Sánchez se queda solo en el Congreso por su giro sobre el Sáhara

Sucede en contadas ocasiones, pero sucede. Ha habido unanimidad en el Congreso. Este miércoles todos los grupos (desde el Partido Popular pasando por Vox y Unidas Podemos hasta EH Bildu) han coincidido en el mismo mensaje: el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no cuenta con su apoyo tras el giro en política exterior sobre la situación del Sáhara. Sánchez ha asegurado en su intervención inicial que "las relaciones con Marruecos son un asunto de Estado" y ha remarcado que "el Gobierno quiere abrir una nueva etapa en las relaciones” con el país norteafricano tras la crisis diplomática. Pero estas explicaciones no han convencido a ni un solo portavoz.

Las palabras del presidente del Gobierno llegan al Congreso dos semanas después de que el socialista cambiase de un plumazo la política exterior española de los últimos 25 años respecto al conflicto del Sáhara apoyando expresamente a Marruecos y rompiendo su neutralidad. Todos los grupos que han participado en el debate han censurado que este giro se haya producido sin contar con el aval del Congreso y han lamentado que las “escasas” explicaciones de Sánchez se hayan producido tan tarde. “Tenía que haber dado la cara el miércoles de la semana pasada y ahora resulta que vamos a hablar del Sáhara, de Ucrania y las medidas económicas en 20 minutos", ha resumido el portavoz del PNV, Aitor Esteban, uno de los más combativos con esta cuestión. En este punto también ha incidido el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, que ha asegurado que el Congreso es la sede de la soberanía, "no la trastienda del Gobierno", el espacio donde se consulta, habla, discute y se apoya o se rechazan las diferentes propuestas.

La primera en intervenir ha sido la representante del Partido Popular, Cuca Gamarra. “Nunca antes un Gobierno había dejado de buscar una solución justa para el Sáhara ni se había salido del marco de Naciones Unidas”, ha señalado. Gamarra ha achacado el cambio de postura a la intención del Gobierno de "salir del atolladero" generado tras el "escándalo de Ghali". "Tratando de cerrar una crisis ha abierto tres", ha remarcado la portavoz conservadora, en referencia a la crisis con Argelia, a la crisis dentro del Ejecutivo y a la crisis con los grupos parlamentarios. Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha calificado a Sánchez de “autócrata” por no consensuar la posición previamente con su partido, sus socios de Gobierno ni el Congreso.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha recordado que hay dos posiciones en el Sáhara: una que defiende la libre autodeterminación del pueblo saharaui y que es "la posición de la ONU, de Unidas Podemos y del programa electoral del PSOE"; otra que defiende que el Sáhara sea una provincia del régimen marroquí es "la posición de Trump, la de Marruecos y ahora la del Gobierno de España". “Ha habido un cambio de posición que es difícil de justificar", ha asegurado. "Igual que se defiende el derecho internacional en Ucrania también hay que defenderlo en el Sáhara", ha añadido.

A continuación ha sido el turno del líder de Esquerra Republicana en el Congreso, Gabriel Rufián, que ha preguntado por qué "el Gobierno defiende el derecho del pueblo ucraniano a existir frente a Rusia pero no el derecho del pueblo saharaui a existir frente a Marruecos". "¿Por qué se le envían tanques a un tirano como a Putin y cartas a otro como Mohamed VI?", ha continuado. "Mientras Putin tiene la llave del gas para media Europa, Mohamed VI tiene la llave que encierra el hambre de África y llama a las puertas del sur de Europa", ha criticado Rufián, que ha dedicado los primeros minutos de su intervención en el Congreso a lamentar y denunciar el giro en política exterior dado por Sánchez.

El portavoz de Más País, Íñigo Errejón, también ha acusado a Sánchez de "dar la espalda al pueblo saharaui" y ha pedido más concreción sobre este giro. Asimismo ha recalcado que el Gobierno "no pondría la mano en el fuego" para garantizar que Marruecos cumpla lo prometido. Tras él ha sido el turno de Joan Baldoví, que ha recordado que hay personas "con DNI español" que seguro que ahora "no entienden este cambio de posición". La apuesta del valenciano es defender el derecho de autodeterminación, una posición que, según ha apuntado el diputado del BNG, Néstor Rego, también es "absolutamente mayoritaria" en Galicia.

Los representantes de PNV y EH Bildu, Aitor Esteban y Mertxe Aizpurúa, han dedicado la mayor parte de sus intervenciones al Sáhara. El primero ha dicho que el Gobierno “habla mucho de memoria histórica, democrática” y que el Sáhara “también es memoria histórica”. “Una política exterior, por mucha realpolitik, tiene que tener algo de alma”. La portavoz de EH Bildu ha calificado de “muy grave” la posición del Gobierno. “Es grave económicamente. Pero sobre todo es grave humanamente. Porque el pueblo saharaui tenía esperanzas puestas en que este estado cumpliese sus promesas y se ha visto traicionado”, ha incidido.

Se trata de una crítica que también se ha escuchado a Albert Botrán (CUP), Miriam Nogueras (Junts per Catalunya), Ferrán Bel (PdeCat) e incluso a Pedro Quevedo (Nueva Canarias), uno de los aliados más sólidos del Ejecutivo “Nunca vamos a aceptar la sumisión a las propuestas y las pretensiones del reino de Marruecos”, ha dicho. “Canarias sabe muy bien cuáles serían las consecuencias de una expansión de Marruecos, un régimen con insignificante calidad democrática y nulos derechos humanos”, ha zanjado.

El Polisario acusa a Sánchez de salir "de cualquier marco legal" con su giro "radical" sobre el Sáhara

Por su parte, y a las puertas del Congreso, el delegado del Frente Polisario en España, Abdulah Arabi, ha acusado a Sánchez de "complicar" la solución al conflicto del Sáhara Occidental con su "giro radical" tras "inclinarse por Marruecos", lo que supone "salirse de la legalidad" internacional. Tras escuchar la comparecencia del presidente desde la tribuna de invitados y tras asistir a una manifestación a las puertas del Congreso, ha criticado que el líder del Ejecutivo no ha aportado nada nuevo y se mantiene en unas tesis que contravienen la postura tradicional de España.

"Este giro radical solo contenta a Marruecos y esa es la intención", ha apostillado para exigir al Gobierno que mantenga la apuesta por el referéndum de autodeterminación. Asimismo, ha afeado a Sánchez que niega "la realidad", no tiene "en cuenta la voluntad del pueblo sahararui" y obvia la "responsabilidad" de España como "potencia administradora".

¿Qué ha pasado con el Sáhara Occidental? Cronología del conflicto entre España y Marruecos

¿Qué ha pasado con el Sáhara Occidental? Cronología del conflicto entre España y Marruecos

Más sobre este tema
stats