4M | Elecciones en la Comunidad de Madrid

Vox revienta el debate de la Ser al no condenar las amenazas e Iglesias se marcha denunciando "blanqueamiento"

infoLibre

Vox ha reventado el debate electoral a cinco para las elecciones de la Comunidad de Madrid que organizaba la Cadena Ser al no condenar las amenazas de muertes recibidas este jueves por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. El candidato morado ha abandonado el debate de la Ser en su arranque después de que la candidata de la formación de ultraderecha, Rocío Monasterio, se haya reafirmado en que no cree estas cartas con balas y tras pedirle "que se largue" en varias ocasiones.

Iglesias ha comenzado el debate hablando de que la "tolerancia e impunidad van a más" tras recibir él y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, hayan recibido cartas con balas reales. "No es aceptable que la señora Monasterio ponga en duda lo ocurrido y si no se retracta vamos a abandonar el debate", ha asegurado.

Tras Iglesias y siguiendo el turno de palabra establecido antes del debate, la cabeza de lista de Más Madrid, Mónica García, ha manifestado su "condena sin paliativos" y todo su apoyo además de "una reflexión del deterioro de la sociedad para que esto se haya normalizado y cristalizado el odio". "Absolutamente deplorable y aberrante", ha concluído.

A continuación, la candidata de Vox ha tomado la palabra para asegurar que condena la violencia, pero ha pedido a Iglesias que denuncie también la violencia en sus mítines como en Vallecas. "Le animo que vaya a denunciar estas amenazas. No nos creemos nada. Y si quiere pues lárgese, que es lo que queremos muchos españoles. Es muy fácil, que se levante, que lo están deseando un montón de españoles, que se vaya de España. Venga, me alegro que se vaya", ha dicho.

Tras estas palabras, Iglesias se ha levantado de la silla y se ha acercado a la presentadora del debate, Angels Barceló, para decirle que "están cometiendo un error con esta gente blanqueándolos. Nosotros no vamos a debatir con la ultraderecha". La moderadora, que ha intentado detener al candidato de Unidas Podemos, ha pedido a Monasterio que no es el tono que quieren aplicar este debate porque "es un debate entre demócratas", a lo que la cabeza de lista de Vox le ha respondido que era partidista y que era una "ministra política". "Esto es una aberración", ha apuntado Mónica García tras escuchar estas palabras.

Bal, Gabilondo y García condenan las amenazas

Tras la salida de Iglesias, el candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha condenado "sin ningún matiz" las amenazas de muerte y ha censurado que desde Vox se sugiera que el episodio puede ser un "invento" del Gobierno. "La condena más radical, más absoluta, sin ningún matiz este hecho. Esto es una amenaza de muerte. Es una coacción frente a los derechos fundamentales", ha lanzado, tras el bronco inicio sobre las amenazas de muerte tras el que Iglesias se ha acabado yendo del plató.

A continuación, el candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha condenado sin "paliativos" estas amenazas y le ha expresado "todo su afecto" a Iglesias. El socialista ha asegurado que Monasterio ha cometido "un error" al pedirle a Iglesias que se marche y le ha pedido que no hable "en nombre de toda la ciudadanía", diciendo que quiere que salga de las instituciones Iglesias. Él ha condenado "sin paliativos" lo acontecido, frente a Monasterio que "viene a provocar".

García también ha vuelto a condenar "sin paliativos" estas amenaza . "¿Le han mandado balas a un compañero y usted sonríe?", ha preguntado a Monasterio a la que también ha instado a hacer "algo digno en su vida" y ha acusado a la candidata de Vox de "no sólo ser mala gente sino ser una aberración". "¿Tan mal les van las encuestas para montar este numerito, para este turismo de provocación? Qué aberración", ha afeado a la candidata de Vox, quien ha acusado a García de poner "cara de amargada".

La Ser concluye antes de tiempo el debate

Tras estos pronunciamentos, los cuatro líderes han iniciado un debate con la ausencia de Iglesias y con la ya conocida de Isabel Díaz Ayuso, que ya anunció hace unos días que sólo acudiría al de Telemadrid. Tras poco más de una hora, y marcados todos los temas por las interrupciones de Monasterio, a la vuelta de una pausa publicitaria, Gabilondo ha anunciado su intención de abandonar también el debate: "Me he quedado aquí por respeto a la democracia y porque el odio no nos puede silenciar, esperaba que Iglesias volviera".

Ante esto, Barceló ha cuestionado a García si ella también barajaba esta posibilidad. "No quiero pasar un minuto mas en un plató con usted", ha espetado la candidata de Más Madrid hacia Monasterio que ha asegurado que el tono de Vox es insostenible. 

Ambos han apelado a los ciudadanos para "que vayan a votar" y derroten así al "odio". Por su parte, Bal les pedía "por favor" que se quedaran para "no hacer el juego a Vox". Sin embargo, Barceló ha tomado la decisión de cerrar el debate, ante lo que Monasterio ha replicado que "esto es la dictadura de la Ser". "Los demócratas somos muchos más en todo el país. Son los que van a decidir lo que pase en las siguientes. Esto va de todo y va, sobre todo, de democracia", ha concluído la moderadora. 

El origen: "No nos creemos nada de Iglesias"

Este momento, llega después de que este viernes de que Monasterio mostrase sus dudas sobre estas cartas. Al ser preguntada en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, ha señalado que condena "toda la violencia" y que le hubiera gustado que todos hubieran condenado lo ocurrido en Vallecas, pero ha subrayado que del Gobierno "no se creen nada".

"Del Gobierno ya no nos creemos nada los españoles, nos han engañado desde el principio de la pandemia una y otra vez, engaño tras engaño, estamos cansados de que nos engañen sistemáticamente", ha afirmado. "De Pablo Iglesias me creo poco, cada vez que vemos algo que dice Pablo Iglesias lo ponemos en duda, nos ha engañado", ha insistido Monasterio.

Ante estas palabras, el candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha afirmado minutos después en una entrevista en TVE que valorarán acudir a más debates con Vox por "amparar el terrorismo" tras conocer estas declaraciones de Monasterio. El líder morado considera "gravísimo que una fuerza política que hace abiertamente apología de la dictadura ponga en cuestión que yo hayamos recibido esas balas". "Es inaceptable y nos vamos a replantear estar en ningún espacio con Vox. Si una amenaza terrorista la ponen en duda es una prueba más de que no son una fuerza democrática", ha manifestado.

"Vamos a valorar estar en un debate con alguien que pone en cuestión estar amenazado de muerte. Quien ampara el terrorismo no puede esta en los medios. Hay que acabar con el blanquiemiento. Al ministro del Interior, cuya trayectoria no es sospechosa de estar en la izquierda, en el Congreso le hacen poco menos que responsables de los atentados de ETA. A mí directamente ya no me llaman rojo, sino chepudo o rata. Están llegando a un nivel inaceptable y no se les puede blanquear más", ha dicho.

Iglesias también ha asegurado que "no es agradable que amenacen a tu familia". "Es una amenaza seria, grave, esperamos detenciones. Esperamos también detenciones por el ataque a nuestra sede en Cartagena y criticamos que aquel legionario que amenazara a los ministros con disparos se fuera de rositas. Se está instalando un clima de impunidad y los que quieren que dejemos la político dan un paso más. Estoy preocupado", ha reconocido.

Los tres ya han denunciado los hechos

En el caso de Grande-Marlaska, la carta la ha recibido este jueves en la sede del Ministerio con matasellos de Correos del día 19 de abril. En el interior había un escrito que decía textualmente: "Tienes 10 días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional, Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos". En el interior había dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62x51.

La directora de la Guardia Civil, María Gámez, recibió la carta el miércolees, denunciando estos hechos ante la Unidad Central Operativa (UCO). El sobre lo recepcionó su secretaria de Despacho a primera hora de la tarde y contenía en su interior una nota amenazante anónima con un cartucho del calibre de 7,62 mm.

Al líder de Podemos y candidato a la Comunidad de Madrid también se le ha remitido el jueves una carta de estas características a través de dependencias del Ministerio del Interior. Dentro había dos balas del fusil tipo Cetme, según confirman en fuentes de esta formación. Iglesias también denunciará estos hechos.

Iglesias asegura que nadie de PP ni Cs le ha llamado tras las amenazas pero sí del resto de partidos

Iglesias asegura que nadie de PP ni Cs le ha llamado tras las amenazas pero sí del resto de partidos

Más sobre este tema
stats