PORTADA DE MAÑANA
Ver
Más de 13.500 condenados por violencia de género se sometieron a programas de reeducación en 2023

DESLOCALIZACIÓN EMPRESARIAL

El dueño de Ferrovial lleva décadas creando sociedades en paraísos fiscales: Suiza, Luxemburgo y Países Bajos

Rafael del pino, presidente y primer accionista de Ferrovial.

Los vínculos de Rafael del Pino y su empresa, Ferrovial, con los Países Bajos han saltado a primera línea esta semana con el anuncio del traslado de la constructora a un Estado europeo con hechuras de paraíso fiscal. Pero las relaciones societarias de la familia del Pino con territorios de baja tributación son antiguas y fecundas. Y no se limitan a los Países Bajos. Antes que en Ámsterdam, el hijo del fundador de Ferrovial ha tenido sociedades en Suiza y Luxemburgo. Desde hace décadas en algún caso.

En el Gran Ducado mantuvo al menos dos, Vial Holding y Loriner Holding. Ambas fueron creadas en diciembre de 2007 y disueltas el mismo día de abril de 2010. En ambas Rafael del Pino Calvo-Sotelo era uno de los administradores, junto con el luxemburgués Eric Magrini y el belga Philippe Toussant, dos ejecutivos de la firma de servicios financieros Intertrust. El propietario único de todas las acciones de Loriner Holding es Vial Holding, y en ésta, a su vez, suscribió todo el capital social inicial, 25.000 euros, Lester-Loriner SL, una sociedad registrada en Madrid, en el número 39 de la calle de Rafael Calvo, la sede de la Fundación Del Pino, y de la que era socio único el presidente de Ferrovial. Lester-Loriner, además, pagó en especie, aportando 90.000 acciones de las que poseía en Azzofin BV, un holding holandés, según figura en las anotaciones aportadas por los administradores de estas sociedades al Registro Mercantil de Luxemburgo. La vida de Lester-Loriner SL corrió pareja a la de sus primas luxemburguesas: creada en marzo de 2007, terminó siendo absorbida por Polar Capital BV, otra firma registrada en Países Bajos, en marzo de 2011.

A través de Vial Holding, Rafael del Pino controlaba el 1,245% de los derechos de voto en el consejo de administración de Ferrovial, tal y como aparece reflejado en el informe del gobierno corporativo correspondiente a 2009 enviado a la CNMV. Según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil de Luxemburgo, ese año Vial Holding poseía acciones con un valor neto de 117,147 millones de euros. En 2008, su importe ascendía a 113,05 millones. La sociedad sólo presentó cuentas esos dos ejercicios. Loriner Holding, su matriz, se apuntaba activos financieros en forma de acciones con un valor neto de 42 millones de euros en 2009 y de 52,87 millones en 2008.

En diciembre de 2009, los cinco hermanos Del Pino –Rafael, María, Joaquín, Leopoldo y Fernando– comunicaron a la CNMV el pacto parasocial –un acuerdo entre ellos para cambiar sus relaciones más allá de lo que marcan los estatutos de la sociedad– que habían firmado para “preservar el control familiar” de la constructora. Esa comunicación la realiza la sociedad Karlovy SL, que entonces poseía a través de otra, Portman Baela SL, el 44,607% de Ferrovial. Es decir, mediante ambas sociedades, la familia Del Pino controlaba casi la mitad de las acciones de la compañía. En el consejo de Karlovy no sólo se sentaban los hermanos Del Pino Calvo-Sotelo, sino también Borja Prado, hoy presidente de Mediaset y entonces presidente de Endesa, y Claudio Aguirre Pemán, primo de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.

infoLibre ha preguntado a Ferrovial por la razón de crear estas sociedades en Luxemburgo y el motivo por el que se disolvieron, también adónde se traspasaron las acciones de Vial Holding y Loriner Holding cuando ambas desaparecieron. Un portavoz de la constructora se ha limitado a recordar que el pacto parasocial se rompió en agosto de 2015. “Desde entonces, y como aparece en nuestro informe anual, los principales accionistas de Ferrovial son Rijn Capital BV, Menosmares SLU, Siemprelara SLU, The Children’s Investment Master (TCI), Blackrock y Lazard Asset Management”, explica.

Menosmares SLU es la sociedad de María del Pino, Rijn Capital BV –registrada en Países Bajos– es la de Rafael, Soziancor SLU la de Joaquín y Siemprelara, la de Leopoldo. Al romperse el pacto parasocial, tanto Portman Baela como Karlovy vendieron sus participaciones en Ferrovial a estas cuatro sociedades. Portman Baela fue extinguida en septiembre de 2015 y Karlovy SL en agosto de 2021. Los otros tres accionistas mencionados –TCI, Blackrock y Lazard– son fondos de inversión.

En Suiza desde 1991

Pero antes incluso que en Luxemburgo, Rafael del Pino ya había creado una sociedad en Suiza, Vistasierra AG. Quedó apuntada el 24 de octubre de 1991 en el Registro Mercantil de Zug, una ciudad famosa por ser un paraíso fiscal dentro del paraíso fiscal suizo. Con un capital de 750.000 francos suizos –752.830 euros— recorrió en 2013 el camino inverso al previsto ahora para Ferrovial: fue trasladada a Madrid y se convirtió en Vistasierra II SL.

El dinero no tiene patria, versión Ferrovial: así es la empresa que abandona el país que la hizo un gigante

El dinero no tiene patria, versión Ferrovial: así es la empresa que abandona el país que la hizo un gigante

Entonces, la constructora justificaba en el diario Cinco Días la repatriación asegurando que la estructura creada se había quedado “obsoleta”. El regreso a España, añadía, “simplifica su gestión”. “Hace 30 años pudo tener su razón de ser, entre otras cosas por la estabilidad de Suiza, pero ahora ha perdido sentido”, explicaba Ferrovial.

Vistasierra II SL se convirtió en la socia única de Sobla Beleggingen SL, la denominación adquirida por otra holandesa, Sobla Beleggingen BV, cuando fue trasladada desde Países Bajos hasta la calle de Rafael Calvo, 39 en agosto de 2013. Entonces, por tanto, las empresas de Rafael del Pino se movían en dirección contraria a la que le ha puesto en boca de políticos y empresarios la última semana. Sobla Beleggingen SL pasó a llamarse enseguida Vistasierra III SL, pero tuvo una vida corta. Se disolvió en agosto de 2016. Sus consejeros eran los mismos que los de Karlovy: además de los hermanos Del Pino, Borja Prado y Claudio Aguirre Pemán.

En la actualidad, Rafael del Pino Calvo-Sotelo posee el 20,44% del capital de Ferrovial. Su hermana María tiene el 8,2%, Leopoldo el 4,15% y Joaquín el 2,54%. En total, la familia controla hoy el 35,32% de la compañía. Y lo hace a través de las sociedades antes citadas. Como ha informado El País, que menciona la investigación de los Paradise Papers como fuente, detrás de Rijn Capital, el holding holandés del presidente, aparece una sociedad registrada en Malta, Boreas Shipping Limited. De nuevo, otro paraíso fiscal dentro de Europa.

Más sobre este tema
stats