¿VERDAD O MENTIRA?

Tomás Burgos: “Las pensiones sólo han perdido una décima de poder adquisitivo desde 2014”

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, calificó de “irrelevante” la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones desde que se revalorizan sólo un 0,25% cada año. Desde 2014 únicamente han perdido una décima de poder de compra, aseguró.

Para hacer ese cálculo utilizó la inflación media de los últimos cuatro años, no la tasa con la que termina el año, que es la que se empleaba, hasta la reforma de 2013, para actualizar las pensiones. En concreto, se recurría al IPC de noviembre. Burgos destacó que, si bien en 2017 habían perdido un 1,9% de poder adquisitivo, esa merma quedaba compensada por las ganancias de los tres años anteriores.

En efecto, la inflación media de 2017 fue de un 1,9%, por lo que los pensionistas perdieron 1,7 puntos de poder adquisitivo. En cambio, los tres años precedentes la inflación media fue negativa: -0,2% en 2016, -0,5% en 2015 y -0,1% en 2014. Así que, entre 2014 y 2017 los precios subieron un 1,1% y las pensiones un punto –0,25% cada año–. La merma es, por tanto, esa décima de la que habló el secretario de Estado.

Pero si para hacer la cuenta se emplea la tasa final del ejercicio, en 2017 el IPC terminó en el 1,2% y en 2016, en el 1,7%. Es decir, en dos años los precios subieron un 2,9% mientras que las pensiones lo hicieron sólo un 0,5% acumulado. Es decir, sólo en ese bienio perdieron 2,4 puntos de poder adquisitivo. En 2014 el IPC terminó en negativo (-1%) y en 2015 el índice no se movió, acabó en cero. Pero esta bajada de los precios tampoco compensa las subidas posteriores. En el cuatrienio considerado, el IPC aumentó un 1,9%, mientras que las pensiones sólo lo hicieron un punto. Es decir, perdieron nueve décimas de poder adquisitivo. En euros, por tanto, la pensión media debería haber aumentado 16,43 euros en cuatro años para no devaluarse frente a los precios, pero sólo creció 8,64 euros.

Tomando la inflación en el mes de noviembre de cada año, las cifras son similares: los precios subieron un 1,7%, pero las pensiones se quedaron en un punto. La merma es de siete décimas.

Más pérdida en los próximos años

La reforma de las pensiones de 2013 eliminó la revalorización de las pensiones según el IPC y lo sustituyó por un mecanismo automático que limita la subida a un 0,25% anual si la Seguridad Social tiene déficit, y al IPC más el 0,50% si termina los ejercicios con superávit. El sistema lleva en números rojos desde 2012 y no se prevé que los abandone hasta 2022, de acuerdo con los cálculos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Según el FMI, la Seguridad Social se mantendrá en déficit hasta 2050 y los pensionistas perderán un 30% de poder adquisitivo.

Los números de CCOO sitúan entre un 15% y un 17% la pérdida de poder adquisitivo de los jubilados en la próxima década, suponiendo una inflación de entre el 1,5% y el 2%, que es el objetivo del BCE. Si a esa quita por la revalorización limitada al 0,25% se le añade el recorte que, a partir de 2019, sufrirán las pensiones cuando se les aplique el factor de sostenibilidad –un coeficiente que reducirá la cuantía de la prestación según la esperanza de vida de cada generación–, la pérdida de poder de compra se elevará hasta el 25% en los próximos 10 años, advierte el sindicato.

¿Es sostenible el sistema público de pensiones?

¿Es sostenible el sistema público de pensiones?

Más sobre este tema
stats