Justicia

“Ya tenemos los votos para expulsar al juez catalán”

El magistrado de la Audiencia de Barcelona Santiago Vidal

"Ya tenemos los votos para expulsar al juez Santiago Vidal". De esta forma se ha expresado en los últimos días en ámbitos judiciales Francisco Gerardo Martínez Tristán, vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y miembro de su Comisión Permanente, según aseguran a infoLibre fuentes jurídicas.

La actuación de Martínez Tristán, mano derecha del presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y que está casado con la consejera de Fomento en Castilla- La Mancha, Marta García de la Calzada (PP), fue muy polémica durante el intento de privatización hospitalaria del Gobierno madrileño del PP. Este magistrado trató de que todos los recursos se agruparan en el Pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que él mismo presidía, antes de incorporarse como vocal del Consejo.

Precisamente, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha incluido en el orden del día del Pleno convocado para este jueves la propuesta de expulsión del juez de la Audiencia Provincial de Barcelona Santiago Vidal como responsable de dos faltas disciplinarias muy graves relacionadas con su participación en los trabajos de redacción de una Constitución para Cataluña.

Tres conservadores

El Pleno del Consejo está compuesto por 20 vocales, que con el presidente Carlos Lesmes conforman 21 votos. Por eso, la mayoría necesaria para expulsar al magistrado catalán sería de once vocales. Precisamente, once es el número de vocales considerados conservadores. Aunque fuentes progresistas han asegurado a infoLibre que al menos tres de los conservadores tienen dudas sobre la destitución.

La propuesta realizada el 5 de febrero por el promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo, Antonio Fonseca-Herrero, que promueve una sanción grave de expulsión, corresponde valorarla de forma directa al Pleno del órgano de Gobierno de los jueces y no a la Comisión Disciplinaria, como ocurría hasta la modificación de la ley del Consejo en 2013.

Este cambio irrita a una parte de la judicatura, que considera que esta forma de actuar equivale a privar a los jueces de una de las instancias para defenderse de las posibles acusaciones. Este es el motivo por el que los vocales progresistas, que optarán previsiblemente por una sanción menor para Santiago Vidal, reclamen que la Comisión Disciplinaria analice también el caso antes de que se vote en el Pleno del Consejo.

En el documento que será sometido a estudio este jueves, el promotor señala que el juez de Barcelona incumplió los preceptos previstos en los artículos 417.6 y 417.14 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, relativos al ejercicio de actividades incompatibles con el cargo de juez o magistrado y a la ignorancia inexcusable en el cumplimiento de los deberes judiciales.

Promovió la independencia

Se considera probado que Vidal "ha participado activamente, y al margen de cualquier cobertura, en un grupo de trabajo de composición heterogénea tenía por objeto elaborar y redactar una Constitución catalana'Constitución catalana" y que además admitió de forma pública que su intención era ponerla a disposición o de que sirviera de modelo para quienes promovieran la celebración de una consulta por el llamado derecho a decidir y la independencia de Cataluña.

A ello se añade, según el promotor, que el magistrado "ha efectuado de forma reiterada declaraciones públicas en defensa de la independencia de Cataluña y, así mismo, ha apoyado y participado activa y públicamente en iniciativas políticas que adoptaban instituciones públicas catalanas y entidades privadas sobre un proceso por y para la independencia de Cataluña".

Para proponer la expulsión, el promotor de la Acción Disciplinaria también ha tenido en cuenta  que Vidal "valoró y calificó de legítimo el incumplimiento de las leyes y de la Constitución española, admitiendo y justificando expresamente la procedencia de la desobediencia civil a la Constitución, a la ley y a las decisiones del Tribunal Constitucional sobre el llamado proceso para la independencia de Cataluña".

Fidelidad a la Constitución

En el expediente se recuerda que todos los jueces asumen en el juramento o promesa que prestan antes de tomar posesión de su primer destino un deber de fidelidad que, aunque no impone un compromiso político y personal en defensa de la Constitución "sí implica la obligación de abstenerse de ejecutar cualquier actuación que ponga en peligro valores o principios" de la Carta Magna y la de "adecuar a dichos valores y principios su actuación profesional".

"La actuación de Vidal no puede quedar amparada por el ejercicio del derecho fundamental de libertad de expresión, ya que la dignidad, integridad e independencia del Poder Judicial es un bien de rango constitucional" que habilita limitarla para los integrantes del Poder Judicial, añade la propuesta.

Actividades privadas

Fonseca-Herrero agrega que el juez actuó con "manifiesta e inexcusable inobservancia de deberes relevantes" y llevó a cabo, de forma reiterada "actividades privadas de naturaleza puramente política, de participación política en un movimiento independentista, incompatibles con su condición de magistrado".

"El señor Vidal se ha involucrado de forma consciente, notoria y permanente en un proceso de tipo político", recuerda y agrega que propugnó la derogación del orden constitucional de forma "activa y pública" fomentando y auspiciando "conductas antijurídicas como la desobediencia civil", concluye Fonseca-Herrero.

La propuesta de sanción del Promotor de la Acción Disciplinaria coincide con la realizada por la Fiscalía, que también ha solicitado la separación de la carrera judicial de Vidal.

El Gobierno renunciará a las escuchas sin permiso de los jueces si no tiene el aval del Poder Judicial

El Gobierno renunciará a las escuchas sin permiso de los jueces si no tiene el aval del Poder Judicial

Más sobre este tema
stats