Burgos

Los vecinos ganan por ahora la batalla de las obras de Gamonal

El alcalde de Burgos, el conservador Javer Lacalle, anunció este martes que las polémicas obras del barrio de Gamonal por las cuales se pretendía construir un bulevar en la calle Vitoria, arteria principal de la ciudad, quedan detenidas provisionalmente –el mandatario lo ha definido como "un paréntesis– porque no está garantizada la seguridad de los obreros y para responder al clamor popular.

El regidor, además, ha informado en rueda de prensa que se abrirá "un grupo de trabajo" en unos 15 días con el fin de buscar el "mayor consenso posible" con respecto al proyecto. Lacalle, que ha asegurado no haber recibido presiones para tomar la decisión de paralizar las obras, ha explicado no obstante que sigue abierta la posibilidad de que la construcción del bulevar continúe, si bien la decisión final dependerá de las reuniones que celebrará el grupo que se constituirá. Este grupo estará integrado por los grupos políticos municipales, colectivos vecinales a favor y en contra de la reforma y técnicos del Ayuntamiento.

Preguntado por los periodistas sobre el alcance o posibles límites de esa comisión, Lacalle ha dicho que "no es momento para hablar de líneas rojas, sino de ampliar acuerdos y un consenso en el que el ayuntamiento lleva dos años trabajando y que ha supuesto varias modificaciones del proyecto inicial para incluir sugerencias y alegaciones de particulares y colectivos". En este sentido, el regidor se ha mostrado convencido de que la paralización servirá para aliviar el clima de tensión instalado en la ciudad en los últimos días.

Sin embargo, fuentes vecinales se muestran cautas ante el anuncio de la paralización de las obras, y hacen hincapié en que no suponen una cancelación definitiva del proyecto. Por ello, los vecinos han convocado una asamblea este miércoles a las doce de la mañana, en la cual se establecerán "los pasos a seguir" ante la nueva situación. Y no será la única reunión, ya que el alcalde ha convocado a las 11.30 a los cuatro grupos políticos del consistorio (PP, PSOE, IU y UPyD) para tratar el asunto.

La oposición se muestra muy dura con Lacalle

Por su parte, la oposición ha celebrado la decisión del alcalde, si bien se ha mostrado muy crítica con la gestión que ha realizado el regidor tanto de las obras como del conflicto de los últimos días. El líder del PSOE de Burgos, Luis Tudanca, ha mostrado en declaraciones a este diario su "satisfacción" por la paralización de las obras, que ha calificado como "un triunfo muy evidente de los vecinos de Gamonal, que han demostrado tener la razón".

De igual manera, el secretario provincial de los socialistas ha pedido que se depuren responsabilidades por la actuación del Ayuntamiento durante los últimos días, y ha aseverado incluso que el alcalde Javier Lacalle "debería dimitir". UPyD, por su parte, comparte la percepción de que el regidor debe rendir cuentas por su "mala gestión", tanto de las protestas ciudadanas como de la propia aprobación y diseño del proyecto. Igualmente, el partido ha mostrado su alegría por la paralización del proyecto, ya que "lo más inmediato era escuchar a los vecinos".

"Nuestra posición es que se debe paralizar la obra definitivamente, porque el Ayuntamiento se encuentra en un estado de ruina total", ha aseverado Roberto Alonso, portavoz de UPyD en el consistorio burgalés. Alonso, que asegura que su partido se opuso "desde el principio" a la ejecución de esta reforma, ha criticado que Lacalle no haya escuchado a los ciudadanos y ha afirmado que el PP no tiene legitimidad para realizar las obras por la oposición ciudadana, a pesar de contar con la "legitimidad democrática" que le proporciona su mayoría absoluta en la corporación.

Cuestionados por si creen que las obras seguirán adelante o se cancelarán de forma definitiva, tanto Tudanca como Alonso han mostrado su deseo de que la reforma no se reanude. El líder de los socialistas, que ha asegurado que la obra "está muerta" y que el alcalde no debería insistir en realizar la remodelación, ha mostrado sus dudas sobre las consecuencias económicas que puede suponer para el Ayuntamiento la cancelación del contrato con las empresas concesionarias.

En este sentido, Roberto Alonso asegura que, de confirmarse una paralización definitiva de las obras, sería "lógico" que las constructoras recibieran una compensación económica por la inversión que han realizado, ya que, asegura, han construido ya ciertas partes del bulevar proyectado, y han iniciado los trabajos en varias zonas. Por ello, Alonso ha asegurado que su grupo exigirá "responsabilidades" al alcalde por las consecuencias que una eventual cancelación pudiera tener para las arcas públicas.

Manifestantes incendian las casetas de la obra del barrio burgalés de Gamonal

Manifestantes incendian las casetas de la obra del barrio burgalés de Gamonal

Más sobre este tema
stats