Librepensadores

España y Cataluña, juntas pero no revueltas

Librepensadores nueva.

José Manuel González de la Cuesta

Una de las cosas buenas que nos está dejando la pandemia es que Cataluña no está siendo el monotema en los medios de comunicación, a pesar de que al nacionalismo de ambas orillas del Ebro les gustaría que fuera de otra manera. Y eso es de agradecer. No es que no se tenga que hablar de sus elecciones, ya que su importancia transciende al propio territorio catalán, en la medida que tienen de condicionar toda la política española para bien y para mal; aunque yo pienso que Cataluña, limada del frenesí independentista siempre ha aportado más cosas buenas que malas al resto de los españoles, por más que les pese a aquellos que llevan años tratando de convertirla en un don Tancredo de sus intereses electorales.

Lo que sería deseable de estas elecciones, es que se llegara a una normalización de la vida política para buscar, desde el sosiego y la voluntad de acuerdo, una solución al problema del encaje de Cataluña en España, que los siglos han demostrado no es la opción centralista, salvo que esta se sustente en la represión y la imposición de un modelo territorial fracasado desde que la Guerra de Sucesión de 1700 elevó al poder a la dinastía borbónica, trasponiendo las leyes castellanas a la nueva España que empezaba con una monarquía centralista y poco proclive al reconocimiento de la diversidad territorial peninsular. Una imposición, que acabó con siglos de convivencia en un país con dos estados; mejor dicho, en una monarquía con dos países en la Península Ibérica: la Corona de Castilla y la Corona de Aragón.

No voy a reivindicar yo aquí el modelo descentralizado y confederal propio de los siglos XVI y XVII, lo que hubo anteriormente, en la Edad Media, ni siquiera fue un modelo confederal, simple y llanamente Aragón y Castilla eran dos países distintos, como podían serlo Francia e Inglaterra. Pero sí sería bueno que se exploraran fórmulas de encaje más federal o incluso confederal, para dar por terminado un episodio de nuestra historia que solo ha traído problemas. En definitiva, buscar una solución propia del siglo XXI en una democracia avanzada, que debería estar más pendiente de solucionar los problemas de los ciudadanos que de enrocarse en disputas territoriales, que solo tienen como fin el sostenimiento o acceso al poder de élites políticas de ambos bandos.

Desgraciadamente, la polarización interesada de la sociedad catalana y la española por parte de las élites antes mencionadas, hacen muy difícil que el resultado de estas elecciones abra una vía de diálogo encaminada a solucionar el conflicto catalán. Eso si no lo enreda todavía más, a tenor de lo que estamos escuchando en campaña electoral por aquellos que no tienen ningún interés en solucionarlo. Una lástima, porque Cataluña no es nada sin España y España no es nada sin Cataluña. Demasiados siglos de convivencia las contemplan, si no como una unidad de destino en lo universal, sí como dos territorios que se aman y se necesitan.

 José Manuel González de la Cuestaes socio de infoLibre

Manca 'finezza'

Manca 'finezza'

Más sobre este tema
stats