PSOE

Sánchez y los sindicatos abordan la derogación de las reformas laborales en su primera reunión

Los secretarios generales del PSOE, UGT y CCOO, Pedro Sánchez, Pepe Álvarez e Ignacio Fernández Toxo.

Las ejecutivas del PSOE, UGT y CCOO se reunieron este lunes por primera vez tras la victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas. Fue un encuentro de toma de contacto entre las direcciones sindicales y la nueva dirección del PSOE, pero sirvió para abordar uno de los asuntos claves para UGT y CCOO: la derogación de las reformas laborales. Aunque no se suscribió ningún acuerdo ni se trató en profundidad una propuesta concreta, las centrales sindicales aseguran que en la reunión se planteó derogar la reforma laboral aprobada en 2010 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. No obstante, el PSOE únicamente afirma que está a favor de derribar el actual marco de relaciones laborales y califica de "cuestión retórica" hablar de derogar la norma aprobada por Zapatero.

La reunión entre las tres ejecutivas estuvo capitaneada por los secretarios generales del PSOE, UGT y CCOO, Pedro Sánchez, Pepe Álvarez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente. Según afirmaron posteriormente tanto los sindicatos como el partido, el encuentro fue muy positivo porque les permitió certificar que comparten un diagnóstico de la situación política y social y también parte de las medidas a aplicar para revertirla. Fernando Lezcano, secretario de Comunicación de CCOO, llegó incluso a señalar que la reunión marca "un antes y un después" en las relaciones entre las tres organizaciones, ya, que todas constatan que "la crisis no ha terminado por mucha propaganda que haga el PP y que, en esa medida, hay que colaborar entre todas las fuerzas progresistas".

Tanto Lezcano como la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, coincidieron con el portavoz de la ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, en valorar positivamente la reunión. Los tres, igualmente, señalaron que en ella se trató de forma somera la situación del mercado laboral. Pero, mientras Antoñanzas aseguró que los sindicatos apuestan por "derogar las reformas laborales", tanto la de 2010 como la de 2012, Puente se limito a señalar que en el encuentro "se ha hablado de derogar en la reforma laboral en los términos aprobados por el congreso del PSOE" de hace unos días.

"Consideramos que la derogación de ambas [reformas laborales] es una cuestión puramente retórica, nosotros tenemos muy claro que tenemos que retornar a un escenario de protección máxima de los derechos laborales", pero "no se ha hablado en concreto de derogar las dos reformas laborales", afirmó el portavoz de la ejecutiva del PSOE tras la reunión. La interpretación es diferente a la expresada por los sindicatos: "Hemos hablado de la derogación de las reformas del PSOE y del PP", aseguró Antoñanzas, mientras Lezcano señaló que la "mención expresa" que se había hecho en la reunión sobre la cuestión "iba a recordarnos o a comunicarnos que ellos [el PSOE] se habían manifestado por la derogación de las reformas laborales".

Puente también fue preguntado por la disposición de varios alcaldes del PSC a permitir la celebración del referéndum de independencia del 1 de octubre que promueve la Generalitat de Cataluña. Y fue claro: "La posición del PSOE es la misma que la del PSC: respeto a la legalidad, y no se va a colaborar por parte de ningún ayuntamiento del PSC con el referéndum", sostuvo el portavoz. "Lo que algunos hagan a titulo personal es cosa suya, pero el PSOE no ampara ni apoya este referéndum de ninguna manera", señaló igualmente Puente, en referencia a las declaraciones del alcalde de Blanes, el socialista Miguel Lupiáñez, que ha asegurado que irá a votar aunque le "cueste el carné".

Por otra parte, Puente desautorizó a la secretaria de Cohesión Social del PSOE, la catalana Núria Parlón, que aseguró hace unos días que si el Gobierno promueve la aplicación del artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña, los socialistas recurrirían a la comunidad internacional. "La opinión de Parlón es a título personal" y "no representa al partido" pese a ser miembro de su ejecutiva, sostuvo el portavoz, que aseguró que el PSOE espera "no tener que llegar a esta situación".

Abstención ante un CETA potencialmente inconstitucional

Por otra parte, tras la reunión con los sindicatos, la ejecutiva del PSOE ha mantenido su propio encuentro por separado. El principal punto del día era decidir la posición que adoptarán los socialistas en la votación sobre el tratado de libre comercio con Canada (CETA, en sus siglas en inglés), y no hubo sorpresas, ya que el PSOE ratificó la abstención que ya anunció públicamente hace unos días. Hasta ahora, el PSOE había secundado el CETA tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento Europeo.

El encargado de defender el cambio de posición fue el secretario de Política Económica del PSOE, Manuel Escudero, que calificó la absteción de "razonada" y sostuvo que los socialistas quieren con ese voto defender su apoyo al comercio internacional y, a la vez, expresar su rechazo a algunas de las medidas que incluye el CETA. Escudero aseguró que, según su interpretación, aspectos como el tribunal de arbitraje entre empresas y Estados podrían ser inconstitucionales, y además planteó el "manifiesto desequilibrio" en el tratado entre "las salvaguardias a los intereses de los inversores y la protección de los derechos laborales y medioambientales", si bien esas duras críticas no se traducirán en un voto contrario.

PSOE e IU acuerdan trabajar "conjuntamente" para derogar leyes clave del Gobierno del PP

PSOE e IU acuerdan trabajar "conjuntamente" para derogar leyes clave del Gobierno del PP

Más sobre este tema
stats