moción de censura

Podemos tiende la mano al PSOE para contrarrestar el giro a la izquierda de Sánchez

Ábalos (PSOE) e Iglesias (Podemos) se estrechan la mano este miércoles en el Congreso.

La moción de censura planteada por Unidos Podemos contra el Gobierno de Mariano Rajoy no salió adelante en la votación que tuvo lugar este miércoles, tal y como estaba previsto. Pero al partido morado le sirvió para poner en marcha su nueva estrategia hacia el PSOE, que consiste en acercarse a los socialistas y que pretende adecuarse a un escenario en el que la nueva dirección, con Pedro Sánchez a la cabeza, ha pasado al ataque e intentará pescar en el caladero de votos de Unidos Podemos.

Desde que el partido de Pablo Iglesias entró en el Congreso, allá por diciembre de 2015, las relaciones con el PSOE han distado mucho de ser buenas. Episodios como el de la "cal viva", el acuerdo de los socialistas con Ciudadanos o el voto negativo de Iglesias y los suyos a la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno han enturbiado las relaciones entre las dos grandes fuerzas de la izquierda, que llegaron a su punto más bajo cuando la gestora comandada por el presidente asturiano Javier Fernández se hizo con las riendas del PSOE hace unos meses.

Pero el debate que tuvo lugar el martes y el miércoles ha supuesto un punto de inflexión en las relaciones Podemos-PSOE: tanto Iglesias como el nuevo portavoz socialista, José Luis Ábalos, se han mostrado correctos en las formas y dispuestos a colaborar en el futuro, si bien Iglesias le pidió a Ábalos que el PSOE liderase una moción de censura tras el verano y el portavoz no respondió a la oferta. Fuentes de Podemos aseguran que el acercamiento responde a la mayor sintonía con los postulados de la nueva dirección de Sánchez, aunque los expertos consultados por infoLibre también señalan que se trata de un movimiento para adaptarse a la nueva situación en la izquierda, que ha cambiado con la elección del secretario general socialista.

"Nuestra apuesta es, principalmente, tender puentes, porque creemos que están receptivos a ello porque su militancia ha hablado", señala una fuente próxima a Iglesias, que afirma que "ahora lo lógico sería que presentarán una moción de censura, y nosotros la apoyaríamos". "Después de lo de hoy, queda claro que hay voluntad de entenderse para lo único que garantiza el cambio, que es echar al PP", apunta igualmente este dirigente, que señala que eso no significa que Podemos no vaya a criticar al PSOE en las próximas semanas. "No es excluyente mantener el buen tono y criticarlos, y mientras sigan sumando a que el PP siga ahí, se lo diremos, pero depende de ellos, justamente", apunta.

No obstante, Lluís Orriols, profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), afirma que el hecho de que Podemos tienda la mano al PSOE también responde a un movimiento estratégico dentro del nuevo tablero político que establece la victoria de Sánchez. "El PSOE ahora va al ataque, a recuperar a los votantes que se le fueron a Podemos, y es obvio que sería un error que Podemos respondiera manteniendo el argumento de que el PSOE forma parte de la triple alianza, porque el relato del viraje a la izquierda de Sánchez, por ahora, es creíble, y eso sólo les haría más daño", explica Orriols.

Un PSOE que también corre riesgos

"Ahora mismo, es el PSOE el que elige el campo de juego y el que va a la ofensiva", y Podemos tiene que jugar en él, esboza el experto. Aunque este nuevo escenario abre una posibilidad para Podemos: la de tratar de arrastrar al PSOE hacia sus posiciones e intentar hacerles caer en contradicciones si no cumplen con las expectativas de su nuevo discurso de izquierdas. No obstante, fuentes del partido morado niegan que esta sea su intención. "Creo que es un tema de coherencia, nada más, ahora lo que nos toca es sentar las posibilidades de una alternativa que se concrete en echar al PP, porque ya existe y los números dan", señala un dirigente, que afirma que "lo otro es pensar en encuestas electorales cuando ahora mismo tenemos un escenario distinto".

Sin embargo, estas fuentes también interpretan que quien más tiene que perder en este nuevo escenario si da algún paso en falso es el PSOE. "Creo que le cuesta más al PSOE no acercarse a ser alternativa que a nosotros tender la mano, la verdad", sostiene un dirigente próximo a Iglesias, que igualmente asevera que "ellos lo saben, y por eso Ábalos se ha visto obligado a hablarle a su militancia, porque sabía que lo otro no era comprable". Y tampoco ve riesgos de que el nuevo impulso del PSOE haga a Podemos ir a su remolque: "Ahora mismo, como están las cosas, es imposible", zanja.

Por lo pronto, Ábalos e Iglesias quisieron simbolizar este miércoles una tregua en la dura pugna que han mantenido sus partidos en los últimos meses. Pero, pese al impulso momentáneo que ha supuesto la elección de Sánchez, el PSOE y Unidos Podemos siguen muy próximos en las encuestas, y al menos una parte del electorado puede bascular entre uno y otro partido. Sin embargo, un dirigente del partido morado matiza esta lectura. "Nosotros no creemos que compitamos por el mismo espacio", señala.

Aunque este dirigente admite que "hay gente del PSOE que ahora vota" Podemos, insiste en que "no sólo, y de hecho, no es la mayoría". Estas fuentes interpretan que "el PSOE sigue manejando el discurso con el eje izquierda-derecha, porque tiene sentido para ellos", a diferencia del partido morado. "Nosotros creemos que esta situación excede ese eje, y la moción lo demuestra, porque ha sido de sentido común y no de izquierda contra derecha", sostienen.

El PSOE ve “muy difícil” un pacto para echar a Rajoy pero la Transición “tampoco fue fácil”

Más sobre este tema
stats