PORTADA DE MAÑANA
Ver
No sólo Cataluña es singular: del 'dumping fiscal' de Madrid al criterio de dispersión en Galicia

Paisaje después de la batalla: ¿Quo vadis Europa?

Marcelo Novoa

372 millones de ciudadanos europeos fueron llamados a las urnas el pasado 9 de junio para elegir a sus 720 representantes al Parlamento Europeo quienes serán los responsables de elegir a la nueva Comisión Europea (Gobierno). Quienes tendrán que acordar las políticas europeas que afectan a 450 millones de ciudadanos. Pero esas políticas tendrán que ser acordadas antes por los 27 gobiernos que forman parte de la UE, la mayoría de ellas (y las más importantes) por unanimidad. Ese es el matiz. Ese es uno de los grandes problemas de la U.E 

1. Los resultados apuntan como primera fotografía que la extrema derecha avanza de manera inexorable (en unos países más que en otros). Más preocupante es el avance en países fundadores del proyecto europeo y en quienes ha recaído la responsabilidad del mismo: Francia, Alemania, Italia, Austria… En Francia ha supuesto que Emmanuel Macron disolviera la Asamblea Nacional y convocara elecciones legislativas, en Alemania que la extrema derecha (AfD) consiguiera el segundo puesto (25%) y en la Alemania oriental el primero; en Italia la primera fuerza política (30%) liderada por Meloni y a quien todos señalan como la futura líder europea de la derecha ultra.

2. Pese a los resultados, todo apunta a que se volverá a repetir un gobierno parecido al anterior con Ursula Von der Leyen (PPE) como Presidenta, gracias a que la gran coalición de Conservadores, socialdemócratas y liberales (probablemente los verdes también) consiga un acuerdo de gobernabilidad.

3. Con este paisaje y con estos mimbres, el futuro de la UE no puede ser más oscuro y preocupante… Políticas sociales, políticas medioambientales, inmigración… sufrirán o desaparecerán, porque la única respuesta que tienen para “frenar” el avance de la extrema derecha es endurecer las precarias políticas sociales que se habían configurado a partir de la pandemia.   

4. En Francia, tras las elecciones legislativas que se celebrarán el 30 de junio (y el 7 de julio, en segunda vuelta) se formará un gobierno con presencia de Le Pen, quien irá de la mano de Giorgia Meloni de Italia y por supuesto que Viktor Orban (Hungría) ya no estará solo para bloquear las propuestas que nazcan de la Comisión Europea.

5. España, Portugal e Irlanda consiguen “frenar” el avance de la extrema derecha. Probablemente porque son países donde más tardó en llegar el veneno. Pero carecen de la fuerza suficiente en el Parlamento europeo.

Más preocupante es el avance en países fundadores del proyecto europeo y en quienes ha recaído la responsabilidad del mismo: Francia, Alemania, Italia, Austria…

6. En España, la campaña electoral impuesta por PP/Vox ha sido la que ha marcado los mítines, las respuestas, los titulares y las tertulias de los medios de comunicación: la amnistía y Begoña Gómez (la mujer de Pedro Sánchez). Como diría Steve Bannon, “se trata de colocar el producto” o en palabras de Aznar, “el que pueda hacer que haga”. Ni una palabra sobre las políticas europeas ¿para qué?, si ya lo avisaron los líderes del PP: “las elecciones europeas serán un plebiscito a Sánchez”. Sabíamos que eran elecciones europeas porque de vez en cuando aparecía una bandera de Europa y poco más. Mi opinión personal es que Sánchez se equivocó entrando al trapo, entrando al fango que esparcían desde PP/Vox y su segunda carta a la ciudadanía para defender la honorabilidad de su mujer sobraba. En su lugar, todos esperábamos señales que apuntaran a la necesaria regeneración democrática que apuntaba tras sus cinco días de reflexión.

7. La desaparición de Cs (absorbido en su totalidad por el PP) es la respuesta en las urnas de una fuerza que nació para “comerse” al PP, que ganaron las elecciones catalanas en 2017 y que llegaron a obtener 57 diputados en las elecciones generales en España (2019) Y que su entonces líder, Albert Rivera, podía haber sido vicepresidente del Gobierno con Sánchez. Nada queda de todo aquello.

8. Tengo que reconocer que, al escribir estas notas, yo desconocía quién era Alvise Pérez, el responsable de ese nuevo partido, Se acabó la fiesta, que al parecer se encuentra ideológicamente más a la derecha que el propio Vox y creado el 30 de abril de 2024 (¡!). Ha obtenido más de 800.000 votos y 3 eurodiputados. Al parecer es un propagador de bulos, creador de los mismos y difundidor de falsedades. Condenado varias veces y con cerca de un millón de seguidores en Instagram. Ya está aforado con su credencial de europarlamentario. Todo indica que los 800.000 votos son de sus seguidores en Instagram. ¿O no? Lo cierto es que los votantes de este nuevo partido son en su mayoría hombres jóvenes.

9. A la izquierda del PSOE, el panorama no puede ser más desalentador. Los 3 eurodiputados conseguidos por Sumar han puesto en jaque a la líder, lo que le ha obligado a presentar su dimisión como Coordinadora del partido (aunque mantiene la vicepresidencia del gobierno de coalición). Mientras tanto en Podemos, cuyo objetivo se había volcado en conseguir el acta de eurodiputada para Irene Montero, han celebrado el haber conseguido dos. La lucha contra Yolanda Díaz es a cara de perro… Es la lamentable historia de la izquierda, pero no la de ahora, la de siempre en España.

10. Finalmente, el futuro del gobierno de coalición queda a expensas de lo que suceda en Cataluña. De momento Junts ha conseguido que ERC le dé sus votos para que la presidencia del Parlament recaiga en uno de los suyos. Se complica la elección de Salvador Illa como President de la Generalitat, y el camino hacia la repetición electoral en Cataluña sigue abierto.

______________________

Marcelo Noboa Fiallo es socio de infoLibre.

Más sobre este tema
stats