La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

28A | Elecciones generales

Sánchez insiste en que sólo irá el 23 a RTVE y se abre a debatir con segundos espadas del resto de partidos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un acto político en Ourense.

infoLibre

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la reelección, Pedro Sánchez, insiste en que sólo participará en el debate de RTVE el próximo 23 de abril y se ha abierto a discutir con segundos espadas de PP, Unidas Podemos y Ciudadanos si sus líderes deciden estar el mismo día en el debate propuesto por el grupo privado de televisión Atresmedia.

En una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, Sánchez ha recordado que él estuvo dispuesto a acudir al debate de Atresmedia cuando se planteó como un debate a cinco, con la inclusión de Vox. Pero desde el momento en que la Junta Electoral Central impidió este formato, la disyuntiva es ahora si el debate a cuatro debe hacerse en la televisión pública o en la privada.

Y él cree que ha de hacerse en la pública, por ser la que representa a todos los españoles, y porque, como se ha comprometido a dar la señal en abierto para que otros canales puedan difundirla si así lo desean, garantizará una difusión y una audiencia mayores.

Sánchez ha justificado su preferencia inicial por acudir al debate de Atresmedia cuando se planteaba con la inclusión de Vox por la necesidad de rebatir con "argumentos razonables" las posturas que defiende la ultraderecha. Pero toda vez que la JEC impide la participación de Vox, las circunstancias han cambiado y prima el hacer el debate en la pública, a su modo de ver.

El líder del PSOE ha llegado a decir que el habría estado dispuesto a participar en los dos debates de RTVE y Atresmedia si el formato hubiese sido diferente. Sin embargo, antes de que la JEC emitiera su resolución el Comité Electoral del PSOE sólo aceptó el debate de Atresmedia y no el de RTVE.

Rechaza el cara a cara con Casado

Sánchez también ha rechazado participar en un cara a cara con el líder del PP, Pablo Casado, al considerar que ese formato no hace justicia a Unidas Podemos y Ciudadanos.

Así las cosas, ha instado al resto de los partidos invitados al debate a cuatro, esto es PP, Unidas Podemos y Ciudadanos, a que accedan a cambiar su participación en el debate de Atresmedia por el de RTVE, después de que el ente público haya pasado la fecha del 22 al 23 de abril, que es la misma elegida por Atresmedia.

Si no lo hacen, Sánchez no tendrá inconveniente en debatir en RTVE con segundos espadas que envíen estos partidos, si bien no ha aclarado si en su caso enviará a un representante a Atresmedia o permitirá que su silla se quede vacía. De hecho, ha recordado que él, siendo líder de la oposición, participó en un debate en Atresmedia en el que no fue Mariano Rajoy, sino su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en 2015. "¿Lo que valió antes hoy no vale?", se ha preguntado.

Necesario regular los debates

En su opinión, la polémica que se está generando en torno al debate electoral "no da para más" y tan sólo demuestra que es necesario que los partidos se pongan de acuerdo la próxima legislatura para "regular" este aspecto de las campañas electorales.

Por otra parte, Sánchez ha evitado hablar de posibles coaliciones tras el 28 de abril aunque tampoco ha cerrado la puerta a que se puedan dar. Ha alegado que en cualquier caso ése es un debate para el 29 de abril porque antes tienen que hablar los españoles y ha insistido en que su deseo es gobernar en solitario con miembros del PSOE e independientes de prestigio.

Los debates electorales quedan en el aire por el empeño de Sánchez de imponer la fecha y celebrar solo uno en RTVE

Los debates electorales quedan en el aire por el empeño de Sánchez de imponer la fecha y celebrar solo uno en RTVE

Y esta opción, la preferida por el PSOE, se va abriendo paso según van marcando las encuestas, ha señalado. A la hora de sacar adelante una investidura él hablará con todas las formaciones políticas, también con "los nacionalistas", pero siempre "dentro de la Constitución".

Sánchez ha incidido en que, estando él al frente del Gobierno, ni habrá independencia en Cataluña ni referéndum de autodeterminación. Lo que no quiere decir, ha precisado, que la mayoría de los catalanes no quiera estar de otra manera en España, con más autogobierno.

"Si hasta los líderes independentistas en privado te lo reconocen", que la independencia no es posible, ha remarcado Sánchez, que ha instado a estas formaciones a tener la valentía de reconocer ante los suyos que les han "engañado" haciéndoles creer que se podían independizar de España de manera unilateral. Sánchez ha admitido además que se fía "lo justo, por no decir nada" de los independentistas, ERC incluida. "Están en continuar enquistando la solución", ha añadido. Sobre las críticas que le llegan desde el bloque de la derecha por su política hacia Cataluña, Sánchez considera que si hablan tanto de Cataluña es porque "no tiene proyecto de país".

Más sobre este tema
stats