Música

50 años de rock legendario

Elvis Presley publicó 'Viva las Vegas' hace 50 años.

FRANCISCO CHACÓN

 

Ni ellos mismos sospechaban que, cinco décadas después, aquella rebeldía juvenil se mitificaría hasta extremos increíbles. Se cumplen 50 años de discos tan fundamentales en la historia del rock como A hard day's night de los Beatles, el homónimo de Rolling Stones, The times they are a-changin de Bob Dylan o Viva Las Vegas del mismísimo Elvis Presley, en todo su esplendor cinematográfico al lado de Ann Margret y bajo la batuta de George Sidney.

La dimensión legendaria de semejantes grabaciones proviene de su calidad intrínseca y del contexto social que ansiaba, en aquel 1964, la explosión del verano del amor tres años después.

Mick Jagger y Keith Richards se abonaban a las versiones de clásicos como Route 66, Little by little o Carol, mientras que los Fab Four Fab Fourde Liverpool proyectaban al mundo Can't buy me love y otras piezas que han hecho historia.

Pero el mensaje más profundo calaba con la palabra irredenta de Bob Dylan, portavoz generacional de unos tiempos cambiantes al son que él marcaba, tan sólo un año antes de revolucionar la música al atreverse a tocar la guitarra eléctrica en el Festival de Folk de Newport. El orden pierde intensidad rápidamente/ y el que ahora es el primero/ será después el último/ porque los tiempos están cambiando, desvelaba Dylan con gran tino.

James Brown mostraba sus garras en el directo Pure Dynamite, Sam Cooke elevaba el soul a la categoría de celestial con Ain't that good news y el maestro Quincy Jones sorprendía reinterpretando a Henry Mancini.

Frank Sinatra

comparecía estelar con la Count Basie Orchestra, Marvin Gaye se unía con Mary Wells para volar Together y las Supremes exhibían su clase con Where did our love go.

Los Kinks se diferenciaban con el demoledor riff guitarrístico de You really got me y Eric Burdon comandaba The Animals para emocionarnos con The house of the rising sun.

Además, celebramos en este 2014 cuatro décadas de Superxorcist de Curtis Mayfield, Tough guys de Isaac Hayes, Diamond dogs de David Bowie o el considerado como mejor álbum en vivo de todos los tiempos, Rock and roll animal de Lou Reed. Sin olvidar, por supuesto, Autobahn, grabación electrónica pionera de Kraftwerk, Soon over Babaluma de Can o incluso la frivolidad en Abba en Waterloo. Todos ellos cosecha de 1974.

También un lujo representa lanzar la vista atrás 30 años para saborear el debut de The Smiths o la magnificencia de U2 (The unforgettable fire), Style Council (Café bleu), Nick Cave and The Bad Seeds (From here to eternity), The Jacksons (Victory), Prince (Purple rain), Talking Heads (Stop making sense) y Cocteau Twins (Treasure).

Blur y la herencia de Bowie

Blur y la herencia de Bowie

Más sobre este tema
stats