante su intervención inicial, el periodista negó que lo que pasó en los geriátricos fuese "inevitable" o que poco importa que la residencia fuese pública o privada, "una idea en la que están interesadas las patronales". "Se aprobó un protocolo de exclusión y se aplicó, me atrevería a decir, de forma salvaje", apuntó Rico, quien recordó que también en otras regiones hubo textos que atentaban "contra los derechos humanos". Pero también hizo hincapié en la situación en la que llegaron a la pandemia algunas residencias, "con una falta de personal que era endémica". "Necesitamos saber lo que ha ocurrido en las residencias y que se haga justicia", aseveró el director de investigación de este diario.

Durante las dos horas que se prolongó el acto, los ponentes fueron desgranando algunos de los cambios que tiene que afrontar el sistema residencial de cara al futuro. Zunzunegui habló de la necesidad de poner en marcha "sistemas de información con indicadores", planes de contingencia e impulsar la formación en materia de prevención y control de enfermedades. También coincidieron los expertos en incrementar las ratios de atención, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, potenciar las inspecciones o mejorar la coordinación sociosanitaria. "La Atención Primaria debe entrar en las residencias", dijo Reyero. Eso y reforzar el modelo sancionador. "Entre 2014 y 2019 se impusieron solo 10 sanciones de más de 100.000 euros y ninguna de ellas a los grandes grupos residenciales", se encargó de recordar Rico. Unos retoques en el modelo residencial en los que trabajará Más Madrid, cuyo diputado Emilio Delgado aseguró que también harían especial hincapié en incrementar el número de residencias públicas.

Vox no apoyará ahora la comisión de residencias presentada por la izquierda tras investir a Ayuso

Vox no apoyará ahora la comisión de residencias presentada por la izquierda tras investir a Ayuso

Más sobre este tema
stats