Medios de comunicación

Cebrián se aferra a su poder en 'El País' y se embolsa otro bonus de casi dos millones de euros

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián.

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, ha propuesto a Manuel Polanco Moreno, hasta ahora vicepresidente ejecutivo, para que le suceda al frente del grupo. Tras fracasar los intentos de colocar en la presidencia a Javier MonzónJavier Monzón y Jaime Carvajal, será Manuel Polanco, hijo del fundador del grupo, Jesús Polanco, quien ocupará el sillón, aunque sin poderes ejecutivos. Según fuentes del consejo consultadas por infoLibre, la batuta la llevará Manuel Mirat, consejero delegado desde el pasado septiembre, apoyado en dos hombres de su equipo: el director financiero, Guillermo de Juanes, y el secretario general del grupo, Xavier Pujol.

Estos cambios, sin embargo, no significan que Juan Luis Cebrián abandone las riendas editoriales. Al menos, las del periódico El País, el principal medio del grupo Prisa. Pese a las repetidas declaraciones en que expresaba sus deseos de retirarse –“estoy tratando de irme desde hace años ya”, aseguraba en la entrevista que publicó este miércoles El País, “si no me he retirado antes ha sido por responsabilidad”–, Cebrián permanecerá como presidente de honor del periódico que fundó en 1976. También estará al frente del consejo editorial que nombrará al director de El País y dictará su línea editorial y la del resto de los medios del grupo. Un consejo que dependerá de una fundación en cuyo patronato también estará el hasta ahora presidente ejecutivo.

Antes de abandonar la primera línea, además, Juan Luis Cebrián será retribuido con 1,6 millones de acciones de Prisa, que ahora valen 1,2 euros cada título, es decir, 1,92 millones de euros en total. Pero, según una valoración interna del grupo, alcanzarán en un plazo razonable los tres euros. El fundador de El País se ha hecho merecedor de ese premio, según ha aprobado el consejo, por “su contribución al éxito del plan de recapitalización y estabilización financiera de la sociedad”.

Cebrián percibirá este año, además, 1,2 millones de euros más pactados con anterioridad, dentro de un plan de jubilación a cuatro años.

El ejecutivo se embolsa ahora cantidades millonarias por solucionar la crisis de deuda que padece Prisa desde 2008, cuando la compra de Sogecable la disparó hasta los 5.000 millones de euros. La abultada cifra no sólo obligó a Cebrián a desprenderse de Localia, Cuatro, Alfaguara, su participación en Telecinco y Mediacapital, sino también a dejar entrar en el accionariado de Prisa a sus acreedores: Santander, Caixabank, HSBC. Y a los fondos Liberty y Amber.

Retribuciones polémicas

Además, en 2012, el mismo año en que fueron despedidos de El País 129 trabajadoresdespedidos de El País 129 trabajadores en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), percibió una remuneración total de 13,6 millones de euros.

El año pasado, Cebrián cobró 1,76 millones de euros. De esa cantidad, su sueldo fijo es de un millón de euros. Ingresó también 692.000 euros como bonus a corto plazo –por haber cumplido los objetivos de Ebitda, cash flow e ingresos de transformación del grupo– y otros 70.000 euros por un concepto que no precisa el informe de remuneraciones remitido por Prisa a la CNMV. El grupo paga a Juan Luis Cebrián 48.000 euros por el alquiler de la vivienda de Madrid donde reside.

Las retribuciones del periodista siempre han sido motivo de controversia, dentro y fuera del grupo. El pasado mes de marzo, el principal accionista de Prisa, John Oughourlian, consejero delegado y fundador de Amber Capital, votó en contra del informe de retribucionesvotó en contra del informe de retribuciones del grupo porque no estaba “conforme con la propuesta de la Comisión de Nombramientos”. Otros cuatro consejeros se abstuvieron en la votación: María Elena Pisonero Ruiz, Blanca Hernández Rodríguez, Alfonso Ruiz de Asín y Dominique D’Hinnin, todos ellos independientes. Este mismo miércoles, Oughourlian ha tomado la palabra en la junta de accionistas para acusar a directamente a Cebrián de “mentir descaradamente” y para hacerle responsable de “una pésima gestión”.

Dos de los consejeros citados presentaron el miércoles su cese, que fue aprobado por la junta de accionistas: Elena Pisonero y Alfonso Ruiz de Assin. También abandonan el consejo Alain Minc, Gregorio Marañón Bertrán de Lis y José Luis Leal Maldonado. Antes de celebrarse la junta, además, comunicaron su dimisión Glen Moreno y el expresidente mexicano Ernesto Zedillo, en desacuerdo con la sucesión tal y como ha quedado dispuesta por Cebrián. Su candidato para el puesto que ahora ocupará Manuel Polanco era Jaime Carvajal, consejero delegado del banco de inversión Arcano. Según las fuentes consultadas por infoLibre, Carvajal retiró su candidatura, pese a contar con el apoyo de los principales accionistas, porque las condiciones de Cebrián para permanecer en el grupo le parecieron inasumibles. Los nombres que sustituirán a los consejeros independientes destituidos estarán vinculados a los principales acreedores del grupo.

Ampliación de capital aprobada

Estos cambios en el consejo de administración fueron aprobados en la junta general de accionistas celebrada este miércoles. Tres horas de reunión en las que Cebrián tuvo que escuchar no sólo las duras críticas de Oughourlian sino también de otros accionistas minoritarios. La acción de Prisa ha perdido el 80% de su valor desde que el periodista fue nombrado consejero delegado, en 2008.

Antes de irse de la presidencia ejecutiva, el fundador de El País ha conseguido sacar adelante en la junta de accionistas la ampliación de capital de 450 millones de euros que necesitaba para hacer frente a la fragilidad financiera de Prisa: aún tiene una deuda de 1.543 millones de euros. Fuentes de uno de los principales acreedores explican a infoLibre que el plan aprobado tiene un doble objetivo: evitar la venta de Santillana que pretendía Cebrián –y que supone la principal “caja de liquidez” del grupo Prisa– e impedir que la empresa “cayera en manos de fondos extranjeros cuyo interés es eminentemente especulativo”. Las mismas fuentes admiten que para cubrir la ampliación de capital era condición imprescindible la salida de Cebrián del poder ejecutivo de la empresa” y restan importancia a su papel respecto a la línea editorial. Los accionistas de referencia –y acreedores principales– consideran que Cebrián no podrá tomar “ninguna decisión que afecte a la administración económica del grupo”.

Polanco ha sido el tercer candidato en la retardada sucesión de Cebrián al frente del grupo. El primero fue el expresidente de Indra Javier Monzón, quien renunció al puesto por los mismos motivos que Carvajal. Pese a contar con el visto bueno de Santander, Telefónica y Caixabank, no tenía el del Gobierno. Según explican las mismas fuentes, Cebrián acudió a la Moncloa la víspera del consejo de administración para recabar el respaldo desde el Ejecutivo a su plan.

Rafa de Miguel será el nuevo número dos de 'El País'

Rafa de Miguel será el nuevo número dos de 'El País'

Más sobre este tema
stats