La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Libertad de expresión

Valtonyc se convierte en el primer músico fugado de la Justicia por las letras de sus canciones

El rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonyc.

Josep Miquel Arenas, más conocido como Valtonyc, tendría que haber ingresado este jueves en prisión convirtiéndose en el primer músico encarcelado en España por las letras de sus canciones. Sin embargo, el  rapero podría haber huido de España, tal y como avanzaron en la tarde de este miércoles Diario de Mallorca y Elnacional.cat. El destino de Valtonyc podría ser Suiza o Bélgica. La autoridad judicial avisó de que emitirá una orden de búsqueda y captura si Valtonyc no ingresaba en prisión de manera voluntaria.

Horas antes de que saliera a la luz esta información, el rapero publicó un mensaje en Twitter en el que ya adelantaba que no se lo iba a "poner fácil" a la Justicia. "Mañana es el día. Mañana van a tumbar la puerta de mi casa para meterme en la cárcel. Por unas canciones. Mañana España va a hacer el ridículo, una vez más", escribió este miércoles en su perfil de la red social Twitter. Sin embargo, después de que el Constitucional inadmitiera a trámite su recurso y el Supremo ratificara la sentencia, no se da por vencido. "No se lo voy a poner tan fácil, desobedecer es legítimo y obligación ante este estado fascista. Aquí no se rinde nadie", añadió. 

 

Este jueves acababa el plazo que le dio la Audiencia Nacional para ingresar en prisión para cumplir la condena de tres años y medio por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona y amenazas por el contenido de algunas de sus canciones en las que se refiere al rey Juan Carlos y al presidente del Círculo Balear, Jorge Campos. Al conocerse este fallo, dictado el pasado 22 de febrero, se abrió de nuevo el debate de los límites de la libertad de expresión, ya antes objeto de polémica por juicios similares a otros tuiteros y artistas como Cassandra Vera –absuelta por el Tribunal Supremo el pasado mes de marzo– o Pablo Hassel –también condenado por la Audiencia Nacional–. Y el debate continuará este jueves. 

Con motivo de la posible entrada en prisión del mallorquín, sus grupos de apoyo en las redes sociales convocaron manifestaciones de apoyo en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Villarreal, Girona, Alicante y Castellón. El objetivo, defender la libertad de expresión que, a su juicio, no se respeta en nuestro país. Así, cerca de un centenar de personas que concentraron en la tarde de este miércoles en la madrileña Puerta del Sol, donde cantaron algunas de sus letras y corearon consignas como "libertad de expresión sin pasar por prisión", "aquí se tortura como en la dictadura" y "vosotros fascistas sois los terroristas".

 

Además, el rapero protagoniza, junto a al presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, Pablo Hasel, y otros investigados,  la nueva campaña lanzada por varias entidades catalanas con la que pretenden denunciar "el retroceso en derechos fundamentales que vive el Estado".

"Cospedal no reiría tanto en un zulo a cuarenta grados"

"Un pistoletazo en la frente de tu jefe está justificado o siempre queda esperar a que le secuestre algún GRAPO"; "queremos que el miedo llame a sus puertas con llamas"; "Cospedal no reiría tanto en un zulo a cuarenta grados"; "siete tiros de la glock de Iñaki Bilbao al juez" o "Bauzá debería morir en una cámara de gas". Son algunas de las frases que contienen las canciones de Valtonyc y los motivos por los que, a juicio de la Audiencia Nacional, el rapero ha incurrido en varios delitos. Estas afirmaciones, para el juez, son constitutivas de enaltecimiento porque no sólo aprueban los objetivos políticos de bandas terroristas, sino que incitan a la "reiteración" de actos violentos.

La sentencia condenatoria de la Audiencia Nacional –ratificada por el Supremo– cita a este respecto la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que señala que para condenar a alguien por enaltecimiento del terrorismo debe producirse una situación de riesgo para las personas o derechos de terceros o para el propio sistema de libertades. Para la justicia, las letras de Valtonyc entran dentro de este supuesto "en la medida en que puedan ser consideradas como una manifestación del discurso del odio por propiciar o alentar, aunque sea de manera indirecta, una situación de riesgo para las personas o derechos de terceros o para el propio sistema de libertades".

En este sentido, la Sala de lo Penal aseguró que las expresiones reiteradas "exceden de la crítica política y se introducen en el campo del atentado contra la dignidad personal". Por tanto, rechazó que estas manifestaciones estén amparadas en la libertad de expresión y en la "creación artística", en referencia a que el rapero aseguró en el juicio que "todo arte es provocativo".

'Los Borbones son unos ladrones'

Un razonamiento prácticamente calcado se utilizó en el caso de Pablo Hasel, a quien se acusó de incitar a la violencia a través de mensajes como "las manifestaciones son necesarias pero no suficientes, apoyemos a quienes han ido más allá". Sin embargo, él, de momento, no entrará en prisión. 

Ambas condenas, casi idénticas, han sido entendidas como un ataque a la libertad de expresión por varias personas de la sociedad civil, políticos –como Pablo Iglesias, que mostró su apoyo desde que se conoció la sentencia de Valtonyc– y compañeros de profesión. En este sentido, el pasado mes de abril, 13 bandas lanzaron la canción Los Borbones son unos ladrones, surgida de la necesidad de "entonar un canto sobre el retroceso de las libertades en este país", según explicó Pau Llonch, coordinador de la iniciativa. Grupos como Elphomega, Frank T, La Raíz, Ira, Los Chikos del Maíz, Def Con Dos, ZOO, Rapsusklei y Sara Hebe, entre otros, aportaron así su grano de arena con este tema que mezcla rimas de Valtonyc, algunas de las letras de canciones que han pasado por los tribunales.

Pero además, organizaciones de derechos humanos también mostraron su apoyo al cantante. Fue el caso de Amnistía Internacional, que el pasado mes de marzo emitió el informe Tuitea... si te atreves, a través del cual quiso denunciar los ataques a la libertad de expresión que, a su juicio, se estaban produciendo en España. "El Gobierno somete a hostigamiento a toda una serie de expresiones en Internet utilizando las categorías generales de 'enaltecimiento del terrorismo' y 'humillación de las víctimas de los delitos terroristas'", denunció la ONG. 

El problema, según añadió, del aumento exponencial de los procesamientos y condenas a artistas y tuiteros por presuntos delitos de "enaltecimiento del terrorismo" o de "humillación a la víctimas" radica, según explicó en el documento, en el artículo 578 del Código Penal. Los casos expuestos evidencian, a su juicio, que "las autoridades vienen utilizando" este artículo "para reprimir las expresiones de índole política, sobre todo en las redes sociales, y a la comunidad artística del país". El problema es que esta expresión es "esencial" para el debate y el pensamiento crítico, según la organización.

Además, la Plataforma por la Libertad de Información (PDLI) informó a través de un comunicado publicado en su página web este lunes la grave vulneración de los derechos fundamentales que supone la entrada en prisión del rapero. A juicio de la organización, esta pena está en contraposición a los principios internacionales sobre libertad de expresión y critica la "nefasta actuación de todos los poderes públicos".

Críticas

La condena de Valtonyc, no obstante, ha dividido las opiniones. El rapero defendió en todo momento las letras de sus canciones, enmarcadas, según ha insistido siempre, dentro de la libertad de expresión. Y se ha reiterado en ellas. Así, durante su último concierto, animó a los asistentes a "matar a un puto guardia civil", levantando las críticas de las asociaciones del Instituto Armado. 

En este sentido, los servicios jurídicos de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denunciaron este mismo lunes al rapero por, de nuevo, un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo. La Asociación Española de Guardias Civiles, por su parte, estudia actuar en el mismo sentido. Para ellos, las palabras de Valtonyc son una "clara incitación al odio y a la violencia y nada tienen que ver con el derecho a la libertad de expresión que nos reconoce a todos los españoles, con la excepción de los guardias civiles". 

Y en el mismo sentido se manifestó Irene Villa. La víctima de la banda terrorista ETA afirmó en una entrevista concedida a un programa balear que perdona y no guarda rencor al rapero pero que éste, sin embargo, debe pagar por su delito. "A mí es que me despierta compasión esta gente que dice esas barbaridades, y digo: 'Qué vida tienen que tener ellos, qué mundo interior para alegrarse del dolor, de la violencia, para ensalzar el sufrimiento humano... ¡Madre mía! cómo tienen que estar de podridos por dentro'", aseguró. 

¿Está en peligro la libertad de expresión?

Pero no sólo los cantantes o usuarios de las redes sociales se han visto en estas situaciones. El secuestro del libro Fariña, de Ignacio Carretero, o la retirada de la obra Presos políticos, de Santiago Sierra, de la feria de arte ARCO, han sido otros de los casos que han provocado que el debate de la libertad de expresión esté más vivo que nunca. Estos dos casos se conocieron, además, con pocos días de diferencia de la sentencia que condenó a Valtonyc. Se produjeron en un intervalo de apenas dos días.

Valtonyc niega haber presentado ningún recurso en el TEDH en su primer 'tuit' desde el pasado 23 de mayo

Valtonyc niega haber presentado ningún recurso en el TEDH en su primer 'tuit' desde el pasado 23 de mayo

Y hay muchos más ejemplos. El año pasado, por ejemplo, se condenó a un año de cárcel al cantante César Strawberry por enaltecimiento del terrorismo, la misma pena que se aplicó a la tuitera Cassandra Vera por hacer chistes sobre el asesinato del jerarca franquista Luis Carrero Blanco. La lista de casos que han generado controversia es larga: el de los titiriteros contratados por el Ayuntamiento de Madrid o los procesos judiciales contra la portavoz de este consistorio, Rita Maestre, o contra el concejal Guillermo Zapata son algunos ejemplos.

Esto ha provocado que el debate llegue, incluso, a la política. De los cuatro grandes, Unidos Podemos es la formación que criticó con mayor dureza las medidas tomadas por la Justicia ante todos estos casos. Preguntado por la retirada de la obra de ARCO, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, denunció la "regresión" de las libertades civiles y ha asegurado que ésta es "incompatible con la democracia", mientras que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, tachó la decisión de "penosa" y "partidista". 

Igualmente, Iglesias denunció la "vergüenza" que supone, a su juicio, que "un rapero, por hacer una canción, tenga que entrar en prisión" en "un país en que el señor Camps sigue cobrando un sueldo público y se pasea en su cochazo por Valencia". Por su parte, IU ha pedido a la UE que aplique sus tratados contra España por "vulnerar derechos fundamentales". Por su parte, PP y Ciudadanos defendieron siempre la condena a Valtonyc que, por el momento, ha huido de España. 

Más sobre este tema
stats