61º Festival de San Sebastián

Carmen Maura: de ‘Chica Almodóvar’ a figura internacional, pasando por el “tú vales mucho”

Carmen Maura en 'Las brujas de Zugarramurdi'.

Noticine.com/infoLibre

La actriz madrileña Carmen Maura, que este domingo recibe el Premio

Donostia, puede presumir de una de las carreras más dilatadas, variadas y

premiadas del cine español. Desde los tiempos heroicos del Café Teatro, a

su actual labor a caballo de los Pirineos, tanto en España como en

Francia, han pasado más de cuatro décadas en las que ha podido brillar sobre escenarios, platós de televisión y sets de cine, sin abandonar la sonrisa ni el espíritu crítico, que empieza por el análisis de su propia vida.

Carmen Maura nació en Madrid en 1945 y estudió Filosofía y Letras, Idiomas y Bellas Artes en París, ciudad donde reside una gran parte del año. Su padre era médico y su madre, nieta de los condes de Fuente Nueva de Arezana y de Bartolomé Maura Montaner.

Su debut en la gran pantalla llegó en 1969 con “Las gatas tienen frío”,

película en la que se estrenó con un papel secundario. Su primer rolimportante llegó en 1977 con “Tigres de papel”

, dirigida por Fernando Colomo, con quien la actriz trabajaría en múltiples ocasiones.

Sin embargo, Carmen ha sido siempre asociada a otro director español,

Pedro Almodóvar, quien la dio a conocer fuera de la Piel de Toro, para acabar distanciándose con el tiempo y los rodajes. Pero en aquellos efervescentes años 70, el manchego y ella se convirtieron en grandes amigos y casi cofundadores de la movida madrileña, junto con otros músicos, escritores y cineastas. Tras el corto "Folle, folle, fólleme Tim" (1978), participó en la opera prima del entonces empleado de Telefónica, "Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón" (1980).

Alcanzó la consagración, de la mano del mismo director en 1988, ganando el Goya a la mejor interpretación femenina con su papel en "Mujeres al borde de un ataque de nervios", al que seguirían otros tres y dos nominaciones más. Las relaciones entre ambos se enfriaron a partir de justamente aquella exitosa cinta, donde compartió protagonismo con Antonio Banderas, Julieta Serrano y María Barranco. No volvieron a colaborar hasta, 2006, en “Volver”, pero más que una reconciliación fue una tregua, aparentemente.

Aparte de ser "Chica Almodóvar" y antes "Chica Colomo", Carmen Maura ha tenido la oportunidad de interpretar para muchos otros directores, dePilar Miró a Fernando Trueba, pasando por Carlos Saura o José Luis Borau, que la han hecho saltar de la comedia al drama, con resultados igualmente brillantes. El último de estos cineastas devotos es Alex de la Iglesia, que se explaya en elogios ante una de sus actrices "fetiche", ahora en su coral comedia "Las brujas de Zugarramurdi", pero antes en otras cintas, como "La comunidad" u "800 balas".

Respecto su carrera fuera, fue su colaboración dilatada con Almodóvar la que le abrió las puertas del cine galo, convirtiéndola en una actriz de proyección internacional. Nominada a los premios César del cine francés en 1995 como mejor actriz de reparto por su papel en "La alegría está en el campo / Le bonheur est dans le pré", finalmente lo obtuvo el año pasado con "Las chicas de la sexta planta / Les femmes du 6eme étage", un par de guindas para un pastel repleto de trabajos en cine y televisión, en francés, hasta el punto de tener una residencia propia en Paris.

No se quedó ahí. Ha hecho también cine en Argentina, México o Colombia,

con directores locales, y ha trabajado con el israelí Amos Gitai o el

estadounidense Francis Ford Coppola en "Tetro". Pero más que los nombres o los sueldos, lo que la enamoran son las historias, vengan de un consagrado como el autor de "El padrino" o un debutante colombiano en el caso reciente de "Sofía y el terco".

Junto a varias teleseries en España y Francia, Carmen Maura vivió otra

época de gran popularidad televisiva en el magacine de entrevistas,

dirigido por el fallecido periodista Fernando García Tola en la televisión

surgida tras el primer triunfo socialista en los 80, "Esta noche", título

olvidado en comparación con una frase que sí se hizo famosa, "Nena, tuvales mucho"

, que ambos repetían con frecuencia.

Espontaneidad, sinceridad, valor, lucha y capacidad para caer y levantarse son alguna de los virtudes que adornan a la primera actriz española acreedora del Premio Donostia por toda su trayectoria, el mismo galardón que un día recibió en el Victoria Eugenia Bette Davis. Y por una vez las comparaciones no son tan odiosas...

Almodóvar llama “insensible” al Gobierno al recibir el premio de cine europeo

Almodóvar llama “insensible” al Gobierno al recibir el premio de cine europeo

Más sobre este tema
stats