La portada de mañana
Ver
La derecha apoya en Irlanda y Noruega el Estado palestino mientras PP y Vox lo censuran en España

Contenido ofrecido por Iberdrola

Iberdrola fortalece su presencia en Canarias con importantes proyectos renovables

Planta fotovoltaica de Llanos Pelaos III

Iberdrola acaba de recibir las autorizaciones ambientales para dos parques eólicos ubicados en la isla de Tenerife, uno en Granadilla de Abona y otro en Arico.

Asimismo, la compañía ha energizado recientemente su planta fotovoltaica Llanos Pelaos III, la primera planta fotovoltaica de Canarias que cuenta con 7 MW y que permitirá abastecer de energía limpia a más de 4.000 hogares. Esta planta ha recibido el Sello de Sostenibilidad de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) por todas las medidas ambientales emprendidas en el proyecto.

Todas estas actuaciones de impulso de importantes proyectos renovables fortalecen la presencia de Iberdrola en Canarias.

El proyecto Llanos Pelaos III

Llanos Pelaos III está ubicado en Puerto del Rosario (Fuerteventura) y cuenta con 7 MW, capacidad suficiente para abastecer de energía limpia a 4.000 hogares, lo que supone una localidad como la del Valle del Gran Rey, en La Gomera. 

La instalación, que se ha conectado a la red de distribución, está compuesta por 12.700 módulos con seguidor. Este sistema maximiza la captación de energía al permitir el movimiento de los módulos siguiendo la trayectoria del sol. Los módulos producirán conjuntamente electricidad renovable que evitará la emisión a la atmósfera de 7.000 toneladas de C02 anuales.

Llanos Pelaos III se ha desarrollado junto con las empresas IASOL y Energy Projects and Invesment Capital, que cuentan con una participación minoritaria. El proyecto, construido con empresas y proveedores locales, ha supuesto una inversión de 7 millones de euros y ha permitido generar 35 empleos en los períodos punta, contribuyendo a la dinamización del tejido industrial. 

Tanto en el planteamiento como en el desarrollo del parque fotovoltaico, la compañía española ha llevado a cabo diferentes medidas para la protección del medio ambiente y la biodiversidad que continuarán durante su puesta en marcha. 

Iberdrola ha construido refugios para insectos, reptiles y micromamíferos, como roedores, liebres, conejos o murciélagos, entre otros y, además, ha colocado cajas nidos y posaderos para aves.

El Parque Eólico de Tarajales

Situado en Granadilla de Abona (Tenerife), el parque eólico de Tarajales ya ha recibido su autorización administrativa y tendrá una potencia de 10,4 MW. Con su producción, logrará energía suficiente como para suministrar a más de 7.000 hogares y evitar la emisión de 13.000 toneladas de CO2 al año. Durante su construcción se emplearán 35 personas y el proyecto supondrá una inversión de 21 millones de euros. Se han contratado a proveedores nacionales y el 50% de los socios están siendo locales.

Este parque eólico pondrá en marcha varias iniciativas medioambientales, tales como la erradicación, seguimiento y control de especies exóticas invasoras o la retirada de muros de piedra seca (basalto) afectados y correcto acopio para ser reutilizada en la restauración ambiental e integración paisajística de las obras. Además, se llevará a cabo la delimitación de zonas de hábitat de interés comunitario para su protección durante la obra.

El parque eólico Finca San Juan

Ubicado en Arico (Tenerife), el parque eólico Finca San Juan ya dispone de acuerdo de ejecución del Gobierno de Canarias. Tendrá una potencia de 17,3 MW y producirá energía equivalente al consumo de 15.960 hogares, evitando 28.000 toneladas de emisiones C02. Durante su construcción se espera emplear de forma directa a 35 personas y se estima una inversión de 33 millones de euros.

Las actuaciones medioambientales y patrimoniales serán una variable más a lo largo de la ejecución, como, por ejemplo, el balizamiento y vallado de los elementos patrimoniales del entorno y erradicación y seguimiento y control de especies exóticas invasoras. Los acabados de los edificios e instalaciones auxiliares serán revestidos con materiales y tonalidades adecuadas al entorno donde se localizan. Se hará una prospección arqueológica, acompañada de la recogida del material arqueológico en superficie. 

Iberdrola también tiene presentado un proyecto offshore para consultas ambientales en Gran Canaria. Se trata del proyecto San Borondón, de 238 MW de potencia, que estaría situado en el sureste de la isla de Gran Canaria, frente a la localidad de Agüimes.

Una apuesta firme por los proyectos renovables

La compañía opera en Canarias desde 2019 el parque eólico de Chimiche en Tenerife, desarrollado conjuntamente con una agrupación de pequeños empresarios locales. Con una potencia de 18,3 megavatios (MW) y una inversión de más de 25 millones de euros, el proyecto generó durante su construcción más de 200 empleos. El parque abastece de energía limpia a una población equivalente de 15.000 hogares, evitando la emisión de 33.000 toneladas de CO2 al año.

Adicionalmente, desarrollará otros 8,8 MW de las plantas fotovoltaicas Llanos Pelaos I, II y Blanca Solar, realizados conjuntamente con Ingeniería y Aplicaciones Solares (Iasol) y Energy Projects & Investment Capital (Energy Capital).

El Sello de Excelencia en Sostenibilidad de UNEF

La planta fotovoltaica Llanos Pelaos III se convierte en el proyecto número treinta y siete en obtener el Sello de Excelencia para la Sostenibilidad de UNEF, la asociación sectorial de energía solar fotovoltaica en España, que reconoce las plantas de energía solar en suelo realizadas con los mayores criterios de integración social y ambiental. Se trata del primer proyecto en obtener esta certificación de Canarias.

El Sello de Excelencia en Sostenibilidad fue creado por UNEF en 2020 para difundir las buenas prácticas del sector fotovoltaico español, reforzando el compromiso del sector fotovoltaico nacional con una transición energética sostenible.

Continuando con este trabajo, UNEF se ha convertido en la primera entidad que ha diseñado a nivel mundial un sistema propio para la certificación de la sostenibilidad de las instalaciones fotovoltaicas, dirigido a todas las empresas que puedan tener interés en obtenerlo, ya sean desarrolladoras, constructoras, propietarias o cualesquiera otras en el segmento de las plantas solares en suelo.

Sellos como éste nos dan el impulso para seguir haciendo de nuestras instalaciones auténticos lugares donde la convivencia social, ambiental y territorial sea posible. Desde hace años Iberdrola trabaja dentro del Programa Convive multitud de iniciativas para promover estas buenas prácticas”, ha señalado Consuelo Álvarez, representante de Iberdrola en la Junta Directiva de UNEF. 

Estos proyectos demuestran que no hay una fuente de generación energética más integrada con el territorio, la biodiversidad y la ciudadanía que la energía solar. Estamos convencidos de que, gracias a la existencia de esta certificación pionera, lo que parece la excepción se va a convertir en la norma dentro del sector fotovoltaico nacional. En los próximos años confiamos en que todos los proyectos de energía solar en suelo tengan y vean reconocidos sus excelentes estándares de integración con social y ambiental”, ha recalcado Donoso.

Llanos Pelaos III es el cuarto proyecto de Iberdrola en lograr esta certificación, para la que se ha llevado a cabo una auditoría independiente, realizada por la empresa SGS, en la que se han valorado parámetros socioeconómicos, de preservación y restauración de biodiversidad y de economía circular, que responden al compromiso de esta empresa con la sostenibilidad económica, social y medioambiental.

Más sobre este tema
stats