Los papeles de Bárcenas

Santamaría ve “inadmisible” la acusación del PSOE pero no aclara si denunciará

La vicepresidenta no rectifica: "No he ofendido a los parados"

Y. González

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró este viernes "inadmisible" el hecho de que la portavoz de los socialistas en el Congreso la acusara un día antes en sede parlamentaria de haber cobrado unos 600.000 euros en sobresueldos entre los años 2004 y 2011. Esto es, al margen de su percepción como diputada.

Preguntada en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros sobre la posiblidad de que emprenda acciones legales contra Soraya Rodríguez, algo que ya baraja Miguel Arias Cañete, al que acusó de haber cobrado 300.000 euros en el mismo periodo, la mano derecha de Rajoy en el Gobierno se limitó a señalar que "en política hay cosas que son inadmisibles se reclame o no ante los tribunales".

Esa fue su única respuesta aunque también se le había preguntado sobre si considera que, llegado este punto, el PP, su partido, debería aclarar qué pasó con el dinero negro.

La polémica de los sobresueldos del Partido Popular que se puso de manifiesto a raíz de la publicación de los denominados papeles de Bárcenas entró este martes de lleno en la sesión de control al Gobierno. El PSOE acusó a la vicepresidenta de haber cobrado 600.000 euros "en los últimos años" que podrían tener origen ilícito. Concretamente, en su etapa como diputada y como portavoz del Grupo Parlamentario Popular. Y Soraya Sáenz de Santamaría se defendió visiblemente enfadada en los pasillos de la cámara. "En mi puta vida he cobrado un sobre", señaló en respuesta a la socialista, que, desde su escaño había acusado también al exministro de Agricultura y candidato del PP a las europeas, Miguel Arias Cañete, de haber percibido 300.000 euros también en sobresueldos. En un momento de su conversación informal con los periodistas, la número dos de Rajoy en el Gobierno llegó a decir que no le importaba que sus palabras se reprodujeran de forma literal.

Según dijo, la nómina pagada por el Partido Popular procede de las subvenciones que el Gobierno da a las formaciones políticas en la partida del Ministerio del Interior. Además, insistió en que este tipo de acusaciones, a la "gente honrada" y que "trabaja mucho" no le hacen "ni pizca de gracia".

Tras lanzar este dardo en el Pleno del Congreso, Rodríguez sostuvo en los pasillos de la cámara que la cifra de los 600.000 euros está "publicada" en los medios de comunicación y subrayó las dudas del PSOE sobre el posible origen ilegal de este dinero. Desde su escaño, había llegado a invitar a los cargos del PP que recibieron "sobresueldos" a devolver el dinero hasta que se demuestre que su origen no era ilícito.

Minutos antes, dentro del hemiciclo, la vicepresidenta respondió a la portavoz socialista en el Congreso señalando que ella cobró cesantías "durante los primeros meses" tras la marcha del José Luis Rodríguez Zapatero de La Moncloa al tiempo que cobraba por su función en el Grupo Parlamentario Socialista.

La polémica había arrancado a raíz de una pregunta parlamentaria en la que la socialista cuestionaba a la vicepresidenta del Gobierno sobre el porqué se había utilizado el Consejo de Ministros "para facilitar la campaña del candidato del Partido Popular a las elecciones europeas".

Un diputado del PSC se pregunta si “Sorayita” habrá “fregado escaleras con un sueldo de miseria”

Un diputado del PSC se pregunta si “Sorayita” habrá “fregado escaleras con un sueldo de miseria”

Más sobre este tema
stats