El 'caso Gürtel'

Sánchez antepone una “agenda social urgente” a convocar elecciones

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva Federal del partido, en la sede de Ferraz.

Fernando Varela

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió este viernes el apoyo de los grupos parlamentarios a la formación de un gobierno exclusivamente del PSOE y a un programa que dé prioridad a la puesta en marcha de medidas sociales urgentes y de regeneración política antes de convocar elecciones generales anticipadas.

Sánchez dejó claro que considera los votos del PDeCAT y Esquerra tan válidos como los del resto de los partidos —recordó que la presidenta de la Cámara baja, Ana Pastor, fue elegida con el respaldo de votos independentistas catalanes— y advirtió a Ciudadanos que en el ordenamiento constitucional español las mociones de censura se presentan para gobernar, no para convocar inmediatamente elecciones.

El líder socialista, y ya candidato a la Presidencia del Gobierno, calificó de “extraordinaria” la situación creada por la sentencia de la Gürtel y la decisión de Mariano Rajoy y del PP de “mirar para otro lado”.

La constatación judicial de que el PP se ha financiado de forma ilegal durante años ha provocado indignación, subrayó, porque se ha producido mientras los ciudadanos sufrían las consecuencias de durísimos recortes y “alarma social” por la magnitud de un caso que “pone a prueba” la capacidad de resistencia de las instituciones.

Sánchez dejó claro que la decisión de presentar la moción de censura está directamente relacionada con la incapacidad de Rajoy de dimitir y asumir así sus responsabilidades políticas como presidente de un partido condenado por corrupción.

Ante esa situación, explicó, sólo cabían dos respuestas. Mirar hacia otro lado, como ha hecho el PP, y “consentir el deterioro de nuestra democracia” o recurrir al mecanismo constituticional previsto para dar respuesta a una grave crisis institucional como la que vive España y que no es otro que la moción de censura.

“Hemos presentado la moción para recuperar la dignidad de la democracia y sus reglas de juego, defender la Constitución y exigir la recuperación de la ética pública”, destacó Sánchez.

Para sacarla adelante ha pedido el apoyo de los 350 diputados del Congreso  con el objetivo de formar un Gobierno exclusivamente del PSOE, poner en marcha una agenda social urgente, garantizar el complimiento de la Constitución —una referencia no expresa a la situación catalana— y cumplir los compromisos de España con la UE.

Su hoja de ruta pasa por recuperar la normalidad política, regenerar la vida democrática, poner en marcha medidas sociales urgentes —que no concretó— y después, “y sólo después”, convocar elecciones generales anticipadas en una fecha indefinida.

No es el plan que había previsto cuando recuperó asl riendas del PSOE, reconoció, pero no ha tenido más remedio que dar este paso haciendo un “ejercicio de coherencia” con el fin de defeder el Estado del partido que lo está gobernando.

Moción de censura madrugadora

El PSOE no ha esperado ni a la reunión urgente de su Ejecutiva. Apenas unos minutos antes del comienzo en Ferraz de la reunión en la que dirección de los socialistas debía tomar una decisión, el grupo parlamentario de Pedro Sánchez formalizó en el registro del Congreso la presentación de una moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que de obtener apoyo suficiente llevará al líder del PSOE a la Moncloa.

El secretario general del partido decidió no esperar más y registrar la moción de censura después de sondear a los miembros de la Ejecutiva, que avalaban esta determinación.

La moción de censura es un mecanismo constitucional ideado para que el Congreso pueda “exigir la responsabilidad política del Gobierno”. Debe ser propuesta, al menos, por la décima parte de los diputados e incluir un candidato a la alternativo a la Presidencia del Gobierno, en este caso el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Una vez registrada la moción y admitida a trámite por la Mesa del Congreso, se abre un plazo de dos días para que puedan presentarse mociones alternativas.

El debate de la moción, en la fecha que decida la Mesa del Congreso, se iniciará por la defensa de la iniciativa, sin limitación de tiempo, por pate de uno de los diputados del grupo socialista. A continuación y también sin limitación de tiempo, intervendrá Sánchez y expondrá el programa político del Gobierno que pretende formar. 

Para echar a Rajoy y convertirse en presidente, Sánchez necesita al menos 176 votos a favor de su propuesta. Para conseguirlo, precisa o bien el respaldo simultáneo de Podemos y Ciudadanos (los primeros ya lo han confirmado, los segundos lo han condicionado a un compromiso de convocar inmediatamente elecciones anticipadas) o la suma de Podemos, Esquerra, el PDeCAT, Compromís, Nueva Canarias y el PNV. De todos ellos, sólo los nacionalistas vascos aún no han dicho qué votarán, aunque se han mostrado abiertos a hacerlo a la espera de conocer el programa que presente Pedro Sánchez..

El futuro de Rajoy depende de que Sánchez convenza al PNV para que respalde su moción de censura

Más sobre este tema
stats