LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las 25 mayores empresas pagaron a sus accionistas un 32% más que a Hacienda por sus beneficios en 2003

Pobreza

Vecinos de la Cañada Real recogen 60.000 firmas para exigir que se restablezca el suministro eléctrico

Imagen de archivo de un vecino mostrando restos de madera recogidos para intentar calentar su casa en el asentamiento de la Cañada Real.

infoLibre

Un grupo de vecinas del sector 5 de la Cañada Real de Madrid han sumado más de 60.000 firmas en una petición en la plataforma change.org para pedir que, tras más de un año sin suministro eléctrico, este se restablezca en su vecindario.

La iniciativa comenzó hace un año para difundir, junto al resto de movilizaciones, a la situación que se estaba viviendo en el poblado madrileño tras el corte de luz y gas y pedir a la empresa Naturgy y a las autoridades regionales una solución. En enero de este año llegó a reunir 40.000 firmas y, ante la llegada de un nuevo invierno sin soluciones, son más de 60.000 las personas que se han sumado a la iniciativa, informa Europa Press.

"Llevamos más de un año sin suministro eléctrico. Ya ha pasado todo ese tiempo desde que la empresa concesionaria del suministro, Naturgy, dejara de ofrecernos este servicio.", relatan en su petición. "Sin agua caliente, luz ni gas la frivolidad de un año. No solo estamos hablando de adultos, hay alrededor de 1.800 menores", continúan explicando.

En su texto reflejan la realidad que allí se vive. "El enero pasado, los niños de Cañada en vez de mandar una carta a los Reyes Magos, se la tuvieron que mandar a Naturgy. Y parece que si siguen sin hacer nada, este enero vamos por el mismo camino", lamentan.

A principios de noviembre, la presidenta de la asociación cultural Tabadol del sector VI de la Cañada Real, Houda Akrikez, ya reclamó, en declaraciones a Europa Press, "luz inmediatamente porque no se puede consentir que más de 4.000 personas, 1.800 de ellas menores, pasen otro invierno sin calefacción".

Akrikez reclamó "contratos" como el que tiene cualquier ciudadano perteneciente a la Comunidad de Madrid, para poder "pagar el suministro eléctrico". "Vamos a seguir en nuestra lucha, nuestro mensaje es claro, justo, un reconocimiento ciudadano, queremos luz y la queremos pagar", afirmó.

A su juicio, lo que están viviendo es "un atropello de los derechos humanos" porque al no tener electricidad, sus viviendas no cumplen con las condiciones adecuadas para vivir. En el caso de los niños y niñas, explica que tienen que hacer los deberes del colegio "bajo una lamparita que se carga con la luz del día".

El pasado 27 de octubre, los vecinos del sector VI presentaron una solicitud de contratos a UFD, la empresa distribuidora de electricidad del grupo Naturgy. En su respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, la compañía precisa que UFD está "en disposición de atender todas las peticiones de conexión a su red de distribución que vayan acompañadas de la documentación que exige la legislación".

En este sentido, la compañía asegura que está "plenamente implicada en colaborar en la resolución del problema, siempre dentro de sus limitadas competencias y del estricto cumplimiento de la legalidad vigente".

Unos 4.000 vecinos de la Cañada Real se preparan para otro invierno sin calefacción: "Vamos a seguir luchando"

Unos 4.000 vecinos de la Cañada Real se preparan para otro invierno sin calefacción: "Vamos a seguir luchando"

Por su parte, los vecinos del sector V de la Cañada Real consiguieron organizarse para tener luz, controlando mucho el consumo, aunque temen que ahora cuando todos conecten las estufas y radiadores ante la ola de frío, superen la potencia máxima y se queden otra vez sin electricidad.

"Seguimos luchando por unos contadores y unas instalaciones adecuadas, unas infraestructuras legales y pagar la luz como todos los vecinos, porque es un derecho", explicó a Europa Press la portavoz de la asociación Al Shorok-Amanecer, Cristina Poza.

Mientras administraciones y distribuidora insisten en mostrar su buena voluntad para solucionar el problema, ya ha pasado un año y 4.000 personas, entre ellos 1.800 menores, se vuelven a enfrentar a la incertidumbre de tener que pasar otro invierno sin luz y helados de frío.

Más sobre este tema
stats