TEST DE ESTRÉS

La banca nacionalizada española se reparte las mejores notas en los exámenes del BCE

El BCE determina que la banca española no necesita más capital

B. P. R.

El Banco Central Europeo (BCE) ha determinado que la banca española está bien capitalizada y no requiere medidas adicionales para reforzar su solvencia. De las 15 entidades que se han sometido al examen, sólo Liberbank ha aflorado un déficit de capital de 32 millones en la prueba de revisión de activos, necesidad que ya ha cubierto "sobradamente", según el Banco de España. Por el contrario, las mejoras notas en los tres exámenes las han obtenido, además de Kutxabank y Bankinter, las tres entidades que fueron nacionalizadas: Bankia, Catalunya Caixa y NCG Banco (Abanca). Su rescate costó 57.000 millones de euros.

De este modo, la entidad que preside Manuel Menéndez, que ha superado los test de estrés en los escenarios base y estresado, no tendrá que acometer ningún plan de recapitalización gracias a las medidas realizadas durante este ejercicio por importe de 640 millones.  Aunque sí deberá presentar uno al BCE en un plazo de dos semanas por una cuestión formal. 

El examen del que se eregirá en supervisor único a partir de noviembre no ha destapado ningún déficit de capital en el resto de las entidades: BBVA, Sabadell, BFA-Bankia, Popular, Banco Santander, Banco Mare Nostrum (BMN), Bankinter, Ibercaja, Caixabank, Caja Rurales Unidas (Grupo Cajamar), Catalunya Banc, Kutxabank, Unicaja y NCG Banco (Abanca)BFA-BankiaCatalunya Banc.

Así pues, la banca española, en líneas generales, ha salido airosa de la revisión de calidad de activos (AQR en sus siglas en inglés), y de las pruebas de resistencia, tanto en el escenario base como en el adverso, informa Europa Press.

España ha sido el segundo país, junto a Italia, con mayor número de entidades examinadas, sólo por detrás de los 24 bancos alemanes y por delante de los 11 franceses

"Estos resultados hacen pensar que, si bien el sector bancario español se enfrenta a retos importantes en el corto y medio plazo, incluyendo la convergencia a un nuevo marco regulatorio y supervisor y un entorno económico complejo que puede afectar a su rentabilidad, las entidades de crédito de nuestro país afrontan el futuro en buenas condiciones, con unos balances saneados y una posición de solvencia adecuada", destaca el Banco de España.

A juicio del organismo que dirige Luis Linde, el sistema bancario español ha sido el que menos ajustes ha tenido que realizar como resultado de la evaluación de activos, cuyo impacto ha sido muy limitado, asegura, en comparación con la banca europea.

Muy por encima de la ratio exigida

Tras el test de estrés realizado por la Autoridad Bancaria Europea (EBA), el banco español que conservaría una mayor ratio de capital en el escenario adverso es Kutxabank, con un 11,8%, porcentaje muy superior al 5,5% exigido. Tras la entidad vasca, se situarían Bankinter, con un 11%, BFA-Bankia, con un 10,3%; Caixabank, con un 9,3%, y NGC Banco (Abanca), con un 9,1%.

Por el contrario, las ratios de capital más bajos a fecha de 31 de diciembre de 2016 los registrarían Liberbank –resultado de la fusión de Grupo Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria–, con un 5,6%; Banco Popular, con un 7,6%, e Ibercaja, con un 7,8%.

En el caso del escenario base de los test de estrés, todas las ratios de capital CET1 de la banca española superarían el objetivo mínimo del 8%, siendo BFA-Bankia, con un 14,3%, la entidad que mejor nota registraría. A continuación, se colocarían NCG Banco (Abanca), con un 13,9%, y Kutxabank, con un 13,1%.

Las ratios de capital más bajos a fecha de 31 de diciembre de 2016 en el escenario más probable establecido por el BCE serían los de Liberbank, con un 9,4%; Banco Sabadell, con un 10,2%, y Cajas Rurales Unidas (Grupo Caja Mar), con un 10,2%.

En la revisión de la calidad de los activos del BCE, a fecha de 31 de diciembre de 2013, Catalunya Bank contaba con una ratio de capital del 12,2%, el más elevado seguido de Kutxabank (12%) y Bankinter (11,7%). Por el contrario, los niveles más bajos fueron los de Liberbank, con un 7,8%; BMN, con un 9%, y Cajas Rurales Unidas (Grupo Caja Mar), con un 9,9%.

25 suspendidos con un déficit de capital de 25.000 millones

Son 25 los bancos europeos que han suspendido el examen a la banca, con un déficit de capital de 25.000 millones de euros a finales de 2013. Una docena de los 25 bancos ya han cubierto 15.000 millones de déficit durante los primeros meses de 2014. 

Los 13 restantes disponen ahora de dos semanas para enviar su plan de recapitalización al BCE. Se trata de los griegos Eurobank, National Bank of Greece y Hellenic Bank; los italianos Monte dei Paschi di Siena, Banca Popolare di Milano y Banca Popolare di Vicenza y Banca Carige, los eslovenos Nova Ljubljanska banka y Nova Kreditna Banka Maribor; el portugués Banco Comercial Portugués; el austriaco Österreichischer Volksbanken; el irlandés Permanent Tsb y el belga Dexia.

Las entidades examinadas debían alcanzar una ratio mínima de capital de máxima calidad del 8% de sus activos en el escenario base de los test de estrés, mientras que en el escenario adverso debían mantenerse en al menos un 5,5%.

Los bancos que todavía requieren capital adicional deben enviar ahora al Banco Central Europeo (BCE) planes con las medidas que piensan adoptar para recapitalizarse en un plazo de dos semanas. A continuación, dispondrán de entre seis y nueve meses para cubrir sus déficit de capital.

La factura deberá ser pagada en primer lugar con soluciones privadas y recursos internos, vía los accionistas y los acreedores junior, como preferentistas o titulares de deuda subordinada. Sólo si esto no resulta suficiente, las entidades podrán solicitar ayudas públicas, que en primer lugar serán nacionales. Si algún Estado miembro no cuenta con recursos suficientes, podrá pedir un rescate bancario a la UE similar al español.

Supervisor único el 4 de noviembre

El objetivo de los test de estrés es identificar los problemas que todavía quedan en el sistema financiero europeo justo antes de que el BCE se convierta en el supervisor único de la eurozona, algo que sucederá el 4 de noviembre. Con ello se pretende completar la reestructuración bancaria y recuperar la credibilidad ante los mercados para reactivar el crédito a la economía real.

Las dos anteriores rondas de test de estrés, llevadas a cabo por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) fracasaron a la hora de detectar los problemas del sistema bancario europeo. La primera ronda, en 2010, no identificó la crisis de las entidades de IrlandaIrlanda, que dos meses después tuvo que pedir el rescate. En la segunda, en 2011, no se detectaron las dificultades de las cajas españolas ni de la banca chipriota.

Guindos cifra en 2.600 millones el agujero de las operaciones irregulares en la banca rescatada

Guindos cifra en 2.600 millones el agujero de las operaciones irregulares detectadas en la banca rescatada

Más sobre este tema
stats