LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El PP hace bandera de la investigación parlamentaria por contratos del covid tras bloquearla donde gobierna

Díaz quiere hacer permanente el impuesto a las grandes fortunas y más progresividad en el IRPF

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, interviene en el 45º aniversario del diario económico ‘Cinco Días’ en el Teatro Real

La vicepresidenta segunda del Gobierno, ministra de Trabajo y líder de la formación política Sumar, Yolanda Díaz, ha defendido este miércoles una hoja de ruta con cuatro reformas prioritarias para España: fiscalidad, productividad, reforma empresarial, y control, vigilancia y limitación de los beneficios de las empresas, según informa Europa Press.

Durante su intervención en la última jornada del 45 aniversario del diario Cinco días, Díaz ha abogado por hacer permanente el impuesto a las grandes fortunas, aumentar la progresividad en el IRPF, elevar la aportación de las grandes empresas en el Impuesto sobre Sociedades e "innovar" en otras fórmulas tributarias que, por ejemplo, hagan de la española una fiscalidad "feminista".

"Es imprescindible hacer una reforma estructural de los ingresos públicos (...) Tenemos que impulsar una reforma fiscal estructural en España. No podemos vivir de las fuentes de normas tributarias que traen causa del viejo siglo XX, de estructuras tributarias que no atañen a la realidad económica", ha subrayado Díaz.

Frente a las rebajas impositivas que propugna el PP, la vicepresidenta ha abogado por una reforma fiscal que cierre la brecha de ingresos sobre el PIB que tiene España respecto de la media europea y que introduzca "justicia" retributiva para evitar que, por ejemplo, un pequeño negocio tribute al 17,5% y una gran empresa sólo al 3,8%.

"Quien más tiene más debe de contribuir (...) Esto no va de subir o bajar impuestos, va de quién paga impuestos", ha señalado Díaz. Así, la vicepresidenta segunda apuesta por aumentar la progresividad en el IRPF porque "no es justo en términos democráticos" que el 85% de lo que recauda provenga de las rentas salariales.

"Y tenemos que innovar en formas alternativas de fiscalidad, como es la transición digital, la transición verde, pero también la fiscalidad feminista. Tenemos realidades diferentes que también tienen que ser abordadas en esta nueva estructura de ingresos públicos de nuestro país", ha apuntado.

Junto a la reforma fiscal, Díaz ha hablado de la necesidad de controlar los márgenes empresariales ante la "crisis de inflación sin precedentes" que vive España, pues aunque el país tiene la inflación más baja de Europa, el precio de los alimentos está creciendo al 12%, ha apuntado.

La vicepresidenta ha reiterado que los salarios no son los causantes de la inflación, sino que lo son los márgenes empresariales, por lo que ha defendido la necesidad de crear un Observatorio de control y vigilancia de los márgenes empresariales vinculado la revalorización de los salarios y alcanzar "un acuerdo de país" en el que el control de los beneficios de las empresas "sea una nueva forma de hacer las cosas en la vida pública y sirva para mejorar la vida de la gente".

Reforma para elevar la productividad y reforma empresarial

Otra de las reformas planteadas por Díaz tiene que ver con el "enorme problema" de la productividad en España, que presenta un diferencial negativo respecto a la media europea de 25 puntos.

"Este diferencial negativo no es un problema de las personas, es un lastre estructural de nuestra economía que arrastramos desde hace cuatro décadas. Tenemos que hablar de productividad (...) porque es el principal factor de crecimiento y de generación de riqueza de un país", ha avisado.

Por ello, Díaz ha abogado por seguir las recomendaciones de la Unión Europea y crear un Consejo de Productividad en España, conformado principalmente por empresas, sindicatos, administraciones públicas y académicos, todo con el objetivo de plantear aquellas medidas más eficaces que permita mejorar la productividad en España.

La cuarta y última reforma prioritaria para Díaz es la remodelación del marco empresarial y su democratización. "Necesitamos empresas de mayor tamaño, con mayor innovación, con más investigación, con mayor participación de los trabajadores (...) Necesitamos llevar la democracia a las empresas", ha apuntado.

Reducir la temporalidad en el sector público y modernizar la SEPI

Junto a todo lo anterior, la ministra de Trabajo y líder de Sumar ha abogado por acometer una reforma que permita reducir la "inaceptable" temporalidad en el sector público, cuya tasa alcanza el 31,2% frente a poco más del 13% en el sector privado.

El Gobierno aprueba una rebaja mínima del 25% en el IRPF para 800.000 agricultores y ganaderos

El Gobierno aprueba una rebaja mínima del 25% en el IRPF para 800.000 agricultores y ganaderos

"Una profesora o una enfermera no puede encadenar un contrato tras otro. Si lo hemos hecho en lo más difícil, que son las empresas privadas, lo tenemos que poder hacer en lo más fácil, que son las administraciones públicas", ha subrayado Díaz, que ha añadido que aunque esta reforma no es competencia de Trabajo, es "una reforma clave de país establecer el principio de la estabilidad en el empleo" en el sector público.

La vicepresidenta, que ha aprovechado su intervención para volver a pedir al PP que retire su recurso de inconstitucionalidad contra la reforma laboral, también ha abogado en su discurso por reformar la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para modernizarla.

"Es algo extraño, muy raro, que las empresas, las grandes 15 empresas públicas de nuestro país dependan del Ministerio de Hacienda. Creo que la SEPI tiene que ser absolutamente modernizado, igual que tienen que ser absolutamente modernizadas las 15 grandes empresas que dependen de este organismo", ha concluido.

Más sobre este tema
stats