TRANSPARENCIA

El empresario amigo de Rajoy ha extendido su imperio con la gestión de hoteles públicos en Galicia y Asturias

El empresario amigo de Rajoy, polémico gestor de hoteles de propiedad pública en Galicia y Asturias

Amancio López Seijas, dueño del grupo Hotusa y amigo de Mariano Rajoy, fundó su imperio hotelero desde Barcelona, pero nunca levantó del todo el pie de Galicia, donde nació hace 60 años. Allí empezó a poner en práctica, cuando Manuel Fraga acababa de aterrizar en la presidencia de la Xunta, su principal fórmula de negocio: la gestión de hoteles de propiedad ajena.

En 1992 –López Seijas tenía 37 años– Hotusa fue la única empresa que se presentó al concurso convocado por la Xunta para explotar el complejo hotelero del Monte do Gozo, en Santiago de Compostela. El Gobierno gallego se había gastado unos 30 millones de euros en expropiar los terrenos –60 hectáreas– y construir sobre ellos un auditorio, piscinas, un cámping, un restaurante, una cafetería, un aparcamiento, un hotel de tres estrellas y un albergue –2.000 plazas en total–. Se lo adjudicó a Hotusa a cambio de un canon anual de 20 millones de pesetas –120.500 euros– durante 25 años. Fue la única empresa que concursó.

El pasado mes de agosto, dos años antes de lo previsto, la Xunta le retiró la concesión por incumplimiento del contrato. Las instalaciones estaban abandonadas, incluso la maleza cubría buena parte de los pabellones. En invierno están cerradas y en agosto, cuando mayor es la llegada de turistas y peregrinos, de las 2.000 plazas no se ocupan más de 150. En realidad, el Monte do Gozo sólo disfrutó de cifras óptimas de ocupación durante los años 90. Después sufrió un lento declive que ni siquiera los grandes conciertos de rock –por su auditorio han pasado desde Rolling Stones y Bob Dylan o Bruce Springsteen hasta Iggy Pop, The Cure o Red Hot Chili Peppers– y los posteriores Xacobeos consiguieron frenar.

Además, la adjudicación fue polémica. La ganó Hotusa, pero enseguida ésta subcontrató la gestión del hotel y el cámping a Estrela de Santiago, una sociedad creada exclusivamente para ese fin y participada por la propia Hotusa, otras dos sociedades propiedad de Amancio López Seijas y un empresario hotelero compostelano, Luciano Blanco. Hoy figura como administrador único Cesio Hotels, una de las empresas de López Seijas, quien ha declinado hablar con infoLibre sobre su trayectoria empresarial. Como informó en su día el diario El País, la ley exigía que la sociedad adjudicataria hubiera explotado las instalaciones durante cinco años antes de cederlas a una tercera.

En 2008 la Xunta se gastó 400.000 euros en reparar el aislamiento de los pabellones y la cafetería; en 2009 tuvo que desbrozar, mejorar la iluminación y ejecutar otro tipo de obras de acondicionamiento para que Bruce Springsteen pudiera cantar en el auditorio. Pero el complejo no levantó cabeza. Ni con conciertos de rock ni con los Años Santos –el último fue en 2010–. En enero de 2012 la Consellería de Traballo se negó a autorizar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que Estrela de Santiago presentó para suspender los contratos de la plantilla durante los seis meses de invierno. Dos meses antes, sin embargo, la Xunta le había permitido a la empresa cerrar las instalaciones hasta febrero, lo que supuso el despido de 25 trabajadores contratados a través de una Empresa de Trabajo Temporal (ETT).

Así que desde el pasado verano, ya rescindido el contrato con Hotusa, la Xunta vuelve a gestionar el albergue de peregrinos, la única instalación que sigue abierta. Y el pasado diciembre ha aprobado un plan de 1,2 millones de euros para devolver las instalaciones a su antiguo esplendor. El deterioro del complejo es tal que los trabajos incluirán desde la plantación de especies vegetales, una nueva señalización y la reposición del mobiliario urbano hasta la mejora de los accesos, la rehabilitación del auditorio y las piscinas, la creación de nuevas zonas de descanso, merenderos… todo ello para volver a sacar a concurso la gestión del complejo antes del verano.

Monasterio y spa de vinoterapia

Mucho más tranquila le ha resultado a López Seijas la gestión del Monasterio de San Clodio, en plena comarca del Ribeiro, en Ourense. El modelo se asemeja, no obstante, al descrito en el Monte do Gozo. Cuando fue declarado Monumento Nacional en 1981, el monasterio se encontraba casi en estado de ruina. La Xunta lo adquirió en 1994 e invirtió tres millones de euros en rehabilitarlo como hotel. En 2000 le encargó su gestión a Hotusa, a cambio de un canon anual de un millón de pesetas –6.000 euros– durante 25 años prorrogables, por periodos de cinco, hasta 50 años.

Como propietaria del monasterio cisterciense, cuyo origen hay quien sitúa en el siglo VI, la Xunta ha seguido sufragando reparaciones y mejoras: 144.500 euros en 2007 y 200.000 euros más en 2012, cofinanciados por el programa FEDER de la Unión Europea. Además, acaba de adjudicar por casi un millón de euros la conversión de las antiguas bodegas y cuadras del monasterio en el primer spa de vinoterapia de Galicia. En San Clodio Hotusa gestiona 25 habitaciones con categoría de cuatro estrellas. A su oferta se añadirá ahora la instalación termal.

Pousadas do Salnés, sin estrenarse año y medio después

Una tercera concesión pública gallega cayó en manos de Hotusa en abril de 2014. La Diputación de Pontevedra, gobernada entonces por el PP y presidida por Rafael Louzán, adjudicó a Arlea Hotels, del grupo de López Seijas, las cuatro Pousadas do Salnés. Lo hizo mediante un procedimiento negociado al que fueron invitadas, además de Arlea, otras cuatro empresas: Grupo Mar Costas, Millán Servicios Turísticos, STC Serveis Turistics y Rafael Hoteles. “Resulta difícil encontrar un mejor gestor para este gran proyecto”, proclamó Rafael Louzán al anunciar la adjudicación. El también presidente de la Federación Gallega de Fútbol es amigo y compañero habitual de ocio de Mariano Rajoy, al igual que López Seijas, con quien pasa los veranos en Sanxenxo (Pontevedra).

Durante 12 años López Seijas explotará estas cuatro instalaciones hoteleras, por las que deberá pagar a la Diputación pontevedresa el 11% de los beneficios que obtenga. Se trata de cuatro establecimientos de cuatro estrellas ubicados en Armenteira –dedicado a la gastronomía–, Meaño –centrado en el vino–, Ribadumia –salud y deporte– y A Lanzada –turismo–. Un total de 100 habitaciones. Su construcción se presupuestó en tres millones de euros, de nuevo cofinanciados con el FEDER, pero ha terminado costando 21 millones, de los que la Diputación ha puesto 14. Al menos es lo que denuncia la nueva presidenta de la Diputación, la socialista Carmela Silva, quien ha puesto el proyecto en manos de la Fiscalía y del Tribunal de Cuentas. Según explica, el anterior gobierno provincial hizo pagos irregulares a las cuatro constructoras mediante “reconocimientos extrajudiciales de facturas”. La Diputación ha sufragado hasta el mobiliario de las cuatro Pousadas: 1,4 millones de euros.

También el BNG denunció en su día ante la Oficina Antifraude de la UE (OLAF) el proyecto de las Pousadas por un supuesto mal uso de las ayudas comunitarias y porque benefició a “promotores y familiares del PP”.

Las Pousadas deberían haber abierto sus puertas al público en el verano de 2014, pero a día de hoy siguen cerradas a cal y canto. Carmela Silva asegura que ninguna de ellas tiene licencia y que Arlea Hotels no ha presentado el plan de explotación. El PP, por su parte, acusa al nuevo gobierno provincial de bloquear un proyecto que estaba “listo” sólo a falta de “algún fleco administrativo”.

En total, Amancio López Seijas gestiona o posee ocho hoteles en Galicia. Aparte de los citados, explota dos en Santiago –uno de ellos el Araguaney, de cinco estrellas–, uno en A Coruña y otro en Ourense, así como otro Vigo y el de la isla de A Toxa donde celebró la Nochevieja el empresario con el presidente del Gobierno y su esposa, Elvira Fernández.

Despidos en el Hotel Reconquista

Además, en Asturias gestiona otra instalación de propiedad pública. La empresa autonómica Hostelería Asturiana (Hoasa) adjudicó a Hotusa en julio de 2014 la gestión del Hotel Reconquista, donde se celebra cada año la entrega de los Premios Princesa de Asturias. La firma de López Seijas fue la única presentada después de haber quedado desierta una primera convocatoria. Durante los próximos 30 años se hará cargo del histórico hotel de Oviedo a cambio de una renta fija de 440.000 euros al año y otra variable que no tendrá que pagar durante el primer quinquenio. También ha comprometido inversiones de un millón de euros en el establecimiento durante los próximos cinco años.

En Asturias sus problemas han sido laborales. Según el contrato, Hotusa debía hacerse cargo de los 60 trabajadores fijos del hotel, antes gestionado por el grupo Meliá. La empresa que preside Gabriel Escarrer abandonó el histórico establecimiento a los cinco años de haberle sido adjudicado y 10 años antes de que terminara la concesión. Perdía un millón de euros anuales. En teoría, Hotusa sólo podía extinguir contratos en caso de jubilación anticipada, incapacidad o despido disciplinario. Sin embargo, al mes de asumir la gestión, Hotusa comenzó a despedir. A día de hoy, se ha deshecho ya de 14 trabajadores, el 23% de la plantilla. Los jueces han declarado improcedentes tres de los despidos, y la Inspección de Trabajo ha impuesto a Hotusa al menos tres sanciones por otras tantas infracciones de las leyes laborales.

Pide un “Gobierno fuerte”

López Seijas lleva dos años organizando el Foro de Innovación Turística, que se celebró este lunes en uno de sus hoteles, el Eurostars Suites Mirasierra de Madrid.  Asistieron unos 400 representantes de empresas e instituciones relacionadas con el sector turístico. La ministra Ana Pastor inauguró la primera edición, el año pasado, y la segunda fue clausurada por el titular de Industria, José Manuel Soria. En una entrevista en el diario El Mundo este mismo lunes, López Seijas reclama “un Gobierno fuerte, estable y de amplia base, comprometido con el Estado liberalun Gobierno fuerte, con la economía social de mercado y que prosiga y consolide las reformas”.  También atribuye la creación de empleo en el sector turístico a la reforma laboral que, a su juicio, “contribuyó al saneamiento financiero y a la reducción del déficit”.

Ya antes el empresario de Chantada había criticado la “inseguridad jurídica” que, según dice, ha provocado la moratoria hotelera decidida por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Pero ni en la entrevista ni a través del lobby Exceltur, que preside, se ha pronunciado sobre la posible independencia de Cataluña.

Este mismo martes, además, Exceltur abre su Foro de Liderazgo Turístico, que inaugurará Mariano Rajoy. Con ésta, el presidente ha inaugurado ya las tres últimas ediciones de este evento organizado por el lobby que dirige López Seijas. Tanto el foro de Hotusa como el de Exceltur son el preludio de Fitur, la feria internacional de turismo que se celebra entre el 20 y el 24 de este mes en Madrid.

El grupo del empresario amigo de Rajoy se expande con 18 nuevos hoteles aplicando “las condiciones más precarias del sector”

El grupo del empresario amigo de Rajoy se expande con 18 nuevos hoteles aplicando “las condiciones más precarias del sector”

Más sobre este tema
stats