Economía

Sindicatos y organizaciones sociales cargan contra el Banco de España por su último informe

Pensionistas alaveses se manifiestan por las pensiones públicas en una imagen de archivo.

Limitar los precios del alquiler no es buena idea, subir el salario mínimo no resulta una estrategia recomendable, aumentar la edad de jubilación sería positivo y las dinámicas de ahorro entre las familias más pobres no están siendo suficientes. Son algunas de las conclusiones a las que ha llegado el Banco de España en su informe anual [consultar en este enlace] respecto al año 2018. Y son también algunos de los frentes que han desatado una crítica taxativa por parte de sindicatos y organizaciones sociales. infoLibre habla con algunas de ellas.

  Reforma laboral y salario mínimo

Aunque reconoce que no fue suficiente para reducir la temporalidad, el informe del Banco de España insiste en sus elogios a la reforma laboral aprobada en 2012, cuyas medidas "ampliaron el conjunto de instrumentos internos de flexibilidad tanto salarial como no salarial en el seno de las empresas". Como consecuencia, dice, los años siguientes evidenciaron un "mayor ajuste salarial a la baja" ya que las "empresas en dificultades utilizaron ampliamente las diferentes medidas de flexibilidad aprobadas, incluida la modificación unilateral de las condiciones laborales, lo que favoreció un aumento de la sensibilidad de los salarios a las condiciones económicas".

Por otro lado, el organismo supervisor se detiene en la entrada en vigor del incremento del salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros, "lo que representa un aumento porcentual muy superior a cualquiera de los aprobados con anterioridad". Para los autores del informe, "debido precisamente a la magnitud de la subida, la medida afectaría a una proporción de trabajadores mucho mayor que en ocasiones pasadas". Según el Banco de España, "una simulación del impacto potencial de este incremento" sugiere que el "efecto negativo sobre la ocupación agregada podría ser claramente superior al observado" en 2017, cuando el salario mínimo experimentó un aumento del 8%. Por ello, remata, "es preciso realizar un seguimiento estrecho del impacto de la subida del SMI, al objeto de aplicar, en caso necesario, las medidas oportunas para aumentar la empleabilidad de los trabajadores que se vean afectados".

Una de las primeras reacciones a este polémico informe llegó desde CCOO. Su secretario general, Unai Sordo, lo tiene claro: "Si España pretende competir en el mundo en los próximos 30 años a través de una productividad basada en la rebaja salarial, va otra vez a un desfiladero". Así se pronunció el jueves desde La Felguera (Asturias), antes de participar en una asamblea de delegados. 

A su juicio, la subida de los salarios y el incremento de las pensiones, explican, en gran parte, "la robustez del crecimiento económico de España".

Francisco González Sío, secretario confederal de Negociación Colectiva de la Confederación Intersindical Galega (CIG), critica en conversación con este diario las observaciones del Banco de España y las relaciona con la actual coyuntura política. Es evidente, razona, que el dictamen del Banco de España se enmarca en las "presiones al Gobierno para alcanzar un pacto con Ciudadanos y que la izquierda española, que ya está muy desvirtuada, quede relegada a ser un actor testimonial".

González Sío entiende que el inexistente perjuicio económico derivado de la subida del salario mínimo ya está suficientemente demostrado, por lo que "este análisis precipitado que hace el Banco de España" tiene el objetivo de evitar que "haya más subidas" y crear "una onda de confusión generalizada"El sindicalista recuerda, por otro lado, que la Carta Social Europea establece que el salario mínimo debe alcanzar al menos el 60% del salario medio de cada país, siendo en el caso español de en torno a mil euros.

Respecto a la reforma laboral, González Sío asegura que es la responsable de introducir una "flexibilidad enorme en el mercado laboral por parte de las empresas", además de haber menguado los derechos de los trabajadores en su día a día y en su representación. El resultado es, por tanto, un desequilibrio que beneficia al "poder empresarial y supone una traba para acabar con la precariedad".

El sindicalista gallego cree además que la valoración del Banco de España resulta "escandalosa" porque se "extralimita de sus funciones" y supone, asimismo, "ideología política disfrazada de frías matemáticas". Estamos, remata, ante un "organismo en teoría serio, aunque durante la crisis quedó desprestigiado, que introduce un factor ideológico, liberal y de derechas".

  PENSIONES

El Banco de España cree conveniente mejorar el sistema de las pensiones. Y propone para ello medidas como el retraso de la edad de jubilación. Existe, afirma sobre el papel, la "evidencia empírica que muestra que en las décadas recientes, en países avanzados, el envejecimiento de la población ha estado generalmente asociado a una reducción del crecimiento potencial, que, en varios países, se ha compensado, en parte, con un retraso de la edad de jubilación".

El envejecimiento de la población, dice el supervisor, hace necesaria la "introducción de nuevos incentivos que favorezcan un mayor alineamiento entre la edad de jubilación efectiva y la referencia legal". Además de asociarlo con una cuestión demográfica, el Banco de España también vincula el problema de las pensiones con un gasto excesivo.

"No se puede volver a las viejas historias del problema demográfico, que no tiene sentido teniendo como tenemos un 40% de jóvenes en paro [...] Hay que favorecer la políticas familiares, de eso el Banco de España no dice nada, sí habla de natalidad, como si tuviéramos conejas para parir", criticó tras conocer el documento el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

Por su parte, González Sío subraya que de nuevo el organismo se "vuelve a extralimitar de sus funciones" y una vez más está, con su valoración, haciendo "política e intentando garantizar que los fondos privados tengan cabida en un país donde no tienen arraigo". Para el representante de la CIG, lo que intenta la institución con su informe es enfatizar sobre un supuesto problema con la esperanza de vida cuando realmente "el problema es que la precarización ha llevado a la gente joven a emigrar a otros países del entorno europeo, contribuyendo al ascenso de otras economías".

González Sío cree que el problema real tiene que ver con una "presión fiscal muy baja", de manera que lo recomendable sería a su juicio "fomentar un incremento para las rentas más altas". Insiste, igualmente, en que "el tanto por ciento que gastamos del PIB en pensiones está muy por debajo de la media de otros países europeos", de modo que apuesta por un aumento, "si no es vía cotizaciones a la Seguridad Social, será sacando las partidas de otra parte de los Presupuestos".

  VIVIENDA

También sobre el problema en que se ha convertido el derecho a la vivienda habla el Banco de España. Y en concreto sobre el alquiler y la burbuja que se ha generado a su alrededor. "Las condiciones de acceso al mercado de la vivienda han tendido a experimentar un cierto endurecimiento recientemente, en particular por lo que respecta al mercado del alquiler", aprecia en su informe. Además, reconoce, "el acceso a la vivienda se ve condicionado en mayor medida por la excesiva rotación laboral y el desempleo, fenómenos que afectan más a ciertos colectivos de trabajadores, como los jóvenes".

Para la entidad, es necesario dar "prioridad a aquellas políticas públicas dirigidas a favorecer la oferta de vivienda de alquiler". ¿Qué tipo de políticas? El Banco de España no desarrolla ninguna propuesta, pero sí subraya cuáles no se deben poner en práctica. Y en este contexto no cree adecuado "limitar el precio de las viviendas alquiladas, ya que, según la evidencia internacional, este tipo de medidas no solo reducen la oferta, sino que también pueden favorecer un deterioro importante de los inmuebles". Del mismo modo, afirma, "es conveniente mejorar la seguridad jurídica para que los propietarios de inmuebles encuentren los incentivos adecuados para ofertar sus propiedades en el mercado de alquiler".

Jaime Palomera, portavoz del Sindicato de Llogaters, doctor en Antropología Social e investigador en la Universitat de Barcelona, carga con rotundidad contra el Banco de España. En conversación con este diario, el portavoz del sindicato recuerda que el organismo es "el mismo que en su día no hizo nada para impedir la burbuja hipotecaria y que de hecho fue partícipe, porque era el encargado de que no se produjeran los abusos", lanza. Para Palomera, la inacción del Banco de España durante la primera crisis de la vivienda asociada a la hipoteca y su reacción ahora ante la burbuja del alquiler, beben de un mismo fenómeno: favorecer y proteger a la banca privada.

Por otro lado, el portavoz sindical insiste en que la limitación de los precios de la viviendas en régimen de arrendamiento no es una medida extravagante, sino que se desarrolla ya en diversos países europeos. En ese sentido, Palomera acusa al Banco de España de mentir: lo que afirma en el informe es "totalmente falso". "En Austria hay regulación de precios y eso no ha afectado al número de viviendas y su calidad, algo que tampoco ha sucedido en Francia, Alemania, Irlanda, Escocia, Holanda o Dinamarca", razona. Todos estos países, agrega, "regulan de una manera u otra el precio" y la evidencia internacional es precisamente "la contraria que la señalada por el Banco de España".

Para Palomera, lo que hace en organismo gobernado porPablo Hernández de Cos con su análisis es, "intentando aparecer como actor neutral, posicionarse claramente del lado de los intereses de una minoría privilegiada" como son los "grandes bancos y los fondos buitre, que hacen lobby para que los gobiernos no regulen nada". El fondo Blackstone, por ejemplo, ya "amenaza con irse y retirar viviendas del mercado si se regula el precio", de manera que quienes "participan activamente en reducir la oferta como amenaza" son los propios fondos.

La intervención del Banco de España en materia de vivienda tiene una lectura clara a juicio de Palomera. Se trata de una "respuesta a la creciente presión ciudadana". Y es que, asegura, estamos ya ante un "cambio de tendencia". Precisamente el Sindicat de Llogaters viene de confirmar este viernes una nueva victoria para los inquilinos, tras haber conseguido la primera bajada del precio en un contrato de alquiler perteneciente a un vecino barcelonés. El mensaje es contundente: "Si no se regulan los precios, es la ciudadanía la que se organizará para hacerlo". Palomera confirma que, a partir de este viernes, los sindicatos comenzarán a pedir bajadas a los propietarios respecto a unos precios que están "absolutamente hinchados".

Coincidiendo con la publicación del informe, CCOO alertó de que "se están poniendo los mimbres de una nueva burbuja inmobiliaria". "En vez de mostrar su excesivo e injustificado celo por la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el regulador bancario podría poner su empeño en limitar el reparto de dividendos de la banca hasta que ésta alcance un ratio de solvencia que evite que, nuevamente, el contribuyente pague los costes de la siguiente crisis financiera.

 

"Es necesario que la vivienda recupere su valor de uso residencial en detrimento de su carácter de bien sujeto a continua especulación. El sindicato pone el foco en actuar sobre las viviendas ya construidas y dar un uso residencial al enorme parque de inmuebles vacíos que existe –3,44 millones en 2011– a través de un ambicioso plan de alquiler social que permita movilizar estas construcciones", añaden desde CCOO.

  AHORRO

El Banco de España, además, se muestra extremadamente preocupado por el ahorro de los ciudadanos y ha resucitado un mensaje que durante la crisis económica resonó en todos los hogares: "Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades". De nuevo, el organismo recupera la idea al constatar que "el consumo privado mostró una notable fortaleza, superior a la de las rentas de las familias, lo que dio lugar a un nuevo descenso de la tasa de ahorro hasta el nivel más reducido de su serie histórica".

El hecho se explica, según el informe, porque "algunos hogares podrían estar basando sus planes de gasto sobre expectativas excesivamente optimistas acerca de sus rentas futuras".

Gabriel González-Bueno, especialista en políticas de infancia de Unicef, reformula el planteamiento y abre un interrogante: ¿están viviendo por encima de sus posibilidades o están gastando en función de sus necesidades? Actualmente, explica el portavoz, existen diversos factores que afectan de manera estruendosa a la vida de las familias, como el precio de la vivienda "que supera con mucho las recomendaciones internacionales –el 30% del salario– y esto afecta de forma distinta a los hogares". Por ejemplo, dice, un hogar con niños o personas dependientes "tiene necesidades que implican una carga mayor". Estas familias, señala González-Bueno, ahorran menos sencillamente porque "tienen menos recursos". "Lo que ha demostrado la crisis es que muchos hogares que estaban en riesgo de pobreza", con la llegada de la recesión "superaron ese umbral".

Incluso la propia ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, que recientemente cerró la puerta a una reversión de la reforma laboral, ha cargado contra esta línea argumental del Banco de España: "Es difícil ahorrar si no se llega a fin de mes", aseveró el miércoles.

El Banco de España insiste en que la subida del salario mínimo "tendrá un impacto negativo en el empleo"

El Banco de España insiste en que la subida del salario mínimo "tendrá un impacto negativo en el empleo"

Más sobre este tema
stats