La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

Librepensadores

Libertad de información o libertad de mentir

Librepensadores nueva.

Santiago Cabañas Martínez

En India, sabemos de la existencia de castas y este ancestral sistema de categorías sociales se está extendiendo a otros países, en particular me refiero a nuestro país, España.

En tiempos no muy remotos existían sobre todo en los pueblos españoles, varias castas de “intocables” estos eran, el médico, el boticario, el guardia civil, y el maestro; hoy en día, desde hace mucho tiempo, existe otra casta, la de los jueces, personan intocables, que aun dictando sentencias inverosímiles y descabelladas que sonrojan a cualquier ciudadano, el propio ciudadano ya se puede cuidar muy mucho de criticar a esta casta, son intocables, para que un juez sea apartado de su carrera, tiene que hacer algo muy muy grave, si no es asi como mucho se le reprende.

Pero hay una casta más moderna, la de los periodistas; un periodista puede decir cualquier mentira, puede criticar a quien le plazca, puede incluso acosar desde su medio a quien quiera, pero ¡¡¡mucho cuidado con meterse con él o criticarle!!! porque, enseguida sale en tromba toda la profesión, hablando de la libertad de informacion. La libertad de información no significa mentir, la libertad de informacion no significa difamar por difamar; bajo mi criterio, el periodista se tiene que dedicar a la información, si sobre esa información emite una opinión, ya no es como periodista, se convierte en opinador y, como tal, está sometido a la crítica; un político no puede criticar a un periodista, pero una supuesta periodista si puede llamar fascista a un político, en el periodismo existe un corporativismo exacerbado. De hecho, no sé si ese corporativismo se ejercerá en infoLibre, supongo que no, yo soy socio de infoLibre porque es un medio de comunicación libre, sin tapujos, y que descubre los escándalos más graves que ocurren en nuestro país.

La televisión cada vez está más dirigida por personas que no informan, digo personas no periodistas, entras en una tertulia y los tertulianos son todos de la misma ideología, sobre todo el que más miente y opina contra el Gobierno es uno con unas grandes patillas. ¿Cómo se puede llevar a una tv a una persona ya famosa por sus mentiras? Se están cargando las tertulias televisivas, yo prefiero ver un documental de La 2 a una tertulia partidista.

No digo que sea necesario un control de los medios de comunicación, pero tampoco debería haber descontrol y que haya periodistas que mientan sabiendo que lo hacen y que eso quede impune. Con un programa sobre Rocío Carrasco se ha comprobado todo esto, periodistas, en este caso del corazón, han dado información sin contrastar y saltándose todos los códigos deontológicos, pero el daño ya está hecho, y estos periodistas quedan impunes. Estoy esperando que otro periodista les critique y les pida responsabilidades, pero eso no va a ocurrir. Corporativismo puro y duro.

Santiago Cabañas Martínez es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats