Las comunidades rechazan las restricciones a la hostelería pese al avance de la incidencia

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, y la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, en rueda de prensa.

La Comisión de Salud Pública, que reúne en el seno del Consejo Interterritorial a los técnicos y altos cargos de las comunidades autónomas, ha rechazado este martes endurecer las medidas contra la pandemia de covid-19 en una nueva modificación del documento titulado Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19, más conocido como semáforo covid.

El texto, que pasará por la aprobación este miércoles de los consejeros de Sanidad en el pleno del organismo, sí actualiza los indicadores mediante los cuales se considera que una región se encuentra en riesgo bajo, medio y alto. Los relativos a la incidencia acumulada se han relajado, pero los que monitorean la presión asistencial no: Aragón y Cataluña, por lo tanto, siguen con "riesgo medio" en cuanto a ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (más del 10% de pacientes covid).

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha detallado a preguntas de infoLibre que el nuevo semáforo covid incluirá un nuevo criterio para valorar la presión asistencial que podría aliviar la evaluación de las comunidades autónomas en peor situación, como las mencionadas Aragón y Cataluña, así como otras que se acercan al 10% de covid en críticos –Euskadi, La Rioja, Navarra–. Se trata de la tasa de nuevas entradas tanto en planta como en UCI: así, se analizará no solo las camas disponibles, también la incidencia de la pandemia en las nuevas hospitalizaciones.

La Ponencia de Alertas, el organismo del Consejo Interterritorial que acoge a especialistas en Salud Pública y epidemiólogos, propuso este lunes cerrar a las 11 de la noche bares y restaurantes y a la una de la mañana las discotecas en "riesgo medio". También se limitaba al 50% el aforo de los interiores, con 10 comensales por mesa. Sin embargo, la discusión ha pasado de la faceta técnica a la política, y la Comisión de Salud Pública ha echado para atrás esta iniciativa que, en cualquier caso, no era vinculante: el semáforo covid nunca ha llegado a obligar a las comunidades autónomas al cumplimiento, a pesar de los intentos de Sanidad de dotar de más relevancia a esta herramienta en los peores momentos.

"Siguen trabajando", puntualizan fuentes del Ministerio de Sanidad, que no descartan que el documento se pueda modificar más adelante para incluir esas medidas que afectarían al ocio nocturno y a los interiores de bares y restaurantes, lugares donde se dispara la transmisión y que, a pesar de los excelentes datos de la campaña de vacunación española, los especialistas llaman a controlar. "Lo importante es la unanimidad o, al menos, un amplísimo consenso", ha asegurado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que descarta imposiciones –o intentos de imposiciones– comunes en el pasado.

Darias ha querido desmarcarse este martes en rueda de prensa de las restricciones, tanto para vacunados –cierre de hostelería– como para no vacunados –obligación del pasaporte covid para entrar a interiores–. La hoja de ruta de su departamento sigue clara, también de cara a la Navidad: más pinchazos, tanto para la tercera dosis como para los que aún no han recibido la pauta completa (un 10% de la población diana).

La "evidencia", a juicio de Sanidad, es la mejor herramienta para convencer a los no vacunados. Así, los informes semanales del Ministerio, empezando por este martes, ofrecerán información sobre el impacto de la vacunación en la evolución de la enfermedad. Según los datos ofrecidos, la probabilidad de fallecer por covid-19 se reduce hasta 25 veces con la vacuna en el grupo etario de 60 a 80 años. En los sexagenarios vacunados, la incidencia acumulada actual es de 23, frente a los 181 de los no vacunados. En todas las edades, la IA a 7 días cae a la mitad: de 23 en el caso de los que han recibido el producto a 64 en el caso de los que no.

También se ofrecerán, a partir de ahora, datos sobre la tercera dosis, que se inoculará a los mayores ante la evidencia de pérdida de anticuerpos, lo que favorece el contagio –aunque aún no hay datos que indiquen que la protección contra la hospitalización decae–. El 50% de los mayores de 70 años ya se ha inoculado el llamado booster. Gracias a esta iniciativa, "se han reducido muchísimo los brotes en residencias", ha asegurado la ministra. "Hay que avanzar en lo que sabemos que ha funcionado".

Sanidad quiso hacer hincapié en el éxito de una campaña de vacunación ejemplo para todo el continente que, a mismo nivel de incidencia –en comparación con marzo de 2021–, ha logrado hacer decaer tanto las hospitalizaciones asociadas como los ingresos en UCI hasta 10 puntos. Sin embargo, la sombra de nuevas restricciones, ante la evidencia de que un 80% de vacunados no sirve para detener por completo la transmisión comunitaria y las enfermedades graves asociadas, sigue planeando.

Fuentes del Ejecutivo consultadas por infoLibre aseguran que la tercera dosis es esencial para unas navidades seguras, pero siguen sin descartarse restricciones clásicas para evitar sustos con una pandemia que, en todo caso, nunca volverá a los escenarios dantescos de las tres primeras ondas.

El fracaso político del 'semáforo covid': diluido en octubre, pospuesto en enero, ignorado en marzo y obligatorio en junio

El fracaso político del 'semáforo covid': diluido en octubre, pospuesto en enero, ignorado en marzo y obligatorio en junio

Más sobre este tema
stats